Amat

Salía de los cines Texas. Era un domingo, media tarde y el sol invitaba a quedarse a disfrutar del resto de la jornada en la calle. En una plaza de Gràcia, casualmente la de la Revolució, me topé con Jordi Cuixart. Él no me vio, y tampoco me hubiera reconocido. E hice lo que suelo hacer si me cruzo en mi camino a algún líder: observar desde la distancia para comprobar cómo actúan cuando creen que nadie los ve… La estampa me atrapó enseguida. Lo acompañaba una preciosa y atractiva mujer morena -me pareció mucho más joven que el presidente de Òmnium- que conducía un carrito de bebé. Charlaban de pie con otra pareja y sonreían. Los envidié porque desgraciadamente no resulta tan usual ver a alguien tan feliz y comprometido. Y confirmé mis sospechas… Jordi Cuixart es un buen hombre. SEGUIR LEYENDO

180406_PATRY2

Rajoy, Felipe, Barcelona

La separación debe entreverse tan inminente (o, por lo menos, tan intimidante) que no sólo ha aparecido por casa el marido ausente con un enorme ramo de rosas (“lamento haberte ignorado durante décadas: venga, aquí tienes 1.900 millones de euros para que te compres los trenes que quieras”), también amenaza con instalarse la suegra (“hija, en la convivencia siempre hay que aguantar cosas”). Según apuntan algunos medios, Felipe VI planea aumentar su presencia en Barcelona y recuperar el Palauet Albéniz como residencia oficial. Ya durante la celebración del Mobile World Congress, el actual rey hizo noche por primera vez en sus reales aposentos. Aprecien aquí toda una declaración de intenciones: “Esta es mi casa”. SEGUIR LEYENDO

expo29

El aprendiz de Obama: Justin Trudeau

Esperando que mis múltiples suplicas y peticiones obtengan respuesta y alguien clone a Obama antes de noviembre, de momento, voy a tener que conformarme con Justin Trudeau… El primer ministro canadiense ha llegado a Washington como el heredero político que el presidente estadounidense no tiene en casa. Admirador confeso del estilo (político y estético) de Obama, el equipo de campaña del actual canadiense se inspiró en él para hacerse con el poder. La sintonía entre ambos es palpable.

Chaleco Un hombre con un terno (un tres piezas) resulta de una sofisticación abrumadora. El primer ministro canadiense no acostumbra a utilizar chaleco por lo que sospecho que buscaba impresionar y no quedar en evidencia al enfrentarse a la perfecta imperfección indumentaria de #loveObama.

Captura de pantalla 2016-03-10 a las 17.34.46

Read More

La corbata envenenada de Renzi a Tsipras

corbataMatteo Renzi necesita que Europa se fije en él y así lo escenifica a cada paso que da. Si la semana pasada recurrió a las nobles partes de David de Michelangelo para retratarse con Merkel, hoy ha preferido ser más sutil y regalarle a Tsipras una corbata de firma italiana (las cosas como son, de las mejorcitas). El primer ministro griego, ya metido en el noble oficio del cinsimo político, le ha contestado que se pondrá la corbata cuando acabe la crisis (que tal y como pinta la cosa significa “cuando las ranas bailen flamenco”). Estoy bastante hartita de los defensores de la corbata (casi tanto como de los detractores), así que aquí van algunos motivos por los que Tsipras y su gobierno no deben atarse la soga al cuello:

1. DESIDIA Porque lo harían porque sí, por seguir al rebaño. Y el caso es que  como el 98% de la población mundial (creo que he sido bastante generosa, solo deberíamos excluir a Obama), no tendrán ni pajorera idea de cómo hacerse el nudo y con qué cuello de camisa combinarlo. El resultado será igual de patético que lo que ocurre con sus trajes y camisas: no saben ni quieren lucirlos y parece que vayan disfrazados (no creíbles).

2. OBSOLETA. Porque la corbata (se cree que la corbata procede de los pañuelos que los soldados de las tropas croatas lucían en sus cuellos en el s.XVII) está, junto al traje diplomático occidental, obsoleta. Soy consciente de que cada vez que digo que la corbata desaparecerá, muchos se ríen. Señores míos, desapareció el chaqué y el sombrero y también parecía impensable. Además, les recuerdo que el traje, la corbata, la camisa y los zapatos de cordones proceden de la Revolución Francesa y los Sans Culottes (la primera izquierda). Si Syriza se considera izquierda, y una izquierda nueva, deben proponer nuevos códigos indumentarios (igual que nuevas políticas). Jamás nadie, y mucho menos la derecha, debe imponerles una vestimenta (un modo de pensar y actuar). Que se apliquen el cuento también los de Podemos. “Cambia, todo cambia…”, que diría Mercedes Sosa.

3. MUJICA. Si en la actualidad hay alguien de izquierdas que tenga alguna legitimidad, ese es José Mujica. El uruguayo siempre que le contestaban sobre el lazo respondía lo siguiente: “Yo me tomo la presidencia como un trabajo y para trabajar no necesito corbata. La corbata es un trapo miserable que se transformó en coquetería masculina, y andamos por ahí con esa servilleta bien incómoda, con el calor”.

4. EMPATÍA. ¿A quién representa Syriza? ¿Al opresor o al oprimido? Pues si es al oprimido, ya les informo desde aquí que la mayoría de ellos no llevan corbata y si la llevan, no la soportan, les incomoda y tienen ganas de cortársela y quemarla en la hogera.

5. MOUSTAKI. Porque los dos griegos más elegantes que yo he conocido (y con los que tuve la enorme suerte de compartir cena en un pequeño restaurante de París) no llevaban corbata. Uno era Georges Moustaki y el otro, mi amigo Yiorgos Eleftheriades.

Captura de pantalla 2014-12-15 a las 9.31.28

El camuflaje de S3 en Afganistán

Despertar, mirar el móvil para comprobar que es la hora de levantarse y observar que hay un mensaje en la pantalla que me advierte de que “Soraya toma el mando”. Menuda novedad, pienso. Pero las imágenes que ilustran la notician escenifican perfectamente el titular. Por primera vez, la vicepresidenta del gobierno, y no Mariano Rajoy, acude a visitar a las tropas destinadas en Afganistán. Para la operación, S3 se ha “esmerado” con su estilismo de camuflaje: anorak beige con capucha de pelo, fular a juego, botas altas de cordones… Está claro, la vice quiere guerra;)

Captura de pantalla 2014-12-15 a las 9.31.09

Captura de pantalla 2014-12-15 a las 9.31.28

Captura de pantalla 2014-12-15 a las 9.31.54