No me mires

(…) Pero ahora, gracias a nosotras, reivindicar un atuendo masculino en política está más que superado. De hecho, un carmín rojo, una sonrisa, un estilo (carácter definido) o ejercer la empatía es lo que se presenta a día de hoy transformador. Rosa Díez y sus fachas ya son pasado. SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2019-11-08 a las 0.26.24

 

Análisis visual de la bronca de Beiras

Dios Zeus Ojo con expulsar al dios Zeus… Si os ha parecido que ya estaba algo cabreado, como lance un rayo nos condena a todos (y sospecho que con mucha razón) al castigo eterno. No es la primera vez que el líder de la izquierda galega increpa a un miembro del PP. En 1993, ante Fraga, Xosé Manuel Beiras protagonizó el remake gallego de Nikita Krushev aporrenado el estrado de la Asamblea de Naciones Unidas con su zapato y, en 2014 empleó su propio puño (como hoy) para exigirle a Feijoo “decencia” tras conocerse que el presidente de la Xunta había compartido yate con un narcotraficante.

El mejor vestido Incluso en este momento de gran agitación (ese arrebato que nos da a los gallegos cuando defendemos algo desde las entrañas), su bella coherencia ideoestética sigue empoderándolo. La calidad y combinación de tejidos, espectacular. Porque señores de izquierda, porque señores de derechas, porque señores sin corbata, porque señores con corbata…; lo de Beiras es estilo. Además de conciencia ideológica (algo que no abunda), la estética bohemia requiere mayores cuidados que el vestir clásico. Así que, amigos de la nueva política, no intenten imitarlo sin la supervisión de un adulto. El mejor vestido de este país y de Europa.

La verdad bajo el brazo Se acerca al escaño del portavoz del PP para abroncarlo con un dossier bajo el brazo. Pese al enojo, no la suelta en ningún momento (llevo la verdad bajo el brazo). En cambio, ante la invasión de su espacio vital, el popular se escuda tras sus notas (se siente violentado, normal) y empieza a doblar los folios por la parte superior (aunque sea inconscientemente y en una situación de tensión, su inconsciente revela que sería capaz de arrepentirse -traicionar- sus palabras= no cree fervientemente en lo que dice). Cuando Beiras se aleja, el popular recoge sus hojas y las ordena (necesidad de reafirmarse y equilibrarse tras la debilidad sufrida y cometida).

Golpe en la mesa Es una expresión que transmite fuerza y agresividad, sin duda. Pero como siempre os digo, un gesto debe leerse en conjunto, no de forma aislada. Si Beiras hubiera estado apoyado sobre una mesa, el gesto se interpretaría como un “porque lo digo yo”. Al estar de pie y llevar la otra mano ocupada, se evidencia un empecinamiento infantil (llevo razón, llevo razón…). Todo el lenguaje corporal que acompaña al golpe en la mesa (asentir con la cabeza y reclinarse hacia delante) confirma su tesis (es sincero, cree en lo que está diciendo verbalmente= “están insultando a los ciudadanos”).

La palma de la mano Si mostrar las palmas de las manos transmite verdad (no tengo nada que esconder), cuando se hace en horizontal es señal de ruego (demanda). Beiras le exige de forma verbal (le repite “pida disculpas”) y no verbal (palma en posición de mendigo = “te estoy dando la oportunidad de rectificar y pedir perdón”)  porque considera realmente (sea o no sea así) que el popular ha “insultado a los ciudadanos”. Mientras, el popular, con el codo apoyado en la mesa (realmente cohibido), empieza a ventilar la mano derecha de dentro hacia fuera. Este gesto podría significar el deseo de que la amenaza (Beiras) se aleje; pero al hacerlo cuando oye la palabra “disculpas”, toma forma de excusa (“a otra cosa mariposa” o “me la suda”).

Y puerta (pero con educación) Sería políticamente incorrecto justificar el comportamiento de Beiras. Se supone que en política, uno debe actuar con diplomacia (civismo/cinismo). Pero antes de que algún analista sugiera “agresividad” o “enloquecimiento” en el comportamiento de Beiras, que tenga muy en cuenta la forma en que abandona el parlamento: abre la puerta, encuentra a una mujer al otro lado, y pese al acaloramiento, le cede el paso. Si alguien estuviera a punto de perder los papeles y comportarse como un primate (lucha a cuerpo), tampoco se acordaría de ser un caballero.

