Empar Marco o per què vestir de groc: política o moda?

Mèdia.cat, observatorio crítico de medios de comunicación, me encargó un análisis sobre cómo la prensa había valorado el hecho de que la nueva directora de la televisión autonómica valenciana apareciera con un blazer amarillo en el primer día de emisión de la cadena. Conclusión: “En general, els mitjans de comunicació prefereixen prescindir de la realitat de les tendències estètiques i valorar la selecció cromàtica segons el color de la seva línia editorial.” SEGUIR LEYENDO

empar-marco-groc-apunt-media-750x400

Vueling tiene un mensaje no verbal para ti

El hombre del traje gris… Según la psicología cromática, el gris genera duda.  En indumentaria diplomática se observa siempre que las explicaciones van a ser parcas o pobres.

Comunión Para no hablar más de la cuenta, ni siquiera en modo no verbal, el presidente de Vueling ha optado por retener sus manos encima de la mesa (“no se me va escapar nada de lo que luego me pueda arrepentir”). Sin embargo, ya con la manera de sujetarse (por los dedos) revela más de lo que hubiera querido… “Cogerse las manitas” es un gesto muy propio de los niños cuando quieren presentarse como “buenos” ante sus tutores (va acompañado de un rostro compungido: mirada decaída). No es una súplica de perdón o una muestra de remordimiento (como sí serían mostrar las palmas de las manos hacia arriba, tocarse el corazón o juntar las manos en posición vertical), tan sólo un ademán para intentar aparentar algo que en realidad no se siente. Suele darse en personas que han sido (o siguen siendo) excesivamente reprimidas en su desarrollo emocional y moral. Cuando yo era pequeña, los laicos que se empeñaban en que sus hijos hicieran la primera comunión (no como señal de eucaristía, más bien como evento social) preferían que sus pequeños adoptaran ese posado en la foto del recordatorio (no era tan devota como las manos en rezo, pero seguía siendo una postura supermodosita).

Negar para afirmar Negar con la cabeza se considera un gesto innato: el bebé agita su cabecita hacia un lado y el contrario cuando ya no quiere mamar más (¡NO!)Hay personas a las que le preguntas cómo están y te contestan que “muy bien” pero negando con la cabeza (“fatal”).  Bien, a este hombre le sucede lo mismo a lo largo de toda la entrevista. “Siempre hacemos el máximo esfuerzo para que nuestros pasajeros vuelen (…)”, “estamos tratando de mejorar nuestro servicio de información (…)” o “volveremos a operar como lo hacíamos”, afirma mientras niega con la cabeza… 

Como me pica la nariz, ya no lo puedo resistir… Pese a retener sus manos, en dos ocasiones no puede resistirse más y la mano se le va a la nariz (no es capaz de disimular por más tiempo la falta de sinceridad).  El hecho de mentir produce un hormigueo en las terminaciones de la nariz (aumenta la presión arterial y, en consecuencia, su tamaño = de ahí lo del efecto pinocho) y nos la tocamos para intentar frenar esa sensación. Cuando el presentador le pregunta si nadie previó lo que ha acabado ocurriendo, el presidente de Vueling responde: “Es posible que nos hayamos quedado cortos y la prueba es que en algunos casos nos hemos quedado cortos”, se rasca la nariz. Después, cuándo es cuestionado nuevamente acerca de lo que ha hecho mal Vueling, empieza a dudar y no puede evitarlo.Buenoooo, yo creo que en definitiva es esa planificación que vamos a sufrir y cómo dar respuesta (…)”, su cerebro no quiere (no entiende) la mentira y se produce el cortocircuito. 

Nervios No sólo el sudor (hace calor y mucho más bajo un foco, pero al presentador no le ocurre), la boca seca lo delata. No para de humedecer sus labios con la lengua (aarg). Podría deberse al pánico escénico (siendo así, ¿por qué no enviaron a otra persona más acostumbrada a tratar con los medios?) o a que no ha bebido antes de entrar a plató. O simplemente, está sufriendo una deshidratación producida por las altas temperaturas... Pero dada su situación, y con la lectura conjunta del resto de microgestos, el nerviosismo sólo es una demostración de que su cerebro intenta evitar los pensamientos negativos que le están generando la falta de sinceridad y responsabilidad.  

Agresividad frustrada El gesto del minuto 4.13: morro hacia fuera potenciado por la lengua rígida que presiona contra los labios = primate que desea atacar pero, sabiendo que tiene las de perder porque el rival es más fuerte, renuncia. En resumen, agresividad masculina frustrada. Así que el mensaje verbal “dar respuesta a nuestros pasajeros, y en eso estamos empeñados” podemos traducirlo como “me cago en la puta, os quejáis por ná, que os jodan a todos”.

