Anna Wintour, ¿embajadora de EEUU en Francia o UK?

Los favores se cobran y parece que el apoyo incondicional de la directora de Vogue americana a los Obama podría tener pronto su recompensa. Durante toda la campaña estadounidense se rumoreó acerca de que Anna Wintour pudiera convertirse en embajadora en Inglaterrra o Francia. Más que una broma, el hecho de que apareciera en forma de noticia en el The Guardian en el mes de junio dio consistencia a la información. Hoy la prensa seria internacional asegura que el nombramiento está cerca. Para que luego digan que Política y Moda no van de la mano…

La moda reniega de Ann Romney

Cada vez que Michelle Obama cambia de look es noticia. A sabiendas de que todo lo que se pone se convierte en oro (en pocas horas se agota el modelo en cuestión), las agencias de prensa de las firmas se afanan en comunicar a los medios de comunicación que el diseño les pertenece. Pero en el caso de Ann Romney no ocurre lo mismo. Podría pensarse que, de momento, no goza de la popularidad y el atractivo de la figura de la actual primera dama estadounidense, pero eso no tendría por qué eximir a los diseñadores de aprovecharse de las apariciones de la esposa del candidato republicano para publicitarse. Por eso, la posible explicación al silencio de la moda respecto a Ann Romney que más consistencia -y morbo- está generando es la que tiene que ver con un complot de Anna Wintour. Según esta teoría, la directora de Vogue, entregada totalmente a la causa demócrata, podría haber amenazado y pactado con sus anunciantes que no dieran soporte a la aspirante republicana. Aunque tampoco creo que le haya costado demasiados esfuerzos convencerlos, la mayoría de diseñadores son más bien de izquierdas.

Ann Romney le dice «no» a Vogue por apoyar a Obama

La aspirante a primera dama republicana ha sacado las uñas. Aunque empezó nerviosa su discurso en la convención republicana que se celebró esta semana, la confianza y fuerza que le otorgó el vestido rojo de Oscar de la Renta (1.900 $) parece haber hecho efecto. Según recoge la prensa estadounidense hoy, la esposa de Mitt Romney se ha negado a aparecer en un reportaje de Vogue ya que la directora de la prestigiosa revista de moda, Anna Wintour, es una demócrata declarada y comprometida. De hecho, hace unas semanas, Wintour recaudó 500.000 dólares para la campaña de Barack Obama en una cena celebrada en casa de la actriz  e icono de moda Sarah Jessica Parker. Aunque la candidata a first lady republicana quiera hacerse la difícil con Vogue, lo tiene francamente difícil. Basta ver el Diablo viste de Prada para comprender que Wintour domina el mundo.

Cristina Narbona, ahora, contra el maltrato animal

Interrumpo mi cena porque la imagen que ha aparecido de repente en el televisor me ha dejado perpleja. La ex ministra de medio ambiente, con camiseta pancarta, apoya al movimiento contra el maltrato animal que hoy ha presentado 400.000 firmas en el Congreso para endurecer la penalización de este cobarde terrorismo practicado por personas inhumanas. Rápidamente, mi cerebro ha recuperado esta fotografía: las ministras de Zapatero posando para la revista Vogue en 2004. En ella, una de las más criticadas fue Cristina Narbona por aceptar posar con pieles. Aunque más tarde se ha arrepentido de aquella portada -«si hubiera sabido que nos fotografiarían con pieles no lo hubiera hecho»… qué dices, y qué te impidió no hacerlo-, es difícil obviar que su mano reposaba tan tranquilamente sobre el pelo de un inocente animalito.

 

La Pasarela a la Victoria de Anna Wintour para los Obama

Republicanos y demócratas siguen recaudando dinero para la que se cree que será la campaña más cara de la historia. Por eso, ninguna iniciativa está de más. Anna Wintour, la titiritera de la moda y directora de Vogue USA, ha reunido a un nutrido y famoso grupo de 22 diseñadores (entre ellos, Tracy Reese, Narciso Rodríguez, Diane von Furstenberg, Alexander Wang o Jason Wu) para que creen prendas informales (casi todas, deportivas) cuya venta se destinará a financiar la candidatura de Barack Obama.

Pero obviamente, la ideología de las empresas en las que trabajan estos creadores ha supuesto más que un quebradero de cabeza para Wintour. Según reveló el Women’s Wear Daily, en principio la casa LVMH dudó sobre si debería permitir a sus diseñadores participar en esa campaña de apoyo a los Obama. Al fin y al cabo, muchos de los clientes de sus marcas, como Louis Vuitton, Fendi, Givenchy o Bulgari, son republicanos. Finalmente, permitió a su afiliado Marc Jacobs tomar parte en la iniciativa. Donna Karan, cuya marca pertenece también a LVMH, declinó participar, aunque sí lo hizo en Runway to Change en 2008.

Esta plataforma recibe el nombre de Runway to Win (Pasarela a la Victoria) y en su página web se podrán adquirir los productos. El proyecto es la continuación de Runway to Change (Pasarela al cambio) que se realizó en 2008.