La foto «privada» de Puigdemont

image

Humanizar Este parece ser el argumento favorito para defender la publicación en redes sociales de esta fotografía. Es imprescindible que un líder empatice con el pueblo, pero también que proyecte una imagen de seguridad y seriedad. Sea por sus melenas (progres), profesión (periodista) o anterior cargo (alcalde), la cercanía no es precisamente la cualidad que más deba preocupar a Puigdemont en su papel como president de la Generalitat de Catalunya. Si algún amigo o asesor desea ayudarlo que cuelgue instantáneas que lo institucionalicen.

Menorquinas Pese a mi adversión a las bermudas, el conjunto que luce el president podría salvarse de la quema en un acto privado -siempre y cuando esa estampa no la vaya a contemplar más tarde todo el país. Uno debe adecuar su estilismo pensando también en los anfitriones;  y sabiendo los gustos estéticos de la organizadora, estaba más que garantizada la horterada. Ahora, las menorquinas y el modo de calzarlas (con la pulsera en el empeine) estarían de aplauso si él no fuera el president de Catalunya. Porque aunque queráis incluirlas en el armario de països catalans, la familia real las luce desde ha décadas cada verano en Mallorca. Si es por reivindicar cultura catalana, mejor decantarse por la espardenya de set vetes.

Estelada Ese empeño por insertar una bandera en la foto pudiendo simbolizar los mismos valores con unas elegantes espardenyes no lo entenderé en la vida. En fin… ¿Por qué la estelada que sostiene el president está roída por todo el filo? ¿Se la han comido los ratones? Y que conste que el deterioro de la tela no es debido por las inclemencias externas (entonces estaría descolorida).

«Tengo dos dedos» ¿Sabrá la dama de blanco que el gesto que realiza tiene su origen en los arqueros ingleses? Para un arquero, el peor castigo (más que la muerte) era que le cortaran los dedos para disparar las flechas. Por eso, al acabar una batalla empleaban este gesto: «aún puedo matar».  Más que celebración, era una amenaza hacia el enemigo. Si uno pretende expresar victoria lo hace con la palma hacia el exterior.

Laporta se toca. A sabiendas del currículum sentimental de Laporta, normal que la esposa del president se agarre a su marido buscando protección o que le cambie el sitio. Pero Puigdemont no percibe la incomodidad de su esposa teniendo a un pulpo al lado. Hombres…

La del sombrero Creo que se os ha colado una prima del rey (estoy dudando entre sí es Simoneta o María Zurita).

Rollo Quiero creer que ningún asesor del president revisó estas fotografías y que Puigdemont, él solito, autorizó inocentemente a Rahola para publicarlas sin medir las consecuencias (sin asumir que ahora es el president de la Generalitat y que su imagen no sólo lo representa a él). Y entiendo que no pasaron filtro ni retoque por parte de la periodista. Ni siquiera para evitarle a una de sus invitadas (a la izquierda) que el trasero le coincida con un rollo de papel de cocina… #malallet

michelle1

Vuelven las perlas de Bahcelet a La Moneda

El 62 % de los votos le han dado a Michelle Bachelet el billete para regresar al Palacio de la Moneda tras una legislatura de descanso. La favorita en las encuestas acudió a votar con una chaqueta camisera troquelada en color azul bebé pero prefirió un conjunto estampado de pantalón y chal con reminiscencias árabes, que ya le habíamos visto en numerosas ocasiones anteriormente, para anunciar la victoria. Sin embargo, en ambos atuendos no faltó su complemento preferido: el clásico collar de perlas.

Las perlas de Michelle Bachelet 

michelle2

michelle1

MERKEL

Merkel se aleja de los socialdemócratas vestida de azul

La canciller alemana ha celebrado su triunfo implacable en los comicios de hoy con su sempiterna tres botones a juego con el color de sus ojos. No es casualidad que la líder de los democristianos germanos se haya decantado por el color azul ya que así evidenciaba todavía más la distancia lograda respecto al rojo de  los socialdemócratas y de la corbata de Steinbrück. Incluso, para completar el estilismo, prescindió de su collar de ámbar de la suerte y apostó por uno con tonos turquesas. Total, la fortuna, mientras no vote la Europa pobre, la tiene garantizada. BSO Tengo una muñeca 

MERKEL

merkel

Gana Obama

No disimularé lo evidente: me alegro muchísimo de la victoria de Barack Obama. Y esta mañana temprano, al encender el televisor para ver su discurso en directo, el reelegido presidente de EEUU volvió a describirme, sin una sola palabra, el porqué. Con un traje que además de encajarle perfectamente le presta la libertad necesaria para moverse como ningún blanco podría hacer,  una camisa impoluta y una corbata azul brillante que, con un nudo perfecto, le iluminaba la cara de felicidad. Y recalco lo del nudo porque Mitt Romney, derrotado, reconoció la victoria de su adversario con la corbata exageradamente torcida (nada propio en él).

Pero no sería justo, analizar el triunfo de Obama sin hablar de su esposa, Michelle (de hecho, el primer tweet del vencedor incluía una fotografía de la pareja abrazándose y añadía «Cautro años más»). La primera dama estadounidense más seguida después de Jackie Kennedy ha escogido para esta noche un vestido de brillos granates del diseñador Michael Kors que ya le habíamos visto en numerosas ocasiones. Sobre él, una torera de punto negra y manga tres cuartos que podría ser perfectamente la misma que lució hace cuatro años cuando su marido logró la presidencia. En 2008, recordaréis, Michelle Obama se la puso encima de un vestido fuego de Narciso Rodríguez y fue muy criticada por ello. Sin embargo, a ella le debió traer suerte y además, fue la primera prenda que defendió el estilo Michelle Obama: «Para mí lo más importante es vestir con la ropa que más me gusta… No voy a fingir que no me importe lo que digan. Pero también tengo que ser práctica. Habrá quien piense que el jersey era horrible, pero yo ¡tenía frío!». Enhorabuena.

Obama con sus hijas Sasha y Malia. Las dos iban con un look muy parecido al de su madre. Muy divinas , fijaros en las uñas de la pequeña.

 

El vestido de Michelle ya lo habíamos visto en otras ocasiones. Esta noche solo el ha sumado la torerita negra y ha cambiado el broche (políticas españolas: esto es un broche y lo vuestro son floripondios extraños).

 

Me da la sensación de que es la misma torerita de 2008. Aunque le valieron muchas críticas, la prenda le trajo suerte.

Preciosa la fotografía que el equipo de Obama ha escogido para representar la victoria de la pareja. Nadie tiene dudas: sin Michelle hubiera sido imposible.

 

Mitt Romney apareció derrotado. La corbata torcida escenificaba de manera contundente su decepción.

 

 

Venezuela, gana el rojo y cuenta veinte

La ficha roja (54,4%) ha ganado a la ficha azul (44,97%) y contará en 2019 con 20 años de mandato. No sé en qué punto del juego se perdió la ficha amarilla. Para la celebración de la victoria, Hugo Chávez volvió a demostrar su punto hortera con una chaqueta de táctel colorada.  Buena suerte, Venezuela.