Contracrónica de la Diada

No es la cantidad. Como cada año, y como en cada manifestación, baile de cifras sobre los asistentes. Un millón o 350 mil personas, según a quién le preguntes. Así como hay ciegos que logran ver nítidamente, tampoco hace falta ser ciego para estar ciego. A vista de humano que sólo quiere ver para después analizar y opinar con humildad (la objetividad no existe, a no ser que uno decida dejar de ser sujeto), mucha gente. O por lo menos, la suficiente para que nadie con un mínimo de inteligencia crea que ignorando la presencia (causa y mensaje) de la multitud (una parte importante de la sociedad) el problema desaparece. SEGUIR LEYENDO

 

Captura de pantalla 2017-09-12 a las 10.51.25

El Parlament en rosa

Hasta cromáticamente llevamos ventaja. ¿Quién se imagina el rosa en el Congreso de los Diputados en una jornada tan tensa como la vivida el miércoles en el Parlament? Porque no me refiero a la tonalidad de la chaqueta de Carme Forcadell (más parecido al color corporativo de UPyD y que analizando la bilis que expulsa Rosa Díez en Twitter imagino que eligió por la sangrienta batalla de Magenta de 1859); hablo de la bella, acertada, provocadora y llamativa americana en rosa empolvado que vestía Joan Ridao…

Si la ANC dispusiera de una mínima sensibilidad estética o se dejara aconsejar por la CUP (bien, por la #cuquiCUP) habría reparado que el color de esta Diada, y de la desobediencia en general, no debía ser el que caracteriza al chaleco obligatorio de la DGT. Hace un año y medio, los “antiESTEsistema” ya detectaron, a la par que el New York Times y Apple, la tendencia del “millennial pink”. En versión cupera, “Sense Por! Desobeïm per la independència”. SEGUIR LEYENDO

Parlament_de_Cataluna-1-O-_Referendum_1_de_octubre-Famosos_244738917_45644965_1024x576

La rosa encantada

Érase una vez, en un país muy, muy cercano (…). La rosa que les habían ofrecido (los votos a una mayoría independentista) era en verdad una rosa encantada que seguiría fresca hasta que se cumplieran 21 meses (alguien poco enterado con el relato de Disney dijo 18, pero en realidad tienen de margen hasta junio).

Si los habitantes de aquel Palau eran capaces de celebrar (o fijar una fecha) un referéndum o referéndum vinculante antes de que cayera el último pétalo se desharía el hechizo y tendrían la posibilidad de independizarse. Si no, seguirían condenados a seguir formando parte del Estado para siempre y acabarían todos inhabilitados. Al pasar los meses, algunos comenzaron a impacientarse y perdieron toda esperanza (a hablar de posibles “candidatos autonomistas” y a querer denunciar al aliado ante la fiscalía enemiga, un disparate). SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2017-04-26 a las 14.04.12

La rosa tatuada de Cifuentes

Uno de las peculiaridades estéticas que más llaman la atención en la imagen de la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid son sus tatuajes. La popular tiene cinco pero hasta ahora sólo habíamos podido apreciar tres de ellos: las letras chinas de la muñeca, los soles de los tobillos y el tribal de la rabadilla. Ayer, en la cena de gala que los reyes ofrecieron al presidente de Perú, Cristina Cifuentes dejó al descubierto una rosa -por cierto, igual de mustia que la mariposa de la socialista Elena Valenciano- en la espalda. Ahora sólo queda la estrella. ¡Premio para quién la encuentre!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.