Colau vs Valls

El cara a cara entre Ada Colau y Manuel Valls en el programa Salvados volvió a recordarles a los candidatos lo importante que es el gesto en televisión. No sólo cuando uno parlamenta y emplea sus manos y expresiones faciales para dar validez e importancia a aquello que defiende y argumenta, también cuando se escucha y atiende al adversario. Una mala cara o plano de escucha puede hundirte. SEGUIR LEYENDO 

Captura de pantalla 2019-04-08 a las 9.54.38

Errores (no verbales) de Puigdemont con Évole

Ciertamente, Puigdemont dio la cara. Sin embargo, cuando uno da la cara corre el riesgo de que se la partan. Rajoy, en casa o en plasma, es consciente de su falta de carisma y no se expone. El error de la entrevista de ayer no fue del president de la Generalitat por aparecer (enfrentarse, jugársela), pero sí de su equipo por no negociar previamente o supervisar a posteriori algunos elementos visuales y estéticos que ensombrecieron su aparición televisiva. A continuación detallo brevemente algunos de ellos.

 

Escenografía

Asedio Desconozco si esa fue la primera y única opción de localización para esta entrevista. Sin duda, no fue la más acertada. El encuentro se mantuvo el viernes y en Barcelona hubo momentos en que llovió, tal vez fuera el motivo por el que finalmente tomaron ese espacio. Las paredes de piedra, las puertas selladas de madera, un único acceso vago de luz… El president parecía aislado en una celda o atrincherado en un castillo. El protagonismo del vaso de agua (sin jarra) y la pobreza del atrezzo intensificaban esta sensación de asedio y penuria.

Frialdad La sobriedad del ambiente (intenisficada en la edición) es excesiva. La mesa es demasiado alta y proyecta una especie de barrera, otra más, con el espectador. En vez de una entrevista, aquello parecía una sala de interrogatorio (y el president aparecía, quizá no como culpable, pero sí como sospechoso). En este tipo de formatos es más conveniente no obstaculizar la presencia (dos sillas y mesitas auxiliares) para dar  la idea de charla amable y cordial (nada que esconder).  

obama

Desprotegido El presentador inicia la entrevista advirtiendo de que él es el que está de espaldas a la puerta. Seguramente se refiere a la puerta por la que han tenido acceso a la sala. Aunque la posición de indefensión (no sólo porque entre la Guardia Civil sino porque pueda entrar cualquier intruso sin que uno pueda verlo) la haya asumido Évole, a lo largo de la entrevista los espectadores pocas veces veremos ese acceso detrás de él y, en cambio, tendremos presentes accesos, aunque cerrados, detrás del president. Por lo tanto, la sensación de desprotección y desventaja (espaldas descubiertas) la percibimos visulamente en Puigdemont. 

Oscuridad El carácter cinematográfico que le ha querido imprimir el programa Salvados a la entrevista perjudica también al president. Además del plano corto, la imagen es oscura lo que proyecta una sensación de que se está hablando de un tema turbio. Sólo la luz de la ventana les acompaña y, aunque incida en el president, la claridad que entra no es tan potente como para presentarlo como el elegido (un visionario). En algunas fotografías tomadas durante la entrevista se ve que hay más focos de luz pero el programa decidió darle durante la edición final ese aspecto (¿Por qué? …)

luz

SINLUZ

Lenguaje corporal

Plano corto Ni el mejor intérprete del mundo es capaz de aguantar un plano corto durante tantísimo rato. Un actor político, mucho menos (ni siquiera Obama). Cualquier asesor de comunicación no verbal política sabe que el primer plano debe evitarse (a no ser que esté perfectamente dirigido y editado por el equipo), no es negociable. Mucho menos cuando se dilata de modo tan exagerado. Todas nuestras dudas e inseguridades se plasman en el rostro. No es sólo que pueda aparecer la mentira o contradicción. Durante el diálogo, el pensamiento y la emoción debaten en nuestro interior. El conflicto se filtra a través de las expresiones faciales antes de ser expresado verbalmente. Las manos son las que pueden ofrecernos contundencia al hablar (y disimular carencias). Pocas veces durante la hora que duró el espacio televisivo se vieron las del president (¿lo habían esposado ya?)

