portada

Kate deja a los chicos en casa y sustituye a McQueen por Jenny Packham

Dejó aparcado al niño en casa de los abuelos, a su marido haciendo de canguro y ella se puso un vestido de princesa para acudir a un cena de gala benéfica. Al día siguiente de bautizar a su hijo, la duquesa de Cambridge sustituyó su sofisticado Alexander McQueen por un fabuloso diseño de seda azul marino de Jenny Packham que le sentaba como un guante. Además de este estilismo, repasamos las fotos oficiales del bautizo del príncipe George.

Preciosa.

 

Action on Addiction gala dinner

 

todos

La familia real inglesa y los Middleton en el bautizo del príncipe George.

george

Este niño es un poco raro, ¿no? Yo creo que va a salir al tío Harry…

herederos

¡Los herederos! Pues no os queda nada antes de reinar…

Rajoy se presenta en el Elíseo con la corbata de Hollande

Las llevará siempre torcidas, pero las corbatas de seda azul marino lisas son la seña indumentaria de François Hollande. Y aunque desde que el presidente galo las luce a muchos de sus homólogos les ha dado por copiarle el look, lo que ha hecho Rajoy hoy es para darle con las puertas del Elíseo en las narices. En alguna que otra ocasión el jefe de gobierno español ya había pretendido emular al socialista francés con un lazo oscuro. Pero en su encuentro de hace unas horas en París, Rajoy se ha atrevido a presentarse a la cita con el mismo estilismo que su anfitrión. No sé cómo acabará el partido de fútbol de hoy, pero el encuentro de Hollande y Rajoy lo resumiré con una frase de Coco Chanel: «No hay éxito sin copia». Es decir, Francia 1 – España 0.

PD. Al final en fútbol, Francia 0 – España 1.

¡Ay, Dios! Rajoy es capaz de decirle a Hollande que lleva su misma corbata.

 

 

Vogue aplaude a la mujer del dictador sirio

Vogue américa intenta justificar estos días un reportaje en el que alaba a la primera dama siria. Tal y como está el panorama, vestir a la esposa del dictador Bashar al Assad con sedas y compararla con una rosa del desierto no parece lo más inteligente.

«Glamourosa, joven y muy chic. Es la primera dama más refrescante y atrayente de las primeras damas», asegura el magazine en un reportaje dedicado a la esposa del líder sirio.  Bajo el título de «Una rosa en el desierto», la primera dama de 35 años de edad posa con seda rosa para el fotógrafo de guerra (resulta de lo más extraño, ¿no?), James Matchwey.

En el reportaje se describe el estilo de la mujer del dictador como de astuta modestia, «sin joyas, sólo perlas de Chanel en su cuello. Ni siquiera luce el anillo de casada.»

Ante el debate que se ha iniciado en EEUU sobre la conveniencia de que una revista de moda y femenina se decante o defienda a la primera dama de un dictador, Vogue justifica la publicación de su reportaje ya que se realizó hace un año. Y aunque el argumento resulte insuficiente, seguro que sería el mismo al que recurrirían mandatarios como Berluconi, Obama, Zapatero o Sarkozy para explicar su amistad con el ahora enemigo jefe libio.

PD: La primera dama siria lleva lacadas las uñas en azul verdoso, por favor, Cospedal no caigas otra vez en el mismo error.

———————————————————————————————–

Vogue applauds the Sirian dictator’s woman

Vogue America these days trying to justify a report in which praises to the first lady of Syria. As is the scenario, dress the wife of dictator Bashar al-Assad in silks and compare it with a rose of the desert does not seem as intelligent.

«Glamorous, young and very chic. It is the first lady’s most refreshing and attractive first ladies”, says the magazine in a report dedicated to the wife of the Syrian leader. Entitled «A rose in the desert”, the first lady, 35 years old, poses with pink silk to a war photographer (it is the strangest thing, right?), James Matchwey.

The report describes the style of dictator’s woman as modesty, «no jewelry, only Chanel pearls around her neck. Not even wearing the wedding ring.»

Before the debate that has begun in the U.S. on the desirability of a female fashion magazine and decanting or defend the first lady of a dictator in the current context, Vogue justifies the publication of his report and held a year ago . And although the argument is insufficient, it sure would be the same that would turn heads as Berluconi, Obama, Zapatero and Sarkozy to explain his friendship with Libyan chief enemy now.