rajoybambas

Renovarse o deportivas

Las zapatillas deportivas han traspasado su función original y se han convertido en un complemento adecuado para lucir con cualquier outfit, incluso con los estilismos más clásicos. Y aunque aún estamos lejos de que esa tendencia alcance la vida diplomática (la política siempre lleva unas décadas de retraso respecto a las realidades sociales), cada vez resulta más fácil ver a algún dirigente con este tipo de calzado en sus apariciones más informales. Hace un par de años, pocos eran los que se atrevían (a excepción de algún líder de izquierdas como Evo Morales que conjugaba traje de alpaca con bambas) pero hoy hasta las reinas se atreven a bajarse de sus altos tacones de aguja para pisar sin temor a tropezar. Una vez más el atavío se convierte en una herramienta perfecta para transmitir cercanía y renovación.

letizia

Hace unos días, los reyes se escapaban al cine y Letizia lucía jeans rotos con deportivos. Algo impensable hace unos años cuando no había forma de bajarla de un tacón de 15 cm de altura.

merkelbamba

Aunque en el resto de su atavío nada hacía indicar que la canciller alemana se dispusiera a realizar un pequeño tramo del Camino de Santiago, Angela Merkel sí accedió a calzarse un zapato más propio para la actividad.

rajoybambas

Y no me disgusta el modelo que escogió Mariano Rajoy este año para practicar senderismo pero no comprendo que alguien aún no sepa que con zapatilla deportiva nunca -jamás, jamás, jamás- se utiliza calcetín negro. No es tan dañino como un zapato de cordones con calcetín blanco, pero casi.

pedrosanchez

El nuevo líder de la oposición, Pedro Sánchez, también se sirve del calzado deportivo para combinar con vaqueros, una opción totalmente acertada y que destierra (por fin) al mocasín castizo y pseudoderivados.

generalitat

Vestidos para la historia… O no

Ayer, cuando escuché la doble pregunta que pretende definir el futuro de Catalunya, me pareció estar viviendo un momento histórico. Porque aunque España impida el referéndum, es muy probable que la fecha de ayer sea de aprendizaje obligatorio para los pupilos que tengan el privilegio de seguir estudiando tras la ley Wert. Con todo y recordando como analizaba ya en mis años de instituto la apariencia de los personajes que habían influido en el pasado y por lo tanto en mi presente, imaginé una vestimenta igual de solemne que el anuncio del president Mas. Pero al dirigirme al televisor para comprobar si mi imaginación tenía algo que ver con la realidad, quede altamente decepcionada. No es que esperara los impecables atavíos de Macià, Companys o Tarradellas pero tampoco las pintas de gañanes que llevaban todos los que posaron para pasar a la posteridad. A la derecha que se coloquen los de traje prefabricado y corbata; a la izquierda, los de jeans y pseudoderivados.

generalitat

Bono a Carbonero: «No soy coqueto, pero prefiero ir presentable a ser un tipo descuidado»

Desde que se separara de su mujer , el socialista está empeñado en parecer un pipiolo. Así que para posar junto a Sara Carbonero, con motivo de una entrevista para una revista femenina, José Bono ha rejuvenecido su estilismo: chaqueta ajustada de lana gris, camisa blanca, chinos beige y zapatillas deportivas. Incluso, se tomó la molestia de broncear su piel (a no ser que haya sido un retoque de photoshop como el de la desaparición de sus arrugas). Y aunque Bono considere que con adelgazar y el injerto de pelo ya se ha sacado diez años de encima, si sigue apostando por ese corte y es peinado con raya al lado se le seguirá catalogando como político de naftalina.