Cansado Como el montaje ha corrido por parte de la productora, prefiero no entrar mucho en el lenguaje no verbal (confío, pero no tengo la certeza de que cada gesto del president coincidía con la pregunta que se planteaba). Sí que la percepción era que Puigdemont estaba cansado (normal, menuda semanita…) y algo desmotivado (su carácter siempre ha sido más enérgico y alegre, incluso en contextos perversos). No creo que sólo fuera que Évole lo cazó en mucho asuntos (que lo hizo), sino que se abandonaba a replicar (excesivamente sincero -cierra lo ojos y estira la boca a modo de mueca de derrota- cuando reconoce que votó en contra de la autodeterminación del kurdistán, dando a entender que el entrevistador llevaba razón; algo que jamás hubiera permitido el ego de Artur Mas que siempre tenía la última palabra y le daba la vuelta a la pregunta). El gesto más repetido en el rostro de Puigdemont fue el de apretarse los labios (reprimir una emoción, pensamiento, idea…), manifestando cierta incomodidad. Fue en la última pregunta (la del fútbol) cuando mostró un gran alivio (resopló y sonrió).

Abatido Si no le ves las extremidades, la persona parece inactiva. Algo que en estos días un líder no puede permitirse. Imaginen que una parte de esa entrevista se hubiera dado en un exterior, a la luz del día, de pie y caminando. Todo cambia según cómo nos lo presenten…

rajoyevole

otegui

Cara a cara, Iglesias vs Rivera

(També teniu l’opció de llegir aquest post en català)

Localización/Escenografía

El espíritu de Tío Cuco En sólo seis meses han pasado de charlar a pie de calle ( Tío Cuco, un bar de Nou Barris en Barcelona) a hacerlo ya en las altas esferas (en el Círculo de Bellas Artes de Madrid). ¿Alguien quiere seguir hablando de “nueva política”?

La mesa Évole no paraba de recalcarles el tono bronco que estaba tomando el debate. Sin embrago, consciente o inconscientemente, la producción del programa había contribuido a tal clima. Así como el primer cara a cara se dio en una mesa redonda (favorece el diálogo y el entendimiento), esta vez la conversación se asentó en una rectangular (propicia el enfrentamiento y la rivalidad).

Bandera Curioso y gracioso (¿casual?) que al fondo del plano de Albert Rivera ondeara la bandera española.

2016-06-05 21.47.35

2016-06-05 21.47.48

Captura de pantalla 2016-06-06 a las 10.51.05

Lenguaje corporal

“No te pongas nervioso” Acusar al rival de nerviosismo para desestabilizarlo… Si entendieran que esa percepción de ansiedad se transmite básicamente a través de la comunicación no verbal (que ninguno de los dos domina) y no de las palabras (la relevancia de la palabra en la comunicación sólo es de un 7% )…

Pies La mesa actuaba como escudo y la exposición de su lenguaje corporal pasaba más inadvertida. Sin embargo, cada vez que se hacía un plano general, comprobábamos la posición que habían tomado al sentarse y que mantuvieron durante todo el cara a cara. Ambos tenían los pies cruzados bajo la silla (equivale a cuando cruzamos los dedos detrás de la espalda). Cuando alguien es sincero (o queremos que lo sea) las plantas de los pies están apoyadas completamente en el suelo. Mucha gente asegura que es una posición muy cómoda y habitual. Y sí, es lo que tiene la sinceridad que generalmente incomoda muchísimo….

2016-06-05 23.26.50

Agresividad/frustración La incontinencia gestual de Rivera es su talón de Aquiles. Sus gestos transmiten ansiedad e incluso ciertas muestras de agresividad y frustración. Aunque intenta reprimirse (de pie, manos en los bolsillos para no hacer su sempiterno gesto de barrera/protección: foto2), al tratarse de un lenguaje inconsciente no lo logra y acaba apareciendo un gesto desafortunado en el peor momento. Ayer, en distintas ocasiones, se cubrió la cara con las manos (esta situación me está desbordando) y realizó el gesto de suplica (no puedo, esto me supera). No paraba de negar con la cabeza y de subirse la manga (gestos excesivamente negativos). Aunque el fallo fuera de producción, Rivera se quedó sin agua y aún así apuró hasta la última gota (se estaba ahogando en un vaso de agua).

2016-06-05 23.26.36

 

Captura de pantalla 2016-06-06 a las 11.08.06

 

Boli Vicio de tertuliano que a Iglesias le sirve para camuflar su nerviosismo y ansiedad. El podemita no sabría qué hacer (comunicar) con las manos y el boli le permite tenerlas entretenidas (que su falta de comunicación no verbal (seguridad) pase desapercibida). Sin embargo, además de un recurso más propio de un principiante de oratoria que de un verdadero líder, el bolígrafo acaba delatando los verdaderos pensamientos del individuo. Como el bebé que busca el consuelo de la madre primero en el pezón, luego en el chupete y, por último, se conforma con su propio dedo; Iglesias se pasó todo el debate llevándose el bolígrafo a la boca (necesito que me reconforten) e incluso presionándolo sobre sus mejillas (autolesionándose).

Captura de pantalla 2016-06-06 a las 10.56.44

Iglesias, el preparao El primer cara a cara lo ganó Rivera. Al igual que le pasó a Felipe González con Aznar, Podemos se ha preparado a conciencia esta segunda vuelta. Bastaba con observar el cuidado orden que mantenía Iglesias con sus notas. Rodeado de información tanto a la izquierda, como a la derecha o en el centro. Las octavillas que ya había empleado las depositaba en otro montoncito. Rivera sólo tenía una libreta a la derecha y que no utilizó para nada. Esta vez, Iglesias se merendó al Naranjito.

 

Indumentaria

Arremangue El arremangue de la camisa tiene un tope, el codo. Por encima es de garrulillo. En política, además, una camisa azul arremangada por encima del codo recuerda excesivamente a la estética marcada por José Antonio Primo de Rivera para Falange… #ojo

2016-06-05 21.46.50

Sobado Aunque Rivera aclaró anoche en Twitter que hacía mucho calor y no habían subido lo suficiente el aire acondicionado, nada más llegar al encuentro su presencia ya se antojaba excesivamente ajada. La pésima calidad de la camisa, el pecholobo que tanto le agrada (nunca jamás desabrochar más de un botón de la camisa), el aspecto sucio de su pelo y alguna gota de sudor que le resbalaba por  la patilla lo dejaron en evidencia incluso ante una presa estética tan fácil de superar como es la de Pablo Iglesias.  Y si la estrategia era competir con la dejadez de Iglesias, creo que se equivoca. Para bien o para mal, el target de C’s no es el de Podemos. Además, sin PSOE ni PP, C’s podía haber aprovechado para captar algún voto más conservador que exige una estética diferente.

Corbata Desde que la “gurú de estilo” Ana Rosa Quintana se la aconsejó y le regaló un par de ellas, Iglesias aparece más veces con corbata. Si Alexis Tsipras acató la americana para gobernar, ahora que el líder podemita acaricia la presidencia le toca supeditarse a la soga al cuello. Si fue capaz de enfundarse un smoking (considerada por las izquierdas como un símbolo oligárquico), en nada acaba con un terno. Sin embargo, la seguridad y seriedad que se busca en el accesorio por excelencia de la coquetería masculina no se da por gracia divina: si el nudo no está bien ejecutado lo que transmite es una imagen de inmadurez nada conveniente para un líder político. Si lo que Iglesias pretende proyectar es una imagen de “rebelde sin causa”, el resto del estilismo tendría que estar perfectamente escogido para que destacara el desaliño de la corbata (así sólo sugiere abandono y desgana).

 

 

Me importa un “Cotino”

Ayer vi el programa de Salvados dedicado al accidente del metro de Valencia. Me pareció muy significativo el gesto que hizo Juan Cotino con su corbata (se  echó la lengüeta hacia el hombro) al esquivar las preguntas de Jordi Évole. “Me importa un Comino”, vino a decir la comunicación no verbal del presidente de las Cortes Valencianas… Este personaje es el mismo que tuvo la gran idea de prohibir las camisetas pancarta de Mónica Oltra en nombre del decoro. ¡¡¡Qué miedo me da la gente que emplea el término “decoro”!!!