La violencia no tiene género

«La violencia no tiene género», repetía desde el atril del Congreso de los Diputados Macarena Olona. Lo curioso es que lo hacía gritando, vestida con una blusa en tonalidades camuflaje (le chifla todo lo militar; la última pieza que ha sumado a su merchandising bélico son unas gafas con el logo de la Guardia Civil), un moño bien tirante y un lenguaje corporal sumamente agresivo propio de cualquier dictador, sea de derechas o de izquierdas. SEGUIR LEYENDO 

Captura de pantalla 2020-06-26 a las 8.43.19