sorayarodriguez

El pasmo de Soraya Rodríguez

Tal vez la noticia de la abdicación del rey la cogiera tan desprevenida que aún no se ha recuperado del susto. O quizás no se haya recuperado del batacazo electoral del PSOE. Pero ayer a Soraya Rodríguez parecía que se le hubiera congelado la cara (no se trata de un pantallazo para pillarle un mal gesto, estuvo así toda la comparecencia). Estoy convencida de que el efecto se lo producía el maquillaje, pero no descarto que algún tratamiento estético haya sido el culpable. Sea lo que sea, será mejor que no lo vuelva a hacer. Da mucho miedito, ¿no?

sorayarodriguez

Artur Mas, el papelillo inservible y la bandera arrugada.

Rojos y chicles para tragarse el debate

La soberanía de Catalunya, incluso la posibilidad de una consulta sobre la independencia, levanta pasiones. Y así se reflejó en el vestuario que escogieron los principales actores participantes en el debate celebrado ayer en el Congreso de los Diputados. Porque hubo un color, el rojo, con el que coincidieron Rajoy y Rubalcaba (corbata), Marta Rovira (fular) y Rosa Díez (abrigo). Sin embargo, hubo otras particularidades en la comunicación no verbal que cabría señalar.

Mariano Rajoy Al presidente del gobierno, como al partido que representa y a millones de españoles, la independencia de Catalunya se le antoja como una barbarie y una locura de cuatro nacionalistas. No obstante, es urgente que el líder de los populares controle las expresiones faciales inconscientes de su rostro. Arrugar la nariz -tal y como haría un adolescente para significar su asco- mientras un parlamentario catalán le pide que describa «su amor hacia Catalunya» o mirarse la roña de las uñas mientras se dirigen hacia su persona, no es propio del máximo representante del gobierno español.

Marta Rovira Todos los que la conocemos sabíamos que sus dificultades para expresarse en lengua castellana iba a ser un problema y motivo de burla por parte de muchos. La republicana catalana estaba especialmente nerviosa y, sin darse cuenta, acabó bebiendo del vaso de agua del parlamentario de CiU (rápidamente el bedel le cambió el vaso). Su atavío, traje de chaqueta azul oscuro con una camisa blanca con un volantito en el escote, fue el mismo durante toda la jornada de ayer. Solo sustituyó su fular de lunares bicolor por un pañuelo rojo.

Rosa Díez Especialmente dura se mostró ayer la líder de UPyD con las ansias soberanistas catalanas. Parece que el rojo del abrigo de verano y de sus tacones acharolados ayudaron a hervirle la sangre más de lo acostumbrado.

Joan Herrera Aunque ya es habitual en él, ese aspecto de son las seis de la mañana y acabo de llegar de la fiesta de un colega que se casaba, no es la más conveniente si deseas que tus palabras obtengan credibilidad. La camisa arrugada y mal colocada dentro del pantalón y el cuello sobresaliendo por encima de la americana…

Caramelos y chicles Ayer fue una tarda bastante larga, pero eso no da cabida a que los diputados se permitan mascar chicle y comer caramelos.  Cuando hay una cámara delante, prohibidísimo. A Rajoy lo cazamos, como a un niño pequeño, metiéndose un caramelo de S3 en la boca, Soraya Rodríguez (junto a Rubalcaba, plano seguro) mascando chicle y a Joan Josep Nuet, de EUiA, triturando cinco paquetes (por Dios, ¿qué se metió en la boca para tener que hacer semejantes movimientos?)

Bandera Tras el debate, Mas ofreció su opinión desde el palacio de la Generalitat. La comparecencia, si uno la compara con las de Rajoy, estuvo correcta. Ahora bien, el presidente de la Generalitat tiene suficientes tablas para poder prescindir del endeble papelillo del que no leyó absolutamente nada. El papel solo sirvió para evidenciar la rabia contenida de Artur Mas (no paró de doblarlo y redoblarlo con fuerza). Por otra parte, y esto siempre, la bandera habría que plancharla una vez puesta. Existen unas planchas de pie (60 euros en unos grandes almacenes) que evitarían esas antiestéticas arruguillas en la senyera.

