German Chancellor Merkel looks up during news conference after CDU party board meeting in Berlin

El quebradero de cabeza de Merkel para escoger hoy chaqueta

German Chancellor Merkel smiles during news conference after CDU party board meeting in BerlinUna sonriente Angela Merkel ha confesado este lunes, un día después de la arrolladora victoria electoral de la CDU, que las inminentes negociaciones para formar una necesaria coalición de Gobierno la pusieron en un aprieto en el momento de tener que elegir su vestuario. Con las especulaciones girando en torno a sus opciones para formar una coalición con partidos que los alemanes tienden a identificar con colores distintos, una relajada Merkel contó a periodistas cómo había tratado de elegir “una indumentaria neutral” para su rueda de prensa: “Esta mañana me puse delante de mi armario y pensé rojo no es bueno, verde brillante tampoco, el azul fue ayer. ¿Qué vas a hacer?”. Finalmente, la canciller ha optado por una tres botones azul verdosa.

Mientras que el negro representa a la agrupación conservadora de Merkel, los socialdemócratas (SPD), con los que parece más probable que comparta el poder, se identifican con el rojo, y los Verdes, que podrían ofrecer otra opción de coalición para Merkel, usan ese mismo color.

Las americanas blindadas de Barack Obama

Intentan, sin mucho éxito, buscarle el “pero ” a Barack Obama. Si en cuestiones políticas quizá podrían hallar más de uno, algunos cazurros se empeñan en repasar esperanzadores su indumentaria. Así ha ocurrido a raíz de su visita a Colombia donde las medidas de seguridad del mandatario se le antojan a algunos como excéntricas (tal vez sea necesario recordar que se trata del máximo líder mundial y que es el primer presidente negro de EEUU). Aseguran que Obama no probó ningún alimento en Cartagena de Indias que no hubiera analizado antes su séquito y que prefirió ensaladas y fruta (vamos, pensarán que su tipazo se puede permitir comer cada día copiosos menús). Además, que renegó de la guayabera, no porque no le guste disfrazarse ni por las palabras de Fidel Castro que pronosticaron que hasta él se tendría que rendir a la prenda cubana, sino porque sus americanas azul marino estaban blindadas. Chicos, las camisas de Obama, como las de Chávez y tantos otros, también son antibalas. Pero ellos insisten en que las chaquetas algo más holgadas de lo habitual respondían a esta protección y no a la certeza de que el clima húmedo y caluroso colombiano desaconsejaba estrecheces.

Quisiera yo un presidente vestido así... Con o sin protección

 

Sí, sí... Se ve por la imagen que Obama iba de elitista y no quiso participar en ninguna de las actividades organizadas por Santos.

Nadine Heredia, ¿presidenta de Perú?

La primera dama peruana, como todas, ha generado un gran revuelo en su país. De hecho, ese es su principal cometido: eclipsar con su imagen. Pero a diferencia del resto de casos, la polémica no se refiere tanto al cambio de estilo experimentado por Nadine Heredia desde que su marido ocupara el poder (de un look informal durante la campaña electoral pasó a intentar disfrazarse de Jackie Kennedy sin demasiado tino). El afán protagonista de la esposa de Ollanta Humala en cada toma de decisión del gobierno desespera a algunos y advierte a otros de que, si todo va bien, en 2016 tendrán una presidenta. Banda sonora para este post Ella Baila Sola – Mujer Florero

Pero la estrategia escogida por Heredia se antoja algo temeraria. Figura anacrónica donde las haya, el rol de primera dama se desvanece. Creado por los estadounidenses para poder competir con el protocolo de las monarquías europeas, en el siglo XXI parece que las mujeres no están por la labor de ser el complemento de nadie. Las cualidades que le exigimos a un mandatario, seguridad y seriedad, son muy varoniles. Es decir, la seguridad, socialmente, la aporta un cuerpo fuerte y masculino. La seriedad, la madurez, tampoco obedece a la fémina (obligadas a ser jóvenes eternamente).  Por el contrario, la tercera facultad requerida para conseguir una buena imagen gubernamental, la cercanía, sí que es femenina. Mientras el dirigente se preocupaba por transmitir firmeza, su mujer (esposa, hija, madre, hermana, amante…) le aportaba la proximidad necesaria. Serían, por lo tanto, ellas (Mª Antonieta o Grace Kelly) las encargadas de seducir al pueblo (vestimentas y labores sociales y benéficas). Pero como decía, hoy, muchas mujeres tienen cosas más importantes que hacer (incluso, como Merkel, ser las que manden por fin). Los primeros caballeros (las parejas de las primeras ministras) no se dejan ver y cada vez más hembras deciden no sacrificar su vida por la carrera de sus marido. La lista, por suerte, cada vez es más larga (desde Miriam González -casada con Nick Clegg- a Sonsoles Espinosa -con José Luis Rodríguez Zapatero-, pasando por Cécile Srkozy -ex de Nicolas Sarkozy-). Si bien, en la mayoría de casos, es la derecha, más conservadora en todos los aspectos, la que intenta mantener el papel de primera dama (en España, los populares criticaron duramente a Espinosa por no apoyar suficientemente a su marido).

