El discurso de la reina

«En el pasado todo lo que un rey debía hacer era lucir respetable en uniforme y no caer de su caballo. Ahora debemos invadir los hogares de la gente y consagrarnos con ellos. Esta familia se ha convertido en la más baja de todas las criaturas, ¡nos hemos convertido en actores!», le dice el rey Jorge a su hijo Alberto en El discurso del rey.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

rajoy-hollandemadrid

La corbata de Rajoy se contagia de Hollande y tiende hacia la derecha

La característica desviación, curiosamente hacia la derecha, que toma siempre la bella corbata de seda azul del presidente francés parece haber contagiado hoy a la de su homónimo español. Y es que así ha lucido el lazo rayado de Mariano Rajoy durante la cumbre hispano-francesa celebrada en el palacio de la Moncloa. Claro que, en el líder de los populares toma más sentido la inclinación que en el socialista galo.

 

rajoy-hollandemadrid

Si nos fijamos en el resto de corbatas de los demás ministros, comprobaremos que tampoco es que mejoren la trayectoria de sus jefes… Menuda defensa del accesorio masculino…

 

rajoy-y-hollandeparis

En marzo, Rajoy se presentó en el Elíseo con una corbata idéntica a la que siempre usa François Hollande. La instantánea muestra el momento en que nuestro presidente se empana de la coincidencia.

 

 

 

Rajoy y su Grecian 2000 reciben a Letta

Hay fechas señaladas en que al presidente del gobierno español se le nota muchísimo que se acaba de echar el tono marrón viejuno de Grecian 2000 en el pelo y ayer, ante la visita de Letta, era una de ellas. Pero el cenizo no desapareció con el remedio sino que se incrementó. Y no sólo por el cabello, también por el corte y el tejido del traje, el estampado de la corbata y el nudo torcido. Si a todo eso le unimos que Rajoy  se enfrentaba a la maestría indumentaria del nuevo primer ministro italiano,  el resultado no podía ser más desastroso.

Gana Obama

No disimularé lo evidente: me alegro muchísimo de la victoria de Barack Obama. Y esta mañana temprano, al encender el televisor para ver su discurso en directo, el reelegido presidente de EEUU volvió a describirme, sin una sola palabra, el porqué. Con un traje que además de encajarle perfectamente le presta la libertad necesaria para moverse como ningún blanco podría hacer,  una camisa impoluta y una corbata azul brillante que, con un nudo perfecto, le iluminaba la cara de felicidad. Y recalco lo del nudo porque Mitt Romney, derrotado, reconoció la victoria de su adversario con la corbata exageradamente torcida (nada propio en él).

Pero no sería justo, analizar el triunfo de Obama sin hablar de su esposa, Michelle (de hecho, el primer tweet del vencedor incluía una fotografía de la pareja abrazándose y añadía «Cautro años más»). La primera dama estadounidense más seguida después de Jackie Kennedy ha escogido para esta noche un vestido de brillos granates del diseñador Michael Kors que ya le habíamos visto en numerosas ocasiones. Sobre él, una torera de punto negra y manga tres cuartos que podría ser perfectamente la misma que lució hace cuatro años cuando su marido logró la presidencia. En 2008, recordaréis, Michelle Obama se la puso encima de un vestido fuego de Narciso Rodríguez y fue muy criticada por ello. Sin embargo, a ella le debió traer suerte y además, fue la primera prenda que defendió el estilo Michelle Obama: «Para mí lo más importante es vestir con la ropa que más me gusta… No voy a fingir que no me importe lo que digan. Pero también tengo que ser práctica. Habrá quien piense que el jersey era horrible, pero yo ¡tenía frío!». Enhorabuena.

Obama con sus hijas Sasha y Malia. Las dos iban con un look muy parecido al de su madre. Muy divinas , fijaros en las uñas de la pequeña.

 

El vestido de Michelle ya lo habíamos visto en otras ocasiones. Esta noche solo el ha sumado la torerita negra y ha cambiado el broche (políticas españolas: esto es un broche y lo vuestro son floripondios extraños).

 

Me da la sensación de que es la misma torerita de 2008. Aunque le valieron muchas críticas, la prenda le trajo suerte.

Preciosa la fotografía que el equipo de Obama ha escogido para representar la victoria de la pareja. Nadie tiene dudas: sin Michelle hubiera sido imposible.

 

Mitt Romney apareció derrotado. La corbata torcida escenificaba de manera contundente su decepción.

 

 

La corbata de ZP se tuerce a la izquierda

Intento prestar atención, lo juro. Pero no hay manera. Algo distrae mi atención e impide que su mensaje sea recibido. Aunque pudiera ser, esta vez no se debe a que el presidente haya perdido cualquier ápice de credibilidad. No. Porque cuando verbalizo mis pensamientos, la audiencia que me acompaña coincide enérgicamente con  mi propuesta. Uno sólo puede centrarse en su corbata exageradamente torcida (lógicamente, hacia el lado izquierdo).

Ayer. en la cumbre de jefes de estado de la UE

Y aunque en esta ocasión -quizá de modo más notorio- quien protagoniza el error es el presidente del gobierno español, aparecer con la corbata torcida es algo muy común entre los políticos hombres. Algo realmente incomprensible: resulta tan fácil como que cualquier asesor que acompañe a un líder le advierta de que se ajuste bien el nudo -David Cameron cuenta con una persona que cumple esta función-. Aunque también es tarea del mandatorio. Es decir, Zapatero (en este caso) debería estar ya acostumbrado a colocar bien la corbata (chaqueta, pantalón, cejas…) antes de posar para una foto o comparecer ante las cámaras.

No es una tontería. Está en juego que la gente te preste atención. Casi nada.

—————————————————————————————————————————-

Zapatero’s tie too far left

I try to pay attention, I swear. But no way. Something distracts my attention and keeps your message is received. Although it might be, this time not because the president has lost any shred of credibility. No. Because when verbalize my thoughts, the audience agrees with me strongly to my proposal. One can onlyfocus on his tie over-twisted (of course, to the left side).

And although this time-perhaps most notoriously-, who stars in the fail is the Spanish prime minister, appearing with his tie askew is very common amongmale politicians. Something really incomprehensible as easy as any counselor who accompanies a leader will warn that the knot fits-DavidCameron has a person who performs this function-. Although it is alsomandatory task. That is, Shoemaker (in this case) should already be well accustomed to putting his tie (jacket, pants, eyebrows …) before posing for a photo or appear before the cameras.

No nonsense. At stake is that people will pay attention. Almost nothing.