Captura de pantalla 2016-07-06 a las 1.35.45

De Alfonso no pudo negarlo porque era cierto

La sinceridad que descubre escuchar atentamente al cuerpo de una persona es brutal y no deja de sorprenderme. Hace unos días (el 22 de junio) analizaba los gestos de De Alfonso en la entrevista de TV3 y me llamaba especialmente la atención el hecho de que su cuerpo no rechazara categóricamente (así como sí hizo con palabras) la acusación que le planteaba el presentador del TN vespre cuando le pregunta si había sido él mismo el que podía haber grabado y filtrado las conversaciones… Bien, hoy el diario Público asegura que las conversaciones fueron registradas por el móvil del director de antifraude catalán. De ahí que, aunque se acogiera a la creencia de que él no las había filtrado para negar la incriminación, su cuerpo descubriera que no estaba siendo sincero del todo: estaba obviando que él había sido el espía.

 

Captura de pantalla 2016-06-30 a las 9.28.42

Captura de pantalla 2016-06-30 a las 9.30.06

 

 

El lenguaje corporal de De Alfonso en TV3

Aquí, ¿quién manda? Echado hacia delante con los brazos expandidos y las palmas de las manos apoyadas sobre la mesa. Cuanto más espacio se ocupa, más pseudoseguridad (no es real, sólo momentánea) toma la persona. Es una postura autoritaria, muy típica en cargos acostumbrados a ejercer el poder a la vieja usanza: consideran que ser temidos impone y que el resto de individuos (y a veces, el resto del mundo) son simples asalariados que sólo deben acatar sus órdenes.

Captura de pantalla 2016-06-22 a las 10.14.10

Parapetado La mesa impedía estudiar el mensaje no verbal de sus pies.  Aún así, sorprendía la posición corporal de control que había tomado De Alfonso en un ambiente que no le era afín (un plató de televisión, no su despacho). El cuerpo se mantuvo durante toda la entrevista prácticamente inmóvil y centrado sin redirigirse hacia el presentador (no me interesa la persona que me habla); sólo la cabeza, ladeada ligeramente, le concedía cierto respeto al interlocutor pero con miradas de reojo (ausencia de contacto visual, empatía). Pese a aceptar la entrevista, su lenguaje corporal desvelaba que se mostraba receloso (ofendido) con la casa.

“Escándalo”, mini espasmo Al no poder estudiar todo el cuerpo completo y mantener una posición casi inmóvil, hay que hilar muy fino y analizar los microgestos de su rostro. Ya en la primera pregunta -“A vostè el ministre li va demanar que fabriqués escàndols (…)?”-, se percibe un pequeño espasmo (0.05 del vídeo) cuando escucha la palabra “escándalos”: al jefe de antifraude se le contrae el lado izquierdo de la cara (labio y ojo). El cerebro no entiende las mentiras, así que siempre protesta y muestra su incomodidad (aunque sea de forma muy sutil) para que no lo hagamos.

Desequilibrio “Vostè no estava cometent un error (…)?”, le pregunta el presentador. En ese momento, su cuerpo pierde la posición de firmeza, se echa para atrás y se muerde el labio: el lenguaje no verbal contradice su respuesta: “¡No!”.

Captura de pantalla 2016-06-22 a las 10.16.41

Cabeza gacha, ojos cerrados De Alfonso dice estar muy enfado con lo ocurrido… Sin embargo, sus gestos no apoyan tampoco este sentimiento.  Cada vez que niega lo ocurrido, baja la cabeza y cierra los ojos. Si necesitas que te crean, buscas el contacto visual y mantienes la cabeza alta (estás convencido de tu verdad). Más que mostrarse “empipat, cabrejat i sorprès” por las escuchas y sospechas, su cuerpo transmite arrepentimiento e incapacidad para sostener sus explicaciones.

Espere “Vostè suggereix que siguin periodistes de Planeta els que publiquin el cas…”, le pregunta el presentador. De Alfonso lo interrumpe: “espere” (también se lo pide con la mano). Sin embargo, pese a que parecía que iba a poder justificarse en este campo, vuelve a agachar la cabeza y cerrar los ojos…

espere espere2

Honesto Afirma que toda su actividad es honesta y dibuja el gesto del ok con su mano derecha para recalcarlo. Ahora bien, el ok lo hace hacia abajo (anula el ok). 

“Jo?” Cuando Cruanyes le pregunta si no ha sido él mismo el que ha grabado y filtrado la conversación, responde que no. Sin embargo, y aunque lo más probable es que no la haya filtrado (¿qué motivos podría tener?), su rostro no delata estupefacción, asombro o enfado ante “tan estúpida” acusación… Si fuera una majadería de hipótesis, al escucharla por primera vez (a no ser que fueran preguntas pactadas), su cuerpo la hubiera rechazado.