Respuesta no verbal de Rajoy en Onda Cero

Llevo todo el día en el coche y sólo había podido escuchar la respuesta de Rajoy en Onda Cero radiofónicamente. Ahora, después de visualizar dos vídeos distintos que he localizado en la red (diferentes planos), este es mi breve análisis no verbal de la anécdota (despropósito) del día.

1. Metódico. El presidente enumera las tres identidades de un catalán con los dedos (“un catalán hoy es catalán, español y europeo) y marca con una mano  (gesto característico de cualquier político para que nos concentremos en aquellas cuestiones que él determine importantes) el resto del discurso (“Lo que algunos pretenden pedirle a la gente es que renuncie a su condición de español y europeo. Es un disparate. Y sus derechos como españoles y europeos, ¿por qué tienen que perderlos?”). Sin embargo, el lenguaje facial (totalmente inexpresivo) no acompaña al mensaje verbal. Ni los ojos ni la boca demuestran pasión alguna por lo que está defendiendo. Es un mensaje estudiado y que repite por inercia, sin más.

2. Defensa y nerviosismo. Cuando Alsina le puntualiza (“La nacionalidad española no la perderían…”), Rajoy tiene los brazos cruzados (protección, defensa). Conforme escucha la reflexión del periodista, el presidente pone cara de sorpresa (se dilatan los ojos), aprieta el bolígrafo que esconde en una de sus manos (recurso para oradores principiantes…) y empieza a mover las piernas bajo la mesa (nerviosismo).

3. Derrota. Le llega el turno a Rajoy: debe decir algo pero no tiene respuesta. Abre los brazos (rendición, me ha vencido) pero su cerebro le impide rápidamente verbalizar la derrota y alarga un “Puesssssssssss....”. Resuelve el conflicto (desconocimiento) lanzando otra pregunta (“¿Y la Europea?”). Aprieta los labios (victoria, he sido capaz de rebotar la pelota) pero la satisfacción sólo dura una milésima de segundo…

4. Sorpresa. Alsina sí tiene respuesta. Rajoy frunce el ceño (reservas, desconozco esa información), sigue con los ojos dilatados (sorpresa) y agita todavía más la pierna. Alsina se da cuenta de que se acaba de merendar al jefe del ejecutivo español y se le empieza a escapar una sonrisilla (resabiada, pícara y maliciosa) que trata de ocultar (por respeto, es un invitado) mordisqueando un boli.

 

CuquiCup, la película

 

Coincidamos o estemos a las antípodas de su ideología, hay que reconocer que actualmente no existe otra formación más coherente y creíble que la CUP. El corto que han estrenado esta mañana como vídeo de la campaña electoral del 27-S está repleta de guiños estéticos a la indumentaria de izquierdas. Veamos.

1. Sandalia de Rato. Cae la famosa chancla de la furgo y se la calza David Fernàndez.

2. Camiseta sin mangas y pantalón corto. Estética dañina a la vista en cualquier circunstancia (aunque estés solo en casa o seas el único espécimen humano que habite el planeta Tierra) pero en el contexto, permisible.

3. Pecholobo. Arrufat aparece despechugado. Bueno, en ese contexto, lo pasamos.

4. Goticuqui. Isabel Vallet con total black look y las uñas perfectamente lacadas a juego (no se puede ser más cuqui).

5. El hombre antiguo. Antonio Baños con hermilla, corbata, camisa rosita… Ya, ya lo sabéis: #muerodeamor Eso sí, lástima el nudo…

6. El gato de la suerte. Como los chinos lo copian todo, ahora muchos no saben que la figurita es japonesa. El diseño nipón es el más alternativo del mundo. Son cuquis hasta para las bromas.

7. Mantel de cuadros rojos y blancos (espero que no sea un hule). En serio, no se puede ser más cuqui.

8.  El mono de Rosie la remachadora. No hay una pieza de vestir más icónica en la lucha feminista que el mono azul. A Gabriela Serra le queda estupendamente. Yo de ella lo convertía en uniforme permanente. Las botas de montaña de Bel, con ese estilismo y en ese lugar, tienen todo el sentido del mundo.

9. Los malos. Los malos llevan pulserita independentista de PVC. No son ecos, no son cuquis.

 

#loveobama

¿Cómo no amar a este hombre? El presidente de los EEUU interpretando Amazing Grace en homenaje a las víctimas de Charleston. En fin, esto es cantar y lo demás son Pimpinelas.