¿Revolucionario? Desaparece

Será por aquel legado de glamour que tan bien perpetró Grace Kelly para salvar a una monarquía aislada, débil y casi decrépita o porque (teoría que mis hermanos os defenderán a ultranza) me pasé visionando Disney de pequeña; pero lo cierto es que cada año busco las fotografías del Día Nacional de Mónaco para repasar los estilismos de, principalmente, Carolina, Carlota y Beatrice de Borromeo (estilísticamente, el resto de la familia no aportan nada incluso llegan a ser de lo más mediocre o barriobajero… Por Dios, cómo está la realeza…). Pero ya que los dinosaurios siguen sobreviviendo, que me regalen la vista luciendo y defendiendo (hay que tener porte y las citadas, reconozcámoslo, lo tienen) diseños de cuento. SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2019-11-22 a las 9.20.08

Rajoy, Felipe, Barcelona

La separación debe entreverse tan inminente (o, por lo menos, tan intimidante) que no sólo ha aparecido por casa el marido ausente con un enorme ramo de rosas (“lamento haberte ignorado durante décadas: venga, aquí tienes 1.900 millones de euros para que te compres los trenes que quieras»), también amenaza con instalarse la suegra («hija, en la convivencia siempre hay que aguantar cosas»). Según apuntan algunos medios, Felipe VI planea aumentar su presencia en Barcelona y recuperar el Palauet Albéniz como residencia oficial. Ya durante la celebración del Mobile World Congress, el actual rey hizo noche por primera vez en sus reales aposentos. Aprecien aquí toda una declaración de intenciones: “Esta es mi casa”. SEGUIR LEYENDO

expo29

Pisarello disfrazado de Trump y otros horrores de los Gaudí

En la invitación se incluía una nota referida al dress code: «Elegante, glamouroso. Etiqueta». Pero por el resultado final parece advertirse que o los asistentes sudaron de la misiva o que nadie entendió ninguno de los tres conceptos. Recomiendo a la Acadèmia de Cinema català que el año que viene prepare un libro de estilo con indicaciones más específicas sobre los estilismos o la gala volverá a convertirse en el pasaje de los horrores. Y es que en general, en este país la gente confunde arreglarse o vestirse de gala con disfrazarse. De ahí los looks esperpénticos de cada boda o entrega de premios cinematográficos. Si a eso se le suma la asistencia de políticos a la alfombra roja, la cosa no hace nada más que empeorar. En fin, cuatro notas sobre los representantes públicos a la ceremonia de entrega de los Premis Gaudí.

2017-01-29 22.49.58

Read More

Antes de enfundarse un smoking…

«En la invitación se consignaba que había que asistir de uniforme y con condecoraciones, o bien traje de etiqueta. Esto me molestó y decidí plantear la cuestión al presidente Cortezo. Este, en tono irónico, me contestó: ‘Si usted entiende que el traje de albañil es de etiqueta, puede asistir con él’. (…) Asistí a la sesión inaugural con traje de americana. Entré en el salón de espera inmediato al de sesiones, y me encontré a los otros consejeros vestidos con uniformes militares, de frac, de gentiles hombres con la llave en el trasero… ¡Aquello parecía un baile de máscaras! No me atolondré; al contrario, aquel espectáculo me reconfortó, y consideré ridículo embutirse en aquellos trajes, algunos ya cortos y estrechos por su antiguedad, para discutir asuntos de la administración del Estado. (…) Terminada la ceremonia, recibí felicitaciones de algunos colegas, diciéndome que había hecho bien rompiendo con la tradicición; ellos mismos se reían de verse con tales disfraces. En reuniones posteriores, muchos asistieron ya con traje de calle. El general Weyler fue alguna vez con pantalón de pana, que utilizaba para montar a caballo. Esta mutación de trajes me recordaba cuando Pablo Iglesias entró por primera vez en el parlamento con capa y sombrero flexible, rompiendo con la costumbre de acudir con traje de etiqueta y sombrero de copa». 

Francisco Largo Caballero. Madrid, 1931

 

Aristocracia A diferencia del traje (aunque después se lo apropiara la burguesía para asentarse, es un vestido de carácter revolucionario gracias a los sans culottes), el smoking (al igual que el chaqué y el frac) responde a un origen aristocrático. En 1860,  el príncipe Eduardo le encargó a su sastre de confianza un traje cómodo para sus celebraciones privadas en casa. Nacía así la dinner jaquet -también conocida como «smoking» por el hecho de que, después de la cena, los hombres se retiraban a fumar y gobernar el mundo. Unos años más tarde, un amigo neoyorquino del príncipe de Gales imitó el look y lo popularizó en el selecto club de millonarios Tuxedo Park Club, de ahí que en EEUU la dinner jaquet británica reciba el nombre de «tuxedo» o «tux».