Teatro Últimamente el postureo de las nuevas hornadas lo pervierten todo. Por ello, este episodio podría catalogarse también de teatro. Si fuera así -algo que por su comunicación no verbal descarto totalmente-, nos hemos perdido a un fantástico actor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  

Especial Halloween

Si os falta inspiración para el disfraz de esta noche o queréis pasar mucho miedo, aquí va una selección de los estilismos políticos más terroríficos de estos últimos meses.

Esqueleto. Uno de los disfraces más demandados para la celebración de Halloween.

Captura de pantalla 2015-10-31 a las 13.54.05

Eso Addams. Si tenéis una espesa y larga melena pero hace años que no le dais forma ni la peináis, este es vuestro disfraz.

pabloiglesiaspelos

Miércoles. Dos trenzas y la misma cara que pone Arrimadas cuando no quiere cantar Els Segadors y os hacéis con el mejor disfraz de la noche.

la foto

Frankestein. Si no tenéis tornillos a mano, tranquilos. Que no os importe que se os vaya la pinza un poco, forma parte del disfraz.

albiol

 

Thriller.  El calcetín blanco con el zapato negro de Antonio Baños a lo Michael Jackson produjo más ataques de terror que el videolcip de Thriller para los niños de los 80.

Captura de pantalla 2015-10-31 a las 13.59.26

Sudo, luego existo. Corréis el riesgo de que no se os acerque nadie en toda la noche (o eternidad), pero da mucho miedo.

Captura de pantalla 2015-10-31 a las 13.51.39

Iceta summertime. Sólo necesitáis un sombrero de paja, una camiseta con unas manchas de sudor  y un michelín que se junte con el pecho.

iceta

Hombre lobo. Sólo es necesario que os desabrochéis el segundo botón de la camisa y que os aseguréis que el pelillo asome. #pecholobo

Captura de pantalla 2015-10-31 a las 14.14.36pecholobo

Un Rato. Bañador amarillo sin forro con espalda repleta de pelo. Si le debéis dinero a alguien (aunque sean millones de euros que nadie os prestó), seguro que os lo perdona a cambio de que os tapéis.

rato

Media color carne. Pocas cosas más aterradoras.

image

La época del terror. Unos zapatos de hebilla o un mocasín con borlas en París. Por menos te pasaban por la guillotina durante la Revolución Francesa…

Captura de pantalla 2015-10-31 a las 15.59.33

Otra época… Gafas oscuras en un desfile militar. #nodigomás

Captura de pantalla 2015-10-31 a las 14.13.30

Arma de destrucción masiva. Culaquier día cede otro botón y alguien resulta herido… #yoaviso

junqueras

Borbones en París

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Letizia moderniza hasta el zapato de cristal

Siempre me ha llamado la atención que un estamento anacrónico como la monarquía pretenda modernizarse… Pero en fin, parece que la reina Letizia se ha empecinado en eso. Y si hace una semana se pasaba el protocolo por la peineta; hoy en la primera Comunión de su hija -algo que sí aplaudo- ha creído conveniente que la heredera al trono celebrara su primera comunión con el uniforme del colegio y junto al resto de sus compañeros de clase sin ningún tipo de distinción especial (bueno, si eso es posible…). La princesa de Asturias estaba monísima, incluso algo hipster con esa corbata. Incluso, me han gustado mucho las ondas marcadas de la melena Bob que luce Letizia (le dan algo de volumen, que bien le conviene). Pero, ¡oh, horror! Al llegar a sus pies no he podio evitar la exclamación. ¿Qué es eso? ¿Tacones de PVC? En realidad son un modelo transparente de Magrit -firma de calzado habitual de la reina-, valorados en 270 euros.  El pasado 7 de mayo le vimos unos parecidos a la esposa de Nick Clegg, Miriam González, y ya nos estremecieron…

Letizia, por favor, no nos cambies el cuento. El zapato de Cenicienta era de cristal no de plástico. Hay cosas que es mejor dejarlas como están. En serio.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.