Primer debate televisado 27-S

Un debate a las doce de la noche no apto para cenicientas… Lo siento, me fui a dormir. Soy de las que se acuestan pronto, me dolía la espalda y el libro que tengo en la mesita de noche me llamaba mucho más. Además, el hecho de que Bertín Osborne y Pablo Alborán fueran los teloneros no ayudó en nada. Pero me he levantado temprano y he hecho los deberes. Ahí va.

Escenografía. Dejar de denigrar a los candidatos con el «moderno» taburete (pocos saben que no hay que sentarse, sólo apoyarse) estuvo bien. Claro, que algunos no diferencian entre estar sentado en un plató de televisión como líder de un partido a estar «a ca la sogra». Y el zapato, símbolo fálico como la corbata, es preferible no tocárselo en público.

Traje + mocasín = paleto Creo que Albiol e Iceta recurrieron a esta fórmula tan castiza. En Espadaler no lo aprecio bien.

Germà Bel Tan surrealista como la escenografía de la presentación del cartel de campaña de Junts pel Sí fue la indumentaria de ayer de Bel. Además de lucir una corbata de ovejitas (una corbata aporta seguridad al hombre, si el estampado es de monigotes…) muy útil para conciliar el sueño (o no), se enfundó una parca (prenda exterior y con dos bolígrafos insertados en el bolsillo de pecho) y calzaba sus características botas de montaña con los cordones desatados (pecado mortal a no ser que seas grunge o punk). Vayamos buscando suplente… ¿Romeva, Mas, Llach, Guardiola?

Miquel Iceta No me voy a entretener porque creo que de este señor ya lo hemos dicho todo. Ahora bien, la americana se abrocha cuando se está de pie y si el bajo de los pantalones cubre tus diminutos zapatitos aún te hace más retaco. ¿De dónde sacará esas corbatas tan horrendas?

Xavier Albiol Con esa altura es imposible que una prenda de ropa de confección le siente bien. Hay que hacerle los trajes y las camisas a medida o seguiréis poniendo pinzas por aquí y por allá. Anoche, le sobraban dos palmos de bajo de pantalón. Es XXL pero no XXXXXXXXXXXXL. Por otro lado, insisto en que hay que refinar sus gestos. Cada vez que levanta la mano parece que vaya a provocar un tsunami.

Inés Arrimadas Es prácticamente imposible que el amarillo/mostaza favorezca a nadie. Por otro lado, huelga decir que es un color que se han hecho suyo los independentistas, así que no le conviene. Ayer nos pasamos con el gloss (efecto Berrocal). Si esta chica es preciosa, no le hace falta casi maquillaje. Sólo antibrillos y un toque rouge en los labios.

Ramon Espadaler Posado #ahoramevanachutarfalta, muy habitual en él pero esta vez con carpeta para protegerse todavía más de los flashes (esas cámaras las carga el diablo). Tenía las orejas muy rojas, ¿no?

Antonio Baños Yo que creía que no me iba a recuperar tras la marcha de mi admirado David Fernàndez… Si se hubiera atado la corbata como Nin y Salvador Seguí mandan y recortado esas greñillas que no casan con el hombre antiguo que es, le hubiera dedicado un gran #loveBaños. Chaleco, camisa, corbata rosita, deportivas, lentes redondas…  #tiemblaRomeva Muy fan de los cuquis de la CUP. Hablo en serio.

Joan Coscubiela Ay, me había olvidado del de Catalunya sí que es pot… Sello de la casa #pecholobo. El lazo en apoyo a trabajadores TVE no hace falta que sea tan grande (se ve). Aunque os quejéis del color claro de la americana, no viste mal.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

 

cañete

Cara a cara la saliva de Cañete y el flequi de Valenciano

Aunque durante la emisión del cara a cara entre Arias Cañete y Elena Valenciano ya fuimos comentando nuestras impresiones a través de Twitter, recojo en este post algunas anotaciones sobre la comunicación no verbal de los dos candidatos.

 

intercambio de colores corporativos Mientras la socialista sorprendió a muchos con una camisa azul klein -muy Europa- y reservó el blanco mujer política para los pantalones, el popular se anudó una corbata roja, tal vez para disimular.

no puedo quitar los ojos de ti En el caso de Cañete, la saliva que se acumulaba en la comisura de su labio era tan desagradable como hechizante (imposible perderle la vista a aquella babilla que en cualquier momento iba a salpicar a su rival o a la moderadora). Por su parte, el flequillo de Elena Valenciano distraía bastante cada vez que le tapaba o se le metía en el ojo.

distinguirse Si conviertes tus gafas en el símbolo de tu campaña, no te las quites para el cara a cara. Sé que no son unas lentes de cerca pero es que tampoco se entiende que Cañete se pasara toda su intervención leyendo (incluso, al final, en su mensaje de despedida, recurrió al papel para recordar el nombre de su formación). En Valenciano, el tono melodramático tan explotado por Carme Chacón no encajaba con la actitud chulesca que acostumbra a mostrar. Por suerte o por desgracia, conforme avanzaba el debate, regresó la fiera.

gráficos y cámaras El aspirante popular aburrió con los gráficos (por Dios, que estamos en el siglo XXI) y la socialista, al finalizar cada una de sus intervenciones, no podía evitar mirar a cámara para ver qué mona estaba.

 

 

España quiere ser francesa

Era previsible que el asunto iba a monopolizar la conversación, pero al presidente del gobierno la primera pregunta de María Casado le pilló por sorpresa. Pues fue escuchar el «¿España necesita un rescate?» y empezar a titubear como un chiquillo que no se ha aprendido bien la lección. ¿Y qué estuvo haciendo horas antes Mariano Rajoy que no pudo prepararse a fondo su aparición anoche en televisión? Tiñéndose. Nunca estuvo tan claro. Podrá desmentirlo, como acostumbra a hacer, pero ayer era tan inmediata y radical su coloración que pocas dudas deja (si es que quedaba alguna). Y es una pena porque la cana, bien cuidada, no tiene porque desmejorarlo. Al contrario.

Sin embargo, no fue el único detalle estético que me perturbó de Rajoy (además de esas patéticas lentes). Desde hace ya unos meses, el presidente español se empeña en imitar el look de François Hollande. Y aunque el galo aún tiene mucho que limar, hay que reconocerle que ha sido un acierto apostar siempre por un mismo estilismo: traje y corbata en azul oscuro y camisa blanca. Así que el líder popular, una vez más, pretendió copiar a Hollande (la corbata de Rajoy  era azul cielo, guiño corporativo a su partido ) sin caer en la cuenta que para intentar imitar, y ya que en ese proceso uno acepta la pérdida o renuncia de identidad (falta de personalidad), siempre debe primar la calidad.

Situación de España

 

 

 

Situación de Francia