Pero no nos equivoquemos. Michelle Obama y Carla Bruni saben muy bien cuando aparecer en escena para no resultar cansinas y no robarle el protagonismo a sus compañeros. Esto último es sumamente importante porque si cayeran en el error de acompañar en todo momento a sus maridos, en momentos de crisis (cuando la imagen del presidente ya no esté en alza), ellas serán capaces de hacernos recobrar la confianza en sus hombres. Basta analizar la campaña electoral estadounidense y francesa para cerciorarnos de esto último.

Otra forma de aprovecharse de este cargo en extinción es la de labrarse una popularidad para en unos años saltar a la primera línea política. Eva Perón, Cristina Kirchner, Hillary Clinton, Ana Botella y, ahora, Nadine Heredia. Si bien, incluso en esta última división, podemos diferenciar entre las que deciden esperar pacientemente a que su esposo ponga fin a su carrera (Clinton o Botella) y las que no pueden contenerse para entrar en acción. La primera dama peruana ha optado por esta última vía. Un camino peligroso (si a su marido le va mal, ella no tendrá manera de rescatarlo y rescatarse) pero mucho más entretenido y vengativo (por todos esos años en los que fuimos condenadas solo a ser mujeres florero). Inteligentemente, claro, las féminas se sirven de las cadenas del pasado para alcanzar su fin. La lectura es clara: Nadine Heredia 2016.

(Más información en el capítulo titulado  Oposiciones a Primera Dama de Política y Moda, la imagen del poder)

El Congreso prepara un código de vestimenta

Como cada verano, el Congreso de los Diputados no sabe qué indumentaria es la correcta para acudir al hemiciclo. El año pasado se les pidió a los ujieres que impidieran la entrada de todo aquel que no vistiera de forma “apropiada”. Pero el problema persiste. Por eso, se estudia crear un libro de estilismo para los diputados. ¡Me muero por leerlo!

El pasado miércoles dos personas que habían sido invitadas a la tribuna del hemiciclo no pudieron presenciar la sesión de control por no vestir de modo “adecuado”. Y se preguntarán ustedes qué es adecuado y qué no. En este caso, lucir pantalón corto y chanclas fue suficiente motivo para la expulsión.

En julio de 2008 el presidente de la Cámara Baja,José Bono, se enzarzó en una disputa con su compañero y ministro de Industria, Miguel Sebastián, por la obligación de asistir a las sesiones parlamentarias con o sin corbata. Pese a todo, no hay ninguna medida escrita –a excepción de lo que diga el sentido común- que dictamine cómo hay que uniformarse para ser diputado.

Si a día de hoy los diputados del Congreso tuvieran que pasar un filtro de corrección indumentaria para entrar en el hemiciclo, los escaños estarían vacíos. En serio, me muero por saber lo que la política española considera “una vestimenta apropiada”.

————————————————————————————————————————————————–

Spanish politics will write  a code dress to work

 

 

Like every summer, the Congress do not know what is the right clothingto go to the floor. Last year he asked the ushers to prevent the entry of anyone not dressed in an “appropriate”. But the problem persists. Therefore, we study a dress code for the politics. I’m dying to read it! 

On Wednesday two people who had been invited to the rostrum of the Chamber could not attend the session control so not to wear “adequate.” And you might ask what is appropriate and what is not. In this case, wearing shorts and flip-flops was sufficientgrounds for expulsion.

In July 2008, Jose Bono was involved in a dispute with his partner and industry minister, Miguel Sebastián, the obligation to attend parliamentary sessions with or without a tie. Nevertheless, as there is no written -except for what I say common sense- to rule on how to uniform to be deputy.

If today the members of Congress had to pass a clothing correction filter to enter the chamber, the seats are empty. Seriously, I’m dying to know what the Spanish politics considered “appropriate style”.