 

DN-por

No escuchen, vean el Debate de la Nación

Como en cada Debate sobre el estado de la Nación, recomiendo a todos aquellos que deseen realizar un análisis completo de lo que acontece en cada jornada en el Congreso poner el televisor en opción mute. Los discursos verbales ya se los saben todos ustedes de memoria, en cambio, en el mensaje no verbal prima la sinceridad y siempre hay sorpresas. Miren y vean…

DN-rajoy

Es ver un Debate de la Nación en España y sufrir un déjà vu. Y no solo por la oratoria reiterativa y cansina de nuestros representantes, también por sus atavíos. Estoy por contabilizar la de veces que Rajoy se ha puesto esa corbata… Creo que la estrenó para un encuentro con Zapatero en 2007. No digo que la jubile (aunque quizás jamás debería habérsela comprado) pero al escogerla debería haber considerado la relevancia de la jornada.

DN-RUBALCABAMOCASIN

El líder de la oposición tampoco ayuda con su look castizo casposo. ¿Cuantas veces hay que decir que con traje no se usa jamás mocasín? Zapato de cordón, por favor. Los castellanos con pantalones informales.

DN-RUBALCABA

De los pies a la cabeza porque la camisa de rayas y la corbata del líder socialista también contribuían al déjà vu. Voy a abstenerme de comentar la chaqueta de neopreno y el canalillo de Soraya Rodríguez.

DN-SUEÑO MARGALLO

Con todo, mensaje verbal y no verbal, así encontramos a algunos de los principales interesados en la causa. Margallo dormitando y S3 revisándose la manicura. Solo falta Homer Simpson diciendo «Me aburroooooooooo»

DN-COLLAR

Desproporción. Siempre os he dicho que la vicepresidenta no tiene problemas con su altura pero sí con las proporciones y esta imagen lo confirma. ¿A quién se le ocurre, midiendo metro y medio, ponerse semejante colosal collar en el cuello? Quisiera haberla visto caminar, seguro que el peso la inclinaba hacia delante.

DN-VALENCIANO

Ya hace días que os quería hablar sobre Elena Valenciano. Desde que la han nombrado cabeza de lista del PSOE para las europeas, esta mujer no se ha dejado ver ni un solo día con el cabello suelto. Siempre con coleta o semirecogido. ¿Considerará Valenciano que así recobra la seriedad?

DN-CAMISETAS

No voy a ser yo la que me meta con las camisetas reivindicativas de la izquierda pero debo recordar que su efecto, a largo plazo, es contraproducente. La gente se va a acabar cansando visualmente y va a exigir algo más (más Femen). Además, me parece estupendo que defiendan t-shirt pero quizás deberían dejar de edulcorarla con camisas por debajo y americanas por encima. O se defiende o no se defiende.

sor

SoR, ¿homenaje al boniato?

Así llegaba ayer la portavoz socialista a la Cámara Baja de los diputados. Me abstengo de comentarios sobre las correas del blazer (eso sí que es apretarse el cinturón y no lo que hacen los españolitos de a pie) o el bolso inflamable XXL con tachuelas. Solo se me antoja que quizá SoR estuviera celebrando Halloween y de ahí el look calabaza diabólica o, más tradicional, la festividad de todos los Santos lo que produjo un atavío en homenaje al boniato.

sor

 

Pero no, porque la socialista ya ha lucido tan tremendo conjunto en otras ocasiones. La siguiente fotografía pertenece a marzo de 2012.

 

sor2

montoroysor.por

Montoro y Sor, unidos por el rosa

Ayer noche puse los informativos de TVE. Por un momento, tuve la sensación de que lo que estaba viendo era un programa de humor. Un gag en el que parodiaban  al ministro de hacienda caricaturizándolo como Arias Navarro pero con  un toque actual, o divertido: la corbata estaba coloreada de rosa ácido. Ahora bien, en la misma jornada, el color corporativo de UPyD, pero también el del día Internacional contra el cáncer de mama (que se celebra este sábado), también tiñó, como es más habitual, una prenda del estilismo de Sor. Sin embargo, la portavoz del PSOE en el Congreso debería abstenerse de los nudos no vaya a ser que un día se enrede y tengamos un susto.

montoro

El lunar en la frente creo que no le pertenece. Aunque con esa voz de bruja de cuento que tiene quizá finalmente le haya salido una verruga para acompañar.

sor

El nudo se las trae pero lo peor, sin duda, es pasar «la cuerda» por debajo de las solapas de la chaqueta.