J’adore Fleur Pellerin

En muchas entrevistas me preguntan sobre mi fascinación por Francia. Bien, incluiré en mi larga lista de halagos al pueblo francés a la ministra de PYMES. Adoptada de pequeña por un matrimonio galo, Fleur Pellerin ha querido regresar unos días a  su país natal, Corea del Sur. El domingo al mediodía salió a comer a uno de los mercados de Seúl con su diadema a lo Gossip Girl (S3, así, sí). Sencillamente, encantadora.

Mariano Rajoy, este es Barack Obama

Os confieso que me desconcierta encontrar aún periodistas que aseguran no encontrar diferencias entre la indumentaria y estética de Mariano Rajoy y Barack Obama. «Van los dos muy parecidos, ¿no?», me sueltan. Y yo, absorta por la ceguera o la locura que sufre mi interlocutor, empiezo a enumerar los puntos débiles de nuestro presidente. Por suerte (o por desgracia), ya tenemos las fotografías del encuentro entre el presidente español y el estadounidense. Y otra vez, quedamos en evidencia. Pero como hoy es el cumpleaños de Rajoy, mi reprimenda (y tirón de orejas) va dirigida a sus asesores. La última ocurrencia que le han aconsejado al pobre Mariano es que llevar abrigo le resta valentía (es más macho ir a cuerpo descubierto). Por eso, en Berlín, Angela Merkel (tapada hasta las orejas), al advertir al popular con un fino traje de chaqueta, le animaba (incluso lo frotaba para darle calor) a que se cubriera. Por favor, señor presidente, compre hoy un abrigo de cashemir azul marino, negro o camel (quizás este último algo atrevido para usted), no vaya a ser que pille una pulmonía. ¡Ah,  y mande a sus consejeros al cuerno!

 

En esta imagen (rollo fotomatón) es casi imposible quedar bien. La media sonrisa de Rajoy (si se ríe del todo, se rompe) compite con la de Obama. No diré nada de la barba y el pelo del español, observemos las gafas (arghhhh!). Bajemos... El cuello de Obama es elegante y la corbata, preciosa. La americana de Rajoy le va un pelín ajustada (es lo que pasa cuando no te haces el traje a medida, o muy grande o muy justo), la de Obama le va que ni pintada.

 

Look muy parecido, pero, en serio, ¿alguien no ve lo que yo veo? De todos modos, debo reconocer que esperaba algo mucho peor.

 

 

Y si a alguien le queda alguna duda... Comparemos las dos formas de aterrizar en Seúl. El presidente americano, con abrigo largo de cashemire y bufanda oscura, baja con solemnidad y sofisticación los peldaños del Air Force One.

 

El presidente español, con parca chubasquero y zapato marrón, aterriza en Séul después de ir a recoger caracoles al campo o lechugas al huerto. Por favor...

El look de Rajoy para encontrarse con Obama

No sé si podré esperar… Se dice, se comenta y se rumorea que el 27 o 28 de marzo se producirá el gran encuentro entre nuestro presidente y el de EEUU. Será durante la Cumbre de Seguridad Nuclear en Seúl y me gustaría conocer el atuendo que Rajoy tiene pensado para tan importante cita. Ay, qué tonta. ¡Si al jefe de gobierno español no le preocupan estas bobadas! Viri, su esposa, será la encargada de escoger estilismo. Según las últimas informaciones, las compras las realiza en Yusti, tienda de caballeros especializada en firmas italianas como Brioni, Etro, Tod’s o Corneliani. Algo, lo de acudir al país de Berlusconi para adornarse, que, lógicamente, no ha gustado nada aquí. No diré que hayan marcas españolas mejores, pero seguro que algún buen sastre encontraba (por favor, no insistan con lo de Camps porque José Tomás nunca fue sastre sólo un dependiente de las tiendas Milano que tomaba medidas). En resumen, le aconsejo que se arregle para la ocasión y no nos deje en evidencia como su antecesor.

Por si alguien no advierte diferencia, el de la izquierda es Obama. El otro, Zapatero.