smokin1

Símbolo oligárquico Debida a esta vinculación clasista, es comprensible que la izquierda nunca se haya sentido cómoda con este tipo de estilismos y los haya rechazado al considerarlos símbolos oligárquicos. Salvador Allende, y todos sus ministros, acabaron con la costumbre de vestir chaqué en la investidura; Mandela y Lula se negaron a someterse a la etiqueta exigida por Isabel II; Krushev y Gorvachov se reunieron con sus homólogos estadounidenses pero, pese a dar el cante en la foto de familia, jamás posaron en una cena de gala con black tie; incluso Blair y Brown acudieron al funeral de Margaret Thatcher con sastre, mientras los demás invitados acataban el código estilístico de la ceremonia… Ejemplos los hay a miles. En España, Santiago Carrillo canceló su asistencia a una celebración en Zarzuela con el rey Juan Carlos por no permitirle ir con traje de calle. «Ni en tiempos de clandestinidad, cuando tuve que viajar en primera en un transatlántico fingiendo ser un diplomático, he aceptado utilizar esas prendas. Yo pensaba que si me disfrazaba con un esmoquin o un frac ya no podría volver jamás a Vallecas», reflexionaba sobre esta cuestión el comunista español. Pero sí, claro, supongo que si a Pablo Iglesias se lo exige Antonio Resines -galán del cine español por excelencia…-, la cosa cambia… #hiperventilando

Captura de pantalla 2016-02-11 a las 19.31.16

Revolución femenina En los años 70, el gran Yves Saint Laurent continuó reglándole libertad y poder a la mujer al proponer el smoking femenino. La mismísima Miuccia Prada repartía panfletos comunistas en la universidad vestida con un tuxedo de YSL… Y es en ese caso, en el caso femenino, cuando la izquierda puede reivindicar que el smoking persigue también para su ideología una revolución: la revolución de la mujer. Lamentablemente, aunque Carme Chacón se presentara a su primera Pascua Militar con una versión de Purificación García, se le olvidó dotar de significado aquel atrevimiento #rebeldesincausa = #pseudoizquierda

ysl chacon

Informal El smoking, pese a establecerse como un traje de etiqueta por su vinculación a una «clase social superior», es una pieza informal. ¿Esto qué significa? Así como el chaqué o el frac no lo permiten, el smoking puede convivir perfectamente con el traje (a no ser que en la invitación al evento figure la exigencia de sólo ese dress code en concreto). Por lo tanto, aquí mi mensaje para los yihadistas del protocolo, Pedro Sánchez no incumplió ningún código estilístico la noche de los Goya (pese a ello, ya obtuvo su merecida reprimenda, hace unos meses, por aparecer con black tie en la portada de una revista de moda).

pedro

Protocolo Aunque pueda convivir con el traje, si uno se decide a utilizar un smoking, entonces sí que se exige cumplir con las reglas y el exquisito y meticuloso ritual que conlleva el look: 1) sólo se vestirá de noche; 2) nunca con corbata (aunque lo hagan en Holywood); 3) la pajarita será proporcional a la cabeza de uno y nunca de quita y pon: hay que saber hacerse el lazo, denota madurez; 4. con americana simple, siempre chaleco (se puede desabrochar la chaqueta) o fajín; 5) si se opta por la chaqueta cruzada (menos formal), nunca se desabrocha; 6) aunque no se vean, siempre se llevan tirantes negros (nunca cinturón) 7) el traje debe ser, más bien, entallado; 8) el raso de las solapas debe ser el mismo que el del pantalón y el fajín 9) la camisa blanca es especial para smoking (lleva botones en la parte baja trasera para abrochar en el pantalón e impedir que se mueva) y en los puños, gemelos; 10) botones blancos o negros #painnovaroshaceishipstersyatomarporsaco ; 11) calzado: unos Oxford negros acharolados relucientes con calcetín de seda negra; 12) el smoking será negro #painnovarosahacerishipsetrsyatomarporsaco y con el buen tiempo se permite el blanco #loveBogart en Casa Blanca; 13) el look desenfadado (no me afeito desde hace días) no casa con el vestido; 14) si te pones un pitillo en la boca, echarás el humo hacia arriba (seguridad) 12. si bebes algo, por favor, que sea un whisky; 15) ya advirtió John Berger que «la arquitectura del traje deforma al trabajador»… Todos estos trajes decimonónicos buscan enaltecer el gesto al caminar, sentarse, conversar, escribir… Vamos, que se exige porte (sensibilidad, estilo, carácter, presencia…) para no quedar en evidencia (estudiar a Sinatra) 16) si se va incumplir cualquiera de estos puntos básicos, abstenerse (optar por otra vestimenta). Sencillamente porque es una aberración a la estética, al arte y la cultura #favenirmaldulls

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Provocar… Desnudar a un hombre ataviado con un smoking (desabrochar los botones de la camisa unidos al talle del pantalón, deshacerse de la pajarita, los tirantes, el fajín…) debería sugerir la misma delicia visual y táctil que desvestir a una fémina enfundada en un petit robe noir recto con cremallera (desde la nuca al final de la espalda) y una delicada media de seda (no confundir con un panty). Si no provocas esa sensación (deseo, sensualidad), se te retira inmediatamente la licencia (fantasía) de agente 007. Si el objeto de Iglesias era sorprender a los medios y la opinión pública, bastaba con que hubiera adquirido ropa de su talla (¡la que fuera!). Si sólo trataba de mostrar respeto por el cine español, lo mismo: ¡el secreto está en dar la talla!

bond

#cataloniaisnotspain Por suerte, la influencia gala ha provocado que la estética de la burguesía catalana sea especialmente austera y sobria (aunque, por desgracia, sin la sofisticación parisina). En este caso, podríamos decir que Catalunya no es España, pues rara vez se ha dado el caso (ni hoy ni antes) en que los representantes públicos del país se hayan prestado a lucir trajes de etiqueta en una ceremonia. El smoking, el chaqué o el frac son vestimentas más propias en sistemas de gobierno con vestigios feudales (pese a que en Catalunya siempre hay el típico horterilla que se presenta a la boda de día de su hermana con smoking…; en Andalucía o Madrid, no hay ceremonia nupcial de postín que se resista al chaqué).

chaque

 

 

El problema de esta fotografía

Las ministras de Vogue, también la de medio ambiente, posaron en La Moncloa rodeadas de pieles. Soraya Sáenz de Santamaría no entendió tanto alboroto por aparecer descalza y estirada en el suelo con un vestido de fiesta de Rosa Clará. Incluso a la ministra de justicia de Sarkozy, Rachida Dati, la acribillaron a críticas en el país del lujo por fotografiarse con un vestido y unas botas de Dior (piezas que jamás devolvió a Paris Match)… Pedro Sánchez no es el primero ni será el último, pero este tipo de posado no le beneficia nada a un político. El problema de este tipo de fotografía es que quedas retratado. Veamos por qué.

1. Representante público. Aunque parezca obvio, siempre hay que acabar recordando que un representante público no es una estrella del cine o del rock. Además de cercanía (motivo por el cual parece poder justificarse ya casi todo), el líder político debe transmitir seguridad y seriedad. La idea de Harper’s Bazaar de recrear el posado de Steve McQueen con un político es original (el equipo editorial vela por los intereses del medio de comunicación, no por los de la campaña del candidato), pero los asesores de Sánchez debían haber pactado otro tipo de aparición más propia y beneficiosa para los intereses de un aspirante a presidir un país.

2. «Muy americana…» Los que defienden este tipo de posados y editoriales de moda con políticos enseguida sacan a relucir a los líderes estadounidenses. Sin embargo, nadie señala que Barack Obama -ni como candidato ni mucho menos como presidente- jamás ha aparecido en una revista con ropa cedida y/o elegida por la estilista de una publicación. Sencillamente porque al enfundarte una indumentaria que no es la tuya adoptas otra identidad (falsa). «El disfraz» es un lujo que puede permitirse un actor o un cantante, incluso una primera dama, pero nunca el candidat@ que aspira a conducir un país.

3. Credibilidad. Todo candidato busca resultar creíble. Para ello, es esencial que exista una cierta coherencia entre lo que se dice y lo que se hace (correspondencia entre el discurso verbal y no verbal). Y aunque para la mayoría de la opinión pública al PSOE (y a la socialdemocracia en general) ya no le quede nada de socialista ni de obrero; ellos siguen presumiendo de ser un partido de izquierdas… En esta fotografía, Pedro Sánchez viste un smoking. Junto al chaqué y el frac, el tuxedo representa un símbolo oligárquico que la izquierda siempre ha rechazado con fervor: desde Allende a Mandela pasando por Kruschev. «Ni en tiempos de clandestinidad, cuando tuve que viajar en primera en un transatlántico, fingiendo ser un diplomático, he aceptado utilizar esas prendas (…) Yo pensaba que si me disfrazaba con un smoking o un frac ya no podría volver jamás a Vallecas», explicó Santiago Carrillo sobre esta cuestión. En la instantánea también aparece la mano de una dama con la muñeca llena de relucientes pulseras. En política (y en tiempos de crisis más), la ostentación siempre es signo de mal gusto o como bien dijo Chanel: «Si las joyas son signo de algo abstracto, lo son de la bajeza, de la injusticia o de la vejez (…)». 

4. Pasar de moda. El político debe saber reconocer e incorporar aquellas tendencias (que serán permanentes) a su estilo de vida (demuestra que vive conectado a la realidad) pero no debe caer en los juegos y caprichos de la moda (fashion victim). ¿Por qué? Porque la moda pasa de moda y el objetivo de un político es precisamente otro: permanecer en el cargo o en el recuerdo del colectivo. Y eso, como bien saben los que se dedican al mundo de las vanidades, sólo lo consiguen los clásicos. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.