Ella es Yoko Ono, ¿y tú?

(…) Estos días, cuando todo lo político parece precipitarse y todos desconocemos hacia qué o dónde, resulta que despellejar al intelectual o artista que se atreva a opinar sobre el 1-O se ha convertido en deporte nacional. Lo más inquietante es que para deslegitimar al valiente (el que se identifica, se moja, se libera…), en vez de rebatir con argumentos su posición en este asunto en concreto, acaban muchos burlándose y despreciando su obra. Es entonces cuando el debate se convierte en monólogo (sólo me interesan los que piensen, sientan, coman, beban y vistan exactamente como yo), y el humano en borrego. SEGUIR LEYENDO

 

yoko

No votes «no» a la República

Desde la lectura visual, la composición (provocación) del cartel me parece sensacional. Un retrato de Francisco Franco pidiendo que no se vote el 1-O. Es decir, el ser más detestable y temido de nuestra historia reciente imponiendo (mirada y barbilla altiva y uniforme castrense) que no participemos en el referéndum. He ahí cuando el mensaje subliminal actúa, y el rechazo al personaje que nos aconseja provoca que deseemos hacer justamente lo contrario de lo que nos propone. Pero es más, al leer el eslogan escrito de carrerilla sale: «No votes No a la República». Y como en el lenguaje lógico dos negaciones son una afirmación, sutilmente logra la pretensión anhelada por el autor: «Vota Sí a la República».  SEGUIR LEYENDO

FRANCO