La vice, sus estampados y sus zapatones en Washington

La vicepresidenta ha viajado a Washington para explicarle personalmente a Christine Lagarde qué diablos estamos haciendo con la economía española (si tiene tiempo le agradecería que se pasara a la vuelta por la caseta 244 de la Feria del Libro de Madrid y a mí también me hiciera cinc cèntims). Para su primera jornada, S3 (lo siento, pero hay que ahorrar) no pudo resistirse ni a los estampados psicodélicos que la achican ni a las alzas que, aunque no lo crea, la debilitan.

Menos mal que ayer no fue el mejor día para la directora del FMI (aunque siempre es impecable) porque se la podía haber comido con patatas.

 

Aquí, con Tim Geithner (secretario del tesoro de EEUU), podemos visualizar el look completo. La blusa sigo sin comprender quién puede vender algo así (y ya ni te digo quién puede comprarlo) y el calzado... Vale que desee ocupar más espacio pero por lo menos que se decante por un par de zapatos bellos y estilosos. Estos (botines de ante peep toes...), además de dar el cante porque no pegan con nada, son bastante feos.

Las coderas de Rajoy

A los socialistas y a los populares les ha dado por Sevilla para celebrar sus congresos, ni tontos. Por una parte, porque los comicios andaluces están a la vuelta de la esquina. Por otra, la capital hispalense es uno de los mejores lugares de España. En fin, que será por a o por b, pero Mariano Rajoy hoy llevaba coderas. O quizás, ¿estamos en carnaval?. No escribo más porque estoy a una hora de entrar en el día de mi vigésimo noveno aniversario.

Yo creo que Rajoy no se ha fijado en que la americana llevaba coderas (son tan discretas que podrían pasar inadvertidas). ¿Cómo le puede robar el adorno fetiche a la oposición? Ya no se respeta nada.

 

Y no es cosa sólo del presidente, este hombre que acompañaba a Mª Dolores de Cospedal también las viste...

 

Soraya S. Santamaría no lucía coderas pero ese cambio de peinado... ARGHHH!!! No volvamos a atrás!!! El volumen lateral era ideal. Look mafalda, no, por favor.

 

El luto del Partido Popular por Manuel Fraga

Ayer la plana mayor del Partido Pouplar peregrinó durante toda la jornada al domicilio de la hija de Fraga para dar el pésame a la familia. Si hace unos años el decir adiós exigía un luto riguroso, ahora se permite cierto toque de color en la vestimenta. De eso a la incorrección o el abuso de informalidad va un trecho y más cuando se habla de representantes públicos. Un poquito de por favor que están despidiendo ustedes al fundador de su partido…

Aunque la alcaldesa de Madrid se decidiera por el color mortaja para su vestido de tercipelo corto (arghhh), el plumón acolchado no era el mejor complemento. El uso de las medias empolvadas debería estar penado por ley...

 

Aunque el pelo del presidente del Senado merece un post (en los próximos días...), no me cansaré de decir que con traje solo se acepta zapato de cordón. Si el mocasín está prohibidísimo, el de correa tampoco se salva... Lo siento.

 

Después de ver su estilismo del sábado pasado en un mitin en Málaga, aquí la vicepresidenta va normalita. Con la camisilla debía tener un frío que pelaba y los zapatos de plataforma y tacón son espantosos. Su capacidad intelectual ya está a la altura de las circunstancias, no hace falta subirse a unos zancos para destacar.

 

Aseguran algunos que el ministro de interior es la personificación de la elegancia en el gobierno. Si es así, en mi pueblo, los domingos, se reúnen cientos de dandys.

 

De negro riguroso, esta mujer no acaba de sacarse el partido que podría sacarse. La indumentaria masculina es la que más le favorece.

 

Porque si me quedo con un estilismo de falda y bota alta, el ganador será el de Isabel Tocino. Eso sí, no hubiera ido mal peinarse un poco.

 

El presidente de Asturias acudió a otro último adiós: el del hermano de Rodrigo Rato. Álvarez Cascos más que colocarse la bufanda parece que se vaya a degollar. Gesto feo en un cementerio, ¿no? Pero claro, pedirle delicadeza a este hombre no sé...