mendez

Y ahora Cándido Méndez de Ralph Lauren

Que estoy por regalarle un ejemplar de Espejo de Marx, ¿la izquierda no puede vestir bien? a cada uno de estos que se hacen llamar progres. Aunque con Pablo Iglesias ni así dio resultado y no se le ocurrió otra cosa  al líder de Podemos que pregonar a los 4 vientos que vestía de Alcampo (Auchan) como si tal cosa (como si el hecho de vestir sus ideas en una multinacional que confeccionó sus ropas en la fábrica téxtil de Bangladesh y en la que perecieron 1.038 personas no fuera con él). En fin, que ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se reunió con los sindicatos para explicarles su intención de bajar el IRPF (no solo a los muertos de hambre también a los ricachones) y allí estaban los representantes del trabajador llano con sus atavíos «revolucionarios»: americana, camisa y hasta uno con corbata. Pero el secretario general de UGT, Cándido Méndez, quiso aportar un vestido más claseobrerista. Así se enfundó una cazadora al estilo Ahmadinejacket, salvo que la suya en vez de haberla adquirido en un mercadillo de Teherán a 5 euros llevaba la huella de un jugador de polo estampado en el pecho. Seguramente la pieza de la firma elitista estadounidense Ralph Lauren la sacó de El Corte Inglés, esa empresa española ecosostenible y de la que tan buen concepto preservan sus empleados. Tal vez, si su nuevo resbalón ideoestético se convierte en polémica como el que ocurrió con sus supuestos Rólex, otra vez vuelva a asegurar que la chaqueta y el polo que llevaba debajo se lo regalaron hace 25 años unos amigos… A ver si de una vez despierta la izquierda de verdad en este país porque, por el momento, su credibilidad indumentaria sigue por los suelos.

mendez

sindicatos

A ver, hay otras opciones de piezas que podría ponerse pero sí realmente le gusta llevar un polo y una cazadora, por favor, que elija prendas donde no sea tan evidente la marca… Y mira que en la camisa de su compañero de CCOO también se adivina una banderita en el boslillo de su camisa blanca…

ahmadinejacket

Ahmadineyad aseguraba que sus míticas cazadoras las compraba en un mercadillo de la capital a 5 euros. Quizá fuera mentira pero al no llevar la marca estampada en el pecho pues tampoco se podía decir que no fuera cierto.

sindicats

Además de las pintas zarrapastrosas, no debería haber algún otro elemento que distinguiera a los defensores del trabajador.

marcelino

Por si a alguien le apeteciera reflexionar. Aquí el gran Marcelino Camacho.

El reloj de 30.000$ del patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa

Cuidado con los relojes… Si hace unas semanas hablábamos del supuesto Rólex de Cándido Méndez, hoy viajamos a Rusia para descubrir que el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril, presume de Breguet, un modelo que cuesta nada más y nada menos que 30.000$. El patriarca admitió en televisión que se trataba de un regalo y que jamás lo había utilizado porque no casa con su indumentaria. Como el líder sindical español, Kiril, que hizo votos de pobreza cuando tomó los hábitos de monje, aseguró que aquello era solo un montaje fotográfico. A las horas, la respuesta de algunos blogueros fue publicar una imagen oficial del Patriarcado de Moscú de 2009 que desacreditaba al religioso ya que este aparecía con el reloj de pulsera de la discordia.

Pero no acaba aquí la cosa… Sin quizás conocer los casos de Rachida Dati o Christine Lagarde en los que por milagro del photoshop desaparecieron sus lujosas joyas de la vista, a la Iglesia no se le ocurrió otra cosa que volver a publicar la imagen de la polémica esta vez retocada y sin el reloj. Pero la mala suerte volvió a delatarlos: se observa claramente el reflejo del peluco en el barniz de la mesa donde el patriarca apoya su brazo (jajajaja…).

El «milagro» del reloj comenzó a recorrer de manera muy animada los foros en internet, lo que obligó a la oficina de prensa del Patriarcado a declarar que una joven que trabajaba con el archivo gráfico lo había borrado por error con ayuda de un programa informático (qué triste culpar a la becaria… ¡¡¡Arghhh!!!).  Aunque no se han hecho más declaraciones a la prensa sobre el asunto, el diácono Alexandr Vólkov, número dos de la oficina de prensa del patriarca, citado por el periódico Novie Izvestia, reconoció que «no es costumbre nuestra fijarnos en el reloj que lleva el patriarca». Pues en mi humilde opinión, deberían ustedes empezar a fijarse…

Sindicatos, Rólex y cosas importantes

A horas intempestivas -nada exagerado pero yo, como los niños o la Preysler, necesito nueve horas de sueño para ser- me entrevistaban esta noche y me preguntaban por el Rólex de Cándido Méndez. El presentador explicaba a sus oyentes que los representantes del sindicato no habían querido entrar en antena por considerar que «tenían cosas mucho más importantes que hacer». «!Qué gran verdad!», consideré yo. Con cinco millones de parados habría que ser muy desgraciado para acicalarse por las mañanas (todos sabrán que si dedicas tres minutos a peinarte, pierdes toda capacidad para desarrollar cualquier trabajo intelectual o físico). Así que, por favor, UGT y CCOO urjan a hacer algo por los trabajadores antes de que la masacre ya no tenga remedio. Salir a protestar cuando la reforma laboral ya está aprobada, verán que no soluciona nada. Por eso, corran. Dejen el solomillo en el plato, el vino en la copa y el peluco en casa. Salgan desnudos a la calle y acaben con este despotismo mediocre que nos atosiga. Y, por favor, no insistan enviando a colegas que aseguran que los Rólex no son Rólex, como si el ser una copia pudiera tener justificación. Oiga, Fidel Castro los llevaba a pares (originales, por supuesto. Se puede ser un dictador y tener clase). Mª Teresa Fernández de la Vega también niega haber pasado por el quirófano. Sepan entonces, queridos míos, que la palabra siempre es más engañosa que la imagen.

Luis de Guindos, malo

Nunca soporté a los niñas que