La representación gestual del 155

Bob Pop confesó esta semana en Late Motiv que cuando algún individuo o temática lo incomoda decide travestirlo. Así, en vez de referirse a «el 155″, habló de «la 155″. He procurado seguir la recomendación, pero como analista del lenguaje corporal se me hace imposible. El 155 es macho, el típico machito ibérico español tardofranquista. Y no importa si quien lo justifica es una mujer: la representación gestual del 155 supura testosterona.

Fue evidente la bravuconearía con la que Soraya Sáenz de Santamaría (S3) salió ayer por la tarde a defender el 155 en el Senado. Quizá, la afonía -no se sabe si de taberna o por tanto gritar el “a por ellos»- facilitaba visualizar esa arrogancia tan característica en la vicepresidenta cuando se enfrenta al adversario. Porque gestualmente intentó estar contenida (las manos ancladas en el atril para evitar tentaciones, pero los brazos separados para expandir su espalda y presencia). Todo se concentró entonces en su rostro: altivez (levantar barbilla=soy superior a ti), mirada desafiante (ojos dilatados=te tengo ganas) y exhibición innecesaria de los dientes (ataque inminente). Aunque lo más llamativo fue cuando se relamió al imaginar el hecho de que Puigdemont hubiera acudido finalmente a la cámara alta (menos mal que el president no lo hizo, lo hubieran devorado). SEGUIR LEYENDO

s3barbilla

Un mínimo de educación

A algunas personas parece que hay que explicárselo todo. No se bosteza en público. Y en el caso de que no se pueda evitar, uno se tapa la boca con la mano. Por Diooooooos, menudos representantes…

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

rajoy1

El pelo de Rajoy recita Grecian 2000. Fin de la cita

Para los que no hayáis podido hacer el seguimiento de la comparecencia de Rajoy, recupero aquí los comentarios vía tuit y facebook que he ido colgando a lo largo de la mañana acerca de los atavíos de nuestros representantes. Fin de la cita.

Mientras Rajoy cita y cita, su pelo recitaba Grecian 2000. El presidente siempre comete el mismo error: teñirse el día antes de una fecha importante. Otro de sus permanentes fallos estilísticos es la inevitable corbata torcida.

Mientras Rajoy cita y cita, su pelo recitaba Grecian 2000. El presidente siempre comete el mismo error: teñirse el día antes de una fecha importante, algo que aún le resta más credibilidad. Otro de sus permanentes fallos estilísticos es la inevitable corbata torcida. Por cierto, ese gesto suyo de arrugar el entrecejo cuando está sentenciando es totalmente incoherente (¿no se cree sus palabras ni él mismo?).

Mª Dolores de Cospedal, varias veces citada en la jornada de hoy por la oposición, sigue tirando de blanco angelical. Rita Barberá, por si las moscas, también.

Mª Dolores de Cospedal, varias veces citada en la jornada de hoy por la oposición, sigue tirando de blanco angelical. Rita Barberá, por si las moscas, también.

Si alguien se aburría podía entretenerse jugando al ajedrez sobre la corbata de Duran i Lleida. Como es propio en él, gafas a juego con el resto de su estilismo.

El otro día lo cité como uno de los políticos mejor vestidos (basándome en la coherencia ideoestética), pero ese cuello desbocado de camisa de manga corta y esa americana que le obligan a llevar no le conviene nada.

El otro día lo cité como uno de los políticos mejor vestidos (basándome en la coherencia ideoestética), pero ese cuello desbocado de camisa de manga corta y esa americana que le obligan a llevar no le conviene nada.

Rosa Díez hoy iba de izquierdas, de ahí el suéter chandalero.

inte, Grecian  Rosa Díez hoy iba de izquierdas, de ahí el suéter chandalero.

 

El cumple de la Consti

Como cada seis de diciembre, los políticos españoles sacan sus mejores galas -lean ahí ya la ironía- para celebrar el aniversario de la Constitución (ese papel que firmaron hace más de 30 años, en el que en teoría se habla del derecho  «al trabajo y a una vivienda digna para todos los españoles», al que no se le puede cambiar ni un ápice, a no ser que al PP-POSE les sople el viento). En fin, veamos los modelos más destacados con los que nuestros dirigentes pretenden honrar a la carta magna.

Menudo susto me dio S3…  Creí  que llevaba escayolados ambos brazos y resulta que eran sus largos guantes de ante -es mucho decir- rosa palo a juego con una cartera deforme y vestido azul «me muero de frío por qué utilizarán tejidos de verano para prendas de invierno». 

Aquí pueden ver a nuestro flamante presidente con nudo perfecto y corbata bien colocada. Esas greñas despeinadas en la nuca, pero debidamente sujetas en la parte delantera por la crencha lateral.

 

Mientras el líder de la oposición hablaba (¿a nadie más le da miedo esta carpa cutre?), Soraya Rodríguez se atusaba el pelo -ojo al vestido- y José Bono -bonita corbata pero no pega con la camisa- intentaba controlarse para no quitarle el micro a Rubalcaba.

 

Y aquí el fenómeno de la fiesta (solo entró para declarar y se largó sin tomar nada). Cayo Lara, uno de los políticos más coherentes en indumentaria de este país -esto si que va en serio. Ayer, con y bufanda roja y chaqueta tipo Barbour  (ya podrían aprender las figuras que lo acompañan).