Las chicas de Obama con los Cameron

Los estilismos elegidos por la primera dama estadounidense en su viaje a Londres han dejado mucho que desear. Michelle Obama, en cada una de sus visitas, suele hacer un guiño al estilo del país que la la recibe y  en este sentido se ha integrado perfectamente con las mujeres british (maldad Patry)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acuerdo estético entre David y Sam Cameron

El primer ministro británico clausuró ayer noche el congreso anual del partido conservador llevando corbata morada. La elección por este tono, uno de sus preferidos junto al color corporativo de los tories, permitió que su mujer se pudiera enfundar este vestido sin mangas de Joseph (345 libras) y calzado de LK Bennet (195 libras).

David Cameron construye castillos de arena

Me veo haciendo un míster político en bañador azul antes de que acabe el verano. Si hace un par de días nos fijábamos en el de François Hollande, hoy reparamos en el que ha lucido el primer ministro británico en aguas mallorquinas. En el caso de David Cameron, el traje de baño no podía ser de otro color. Al igual que Margaret Tatcher, raro es el día en que el líder tory declina la oportunidad de teñir alguna pieza de su vestuario (normalmente una corbata) con su tono corporativo. La piel lechosa, muy patriótico. La barriguita, muy de marido «tengo la vida resuelta y mi mujer jamás me sería infiel».

Pobre... Yo que soy piel blanca todo el invierno, por lo menos en verano cojo color. Esta gente como mucho pillará el moreno gamba.

 

SamCam se cuida más que su marido. Aunque ese top no creo que sea el que más pueda favorecerle.

 

A sabiendas que los niños se iban a poner como gambas, recurso típico para los ingleses (y para algún español tontainas que no se pone crema y acaba quemándose): bañarte con camiseta.

 

Tierna estampa del primer ministro construyendo castillos de arena (muy propio de la clase política). Por favor, ese momentazo Algo pasa con Mary en el pelo de Cameron... ¡¡¡Arghhh!!!

Esto no son vacaciones

Están tan empeñados en «solidarizarse» con el sufrimiento de la plebe que se han olvidado por completo de que estamos en agosto y hace un calor tremendo. Este año los líderes europeos no lucen sus cuerpos al sol, ni se pegan un baño. Con ropas más propias para un cambio de estación que para una jornada de veraneo, resisten las altas temperaturas con pocas variaciones en su uniforme. Todo para convencernos de que sus días de descanso no son vacaciones, sólo «una pequeña pausa» en medio de tanto caos. Espero que el calvario les (nos) sirva de algo. Radio Futura – Escuela De Calor

Hollande viajó en tren a la residencia oficial de la Costa Azul dejando muy clarito que aquello no eran vacaciones, solo una pausa. Por eso, bajó a la playa a pegarse un baño de masas pero no de agua salada. Será austero, pero ver al presidente francés con pantalón y polo beis y zapatos marrones en mitad de la arena da un poco de sofoco. El "señor normal", como lo han rebautizado sus compatriotas, debería saber que a las tres de la tarde estar en la playa tan vestido es de todo menos normal. La que me ha dejado de piedra es Valérie Trierweiler: guiri de pueblo total. Bermudas y camisa blanca, con bandolera y deportivas Adidas negras de cordones rosas... jajajajajaja... ¡Ese melenón debe estar de lo más pegajoso!

 

 

David Cameron han preferido Mallorca para intentar desconectar. Pero el primer ministro británico parece que se resiste: camisa de manga larga azul (sin arremangar), pantalón y mocasines negros... ¡Se va a achicharrar! Además, entre esta foto y la del año pasado solo hay un cambio: ha sustituido su polo azul (algo más apropiado) por esta camisa (no tiene demasiada pinta de fresquita). Su mujer, también de azul, con un vestido de Cos y sandalias blancas.

 

Nick Clegg también está en España pero él en Valladolid. Con un look algo más informal que el del primer ministro (jeans y camisa de manga larga arremangada), las sandalias todoterreno son la mayor expresión veraniega que veremos este verano entre los mandatarios europeos. Por cierto, mira que llega a ser feo ese tipo de calzado. Cómo, quizás, pero feo, seguro.

 

Y nuestro presi también se apunta a la moda del resto de políticos europeos: jeans, camisa azul y jersey verde.

 

 

SamCam confía en Zara para elegir alcalde

Los mismos pantalones color butano de Zara (39,99€) que le sirvieron el año pasado para asistir al congreso del partido conservador han llevado hoy a la primera dama británica a votar para escoger al alcalde londinense. Cogida de la mano del primer ministro, no es la única pieza que repetía de aquel estilismo de 2011: el jersey y los zapatos de tacón grises (también de Zara, recordemos que es adicta al calzado de la marca española). Solo una novedad, una camisa blanca. Sea por Kate Middleton o Samantha Cameron, Inditex siempre está presente entre los ingleses.

Aunque el color es arriesgado, el resultado es muy british. Está muy guapa.

 

El calzado de la primera dama casi siempre es de Zara. Amancio Ortega está encantadao.

 

La foto que demuestra que hace un año llevó este mismo estilismo. Hoy solo le ha añadido la camisa blanca y creo que ha acertado.