El finde del presidente de EEUU

Que alguien clone a este hombre y llene la faz de tierra de esta especie humana mejorada que se llama Barack Obama. El presidente de los EEUU, este fin de semana, se ha quedado a cargo de sus dos hijas y se las ha llevado a Nueva York (a Broadway). Como él estaba obligado a cargar con medio cuerpo de seguridad de la Casa Blanca, a Malia y Sasha les ha permitido que las acompañaran sus mejores amigas.  #loveobama

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las chicas Obama en Milán

La primera dama estadounidense ha abandonado Londres y ha viajado hasta Milán. Allí, Michelle Obama parece haberse quitado el feo estilo british y mejorado un poco (a ver es Milán, no es París). Sus hijas también estaban mucho más contentas. Claro, no es lo mismo que te propongan ir a tomar el té con los Cameron que ir de shopping por Milán. Ni tontas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las chicas de Obama con los Cameron

Los estilismos elegidos por la primera dama estadounidense en su viaje a Londres han dejado mucho que desear. Michelle Obama, en cada una de sus visitas, suele hacer un guiño al estilo del país que la la recibe y  en este sentido se ha integrado perfectamente con las mujeres british (maldad Patry)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

obamamouth

Otras Navidades con la familia Obama

A falta de ninguna felicitación navideña potable por parte de cualquier institución pública española, nos apoderamos una vez más de la estadounidense. Como me gusta esta familia…

obamanavidad

El precioso conjunto de Michelle Obama es de J. Mendel y ya se lo hemos visto anteriormente. Me entusiasma como posa Sasha y me encanta el vestido con falda de tul de Malia .

obamashoes

Ojo a los zapatos plateados de Sasha. La niña apunta maneras.

obamamouth

Toda la atención presidencial puesta en el elfo que abre la boca como un buzón de cartas.

obamasasha

Si algún día vuestra hija (y más si está en plena adolescencia) os mira así, es que habréis hecho las cosas muy bien.

Gana Obama

No disimularé lo evidente: me alegro muchísimo de la victoria de Barack Obama. Y esta mañana temprano, al encender el televisor para ver su discurso en directo, el reelegido presidente de EEUU volvió a describirme, sin una sola palabra, el porqué. Con un traje que además de encajarle perfectamente le presta la libertad necesaria para moverse como ningún blanco podría hacer,  una camisa impoluta y una corbata azul brillante que, con un nudo perfecto, le iluminaba la cara de felicidad. Y recalco lo del nudo porque Mitt Romney, derrotado, reconoció la victoria de su adversario con la corbata exageradamente torcida (nada propio en él).

Pero no sería justo, analizar el triunfo de Obama sin hablar de su esposa, Michelle (de hecho, el primer tweet del vencedor incluía una fotografía de la pareja abrazándose y añadía «Cautro años más»). La primera dama estadounidense más seguida después de Jackie Kennedy ha escogido para esta noche un vestido de brillos granates del diseñador Michael Kors que ya le habíamos visto en numerosas ocasiones. Sobre él, una torera de punto negra y manga tres cuartos que podría ser perfectamente la misma que lució hace cuatro años cuando su marido logró la presidencia. En 2008, recordaréis, Michelle Obama se la puso encima de un vestido fuego de Narciso Rodríguez y fue muy criticada por ello. Sin embargo, a ella le debió traer suerte y además, fue la primera prenda que defendió el estilo Michelle Obama: «Para mí lo más importante es vestir con la ropa que más me gusta… No voy a fingir que no me importe lo que digan. Pero también tengo que ser práctica. Habrá quien piense que el jersey era horrible, pero yo ¡tenía frío!». Enhorabuena.

Obama con sus hijas Sasha y Malia. Las dos iban con un look muy parecido al de su madre. Muy divinas , fijaros en las uñas de la pequeña.

 

El vestido de Michelle ya lo habíamos visto en otras ocasiones. Esta noche solo el ha sumado la torerita negra y ha cambiado el broche (políticas españolas: esto es un broche y lo vuestro son floripondios extraños).

 

Me da la sensación de que es la misma torerita de 2008. Aunque le valieron muchas críticas, la prenda le trajo suerte.

Preciosa la fotografía que el equipo de Obama ha escogido para representar la victoria de la pareja. Nadie tiene dudas: sin Michelle hubiera sido imposible.

 

Mitt Romney apareció derrotado. La corbata torcida escenificaba de manera contundente su decepción.