La Merche

«La Mercè és una noia de barri», advirtió Javier Mariscal al presentar su cartel para las fiestas de la Mercè. «Lleva un collar reciclado y unas gafas de sol con placas solares», siguió detallando el artista sobre su creación. Pero conforme hablaba, resultaba imposible atender a otra cosa que no fuera el hecho de que ese hombre parecía que se acabara de levantar de la siesta o una mala resaca (y no sólo por los pelos y la camiseta marcando anatomía cervecera);  y si te decantabas por admirar la obra, acabas preguntándote por qué a la «Merche» (no es broma, la rebautizaron así) no la habría dejado desnuda como a Cobi… Pero toda esta reflexión se podía llevar a cabo si eras capaz de abstraerte al menos por un minuto del calzado de Jaume Collboni. El regidor de cultura acudió a la cita con traje oscuro y zapatillas blancas (no deportivas de caña alta, no: ¡bambas!). SEGUIR LEYENDO

cartell-kxdB--620x349@abc

monaco1

El declive del glamour en Mónaco

Supongo que ya habréis visto las imágenes del Baile de la Rosa celebrado este fin de semana en Mónaco. Antaño, era una cita espléndida donde se retrataba perfectamente el glamour del principado que tan bien supo explotar la gran Grace Kelly. Sin embargo, sea por la llegada de Charlene -la espantapájaros- a palacio o por la obsesión de Carolina por sustituir sus lamentables relaciones sentimentales por el cariño de Karl Lagerfeld -pajarraco-, el glamour ha muerto en Mónaco.

monaco1

A ver, si le encargan la decoración a Karl Lagerfeld este va a ser el resultado… Si Coco levantara la cabeza… En fin, Carlota reapareció públicamente por primera vez después de dar a luz y lo cierto es que sigue igual de bella. Y es que aún envuelta en celofan de Chanel, sigue siendo una de las mujeres más guapas del mundo. Por su parte, su madre, lesionada en un pie, optó por un bastón para apoyarse. Excelente accesorio para una ocasión donde se busca la elegancia. Ahora bien, las zapatillas deportivas (y menos esas de ir a hacer footing) no tienen justificación ninguna. Ni siquiera médica. Si estas coja y no puedes apoyar el pie en el suelo, te quedas en casita y punto.