El aprendiz de Obama: Justin Trudeau

Esperando que mis múltiples suplicas y peticiones obtengan respuesta y alguien clone a Obama antes de noviembre, de momento, voy a tener que conformarme con Justin Trudeau… El primer ministro canadiense ha llegado a Washington como el heredero político que el presidente estadounidense no tiene en casa. Admirador confeso del estilo (político y estético) de Obama, el equipo de campaña del actual canadiense se inspiró en él para hacerse con el poder. La sintonía entre ambos es palpable.

Chaleco Un hombre con un terno (un tres piezas) resulta de una sofisticación abrumadora. El primer ministro canadiense no acostumbra a utilizar chaleco por lo que sospecho que buscaba impresionar y no quedar en evidencia al enfrentarse a la perfecta imperfección indumentaria de #loveObama.

Captura de pantalla 2016-03-10 a las 17.34.46

Read More

hollandesmoking

La soltería de Hollande trastoca el protocolo de la Casa Blanca

Más allá de un tema atractivo para la prensa del corazón, el affair de Fraçois Hollande con una joven actriz y la separación de Valérie Trierweiler no deja de ser un asunto de Estado. Y no es que a los franceses les escandalicen los líos de faldas como a los demás (digamos que en el amor, son más libres o menos cínicos), pero sí que les incumbe el gasto público invertido en la figura de la primera dama. Y es que solo en asesoría para la pareja de Hollande, los franceses se gastaban 20.000 euros mensuales (con Carla Bruni, la cifra hay que triplicarla) algo que hace que se planteen prescindir de esta figura anacrónica. Sin embargo, mientras en Francia debaten sobre el asunto, el nuevo estado sentimental de François Hollande ha provocado numerosos quebraderos de cabeza en los responsables de protocolo de la Casa Blanca.  El principal inconveniente de la soltería del presidente galo afectaba al sitting durante la cena de gala: ¿quién iba a sentarse junto a Obama? Aunque no habría mucho problema para encontrar candidata o candidato, la disposición de las sillas de los comensales se resolvió colocando a Hollande en medio de la pareja presidencial. Quizá fuera una buena solución para protocolo, pero para el presidente francés debió ser incómodo estar toda la noche de vela y a Obama tampoco pareció agradarle el alejarse mucho de su mujer (cualquiera deja a su chica con Hollande;). Por otro lado, también se resolvió cancelar el tradicional baile de gala ofrecido en las cenas de Estado para no evidenciar la «soltería» del socialista francés. En definitiva, otra actividad vetada para los «singles».

hollandemichelle

Michelle Obama recibió al presidente francés para la cena de gala con un vestido azul de Carolina Herrera.

hollandesmoking

Los caballeros también acataron el dress code correspondiente. Y, por favor, atención hombre españoles: cuando se viste un smoking los botones de la camisa se ocultan y para ello se puede optar por la opción de Hollande (la propia camisa oculta el botón con una banda de tela) o la de Obama (cubrebotones). Y esto lo recalco porque en la pasada gala de los Goya creo que el único que lo hizo bien fue José Coronado.

hollandevela

Hollande = vela. El presidente estadounidense o está controlando que su homólogo no se pase un pelo con Michelle o está aburrido porque no puede hablar con nadie al otro lado.

hollandelagarde

Entre los 300 invitados a la cena en honor al presidente francés se encontraba la directora del FMI, Christine Lagarde. Desde que al ex ministra de economía de Sarkozy se broncea en exceso ya no desprende ese halo tan chic de antaño. A ciertas edades y cuando no se trabajan lo suficiente los brazos, mejor prescindir de los vestidos sin mangas.

 

La vice, sus estampados y sus zapatones en Washington

La vicepresidenta ha viajado a Washington para explicarle personalmente a Christine Lagarde qué diablos estamos haciendo con la economía española (si tiene tiempo le agradecería que se pasara a la vuelta por la caseta 244 de la Feria del Libro de Madrid y a mí también me hiciera cinc cèntims). Para su primera jornada, S3 (lo siento, pero hay que ahorrar) no pudo resistirse ni a los estampados psicodélicos que la achican ni a las alzas que, aunque no lo crea, la debilitan.

Menos mal que ayer no fue el mejor día para la directora del FMI (aunque siempre es impecable) porque se la podía haber comido con patatas.

 

Aquí, con Tim Geithner (secretario del tesoro de EEUU), podemos visualizar el look completo. La blusa sigo sin comprender quién puede vender algo así (y ya ni te digo quién puede comprarlo) y el calzado... Vale que desee ocupar más espacio pero por lo menos que se decante por un par de zapatos bellos y estilosos. Estos (botines de ante peep toes...), además de dar el cante porque no pegan con nada, son bastante feos.