Anna Wintour Costume Center Grand Opening

Michelle Obama amansa a Anna Wintour

La industria de la moda, y todos los que hayáis visto El diablo viste de Prada, sabe que para triunfar debes obtener el beneplácito de Anna Wintour. La directora de Vogue USA es famosa por su carácter frío y prepotente y, por eso, los diseñadores tiemblan cada vez que deben enfrentarse a ella. Sin embargo, la esposa de Barack Obama ha logrado amansar a la fiera. Ayer, Michelle Obama fue la encargada de inaugurar el Anna Wintour Costume Center que acogerá el Metropolitan. Ataviada con un modelo de Naeem Khan, la primera dama estadounidense bromeó con Wintour (quien apoyó la campaña de su marido como la que más) consiguiendo que esta esbozara una sonrisa y se la viera casi feliz. Además, no faltaron las muestras de complicidad y afecto entre ellas (como diría el doctor Iglesias: «raro, raro,raro»). Michelle Obama también anunció que las dos están trabajando en un proyecto común para organizar un taller de moda en la Casa Blanca. El objetivo es que los jóvenes diseñadores encuentren el suficiente ánimo e inspiración para hacer realidad sus sueños: «Si tenéis el valor de fracasar, fracasar y fracasar otra vez hasta que finalmente tengáis éxito, un día podréis ser diseñadores legendarios como los que están aquí hoy. Un día, podréis ser líderes en la industria de la moda o en cualquier industria que elijáis».

michellevestido

michelleanna

michellecinta

Michelle Obama: «El presidente presume de llevar unos pantalones de cuando era joven»

Como anunciamos a principios de semana, Michelle Obama se iba a convertir en la cover girl de Vogue del próximo número de abril y que saldrá a la venta el 26 de marzo. Pero hoy ya tenemos un adelanto. En la portada aparece la primera dama estadounidense sentada sobre un escritorio y mirando fijamente a la cámara de Anne Leibovitz. Con un vestido azul cerúleo del diseñador Reed Krakoff que deja al descubierto sus tonificados y famosos brazos, la esposa del presidente americano se muestra en este segundo posado para la biblia de la moda mucho más cómoda. Y es que en el  retrato de marzo de 2009, Michelle aparecía acurrucada en un sofá, con los cruzados en señal de protección y un evidente gesto de malestar en su rostro.

Pero más que la portada, lo importante se encuentra en las páginas interiores del reportaje. Con el mismo vestido, Michelle posa en actitud cariñosa con su marido (camisa y corbata de rayas azules) y comentan numerosos aspectos de su vida. Y aunque a lo largo de la entrevista hay pocas cuestiones sobre moda, el propio Barack Obama comenta que desde que llegó a la Casa Blanca su guardarropa se ha visto visiblemente incrementado: de dos trajes ha pasado a decenas. Algo que su mujer valora como un hecho positivo: «Gracias a Dios. Déjenme decirles que este es el hombre que presume de algo como esto:  Llevo estos pantalones caqui desde que tenía 20 años.  Yo siempre le digo que no debe presumir de eso.»

En su primera portada de Vogue en marzo de 2009.

Desvelado el secreto de quién ha conseguido que el presidente de EEUU sea uno de los mejor vestidos del mundo, Michelle Obama insiste en que las mujeres deben utilizar la ropa que mejor las hagas sentir consigo mismas. «Si estás cómoda con tu ropa es fácil conectar con la gente y hacer que ellos también se sientan cómodos. En cada acto con la gente, quiero mostrarles mi yo más auténtico», confiesa.

En el reportaje, aún hay otro cambio de look más. Con el pelo recogido en un moño bajo y enfundada en un ceñidísimo vestido negro largo y cola de Michael Kors. Impresionante.

Michelle Obama, portada de abril de Vogue

La primera dama de EEUU volverá a ser  la portada  de Vogue. A principios de este año se empezó a hablar de esta posibilidad ya que se había visto al equipo de Anna Wintour entrar en la Casa Blanca. Hoy se ha sabido que el mes elegido para que salga a luz  el amplio reportaje fotográfico será este mes de abril. Es la  segunda vez que la biblia de la moda americana logra que Michelle Obama pose para ellos pero la disposición de la esposa del presidente no sorprende a  nadie ya que Anna Wintour ha apoyado a su marido durante toda la campaña electoral.

En la última década, Vogue dedica su mes de abril a una «edición Shape» en la que se enfoca en la belleza y bienestar de los cuerpos de las mujeres. Así, en portadas anteriores aparecieron  Brooke Shields, Scarlett Johansson y Gisele Bundchen. Michelle Obama fue portada de Vogue por primera vez en marzo de 2009,  con un vestido fucsia diseñado por Jason Wu.  La fotografías fueron tomadas por la famosa Annie Leibovitz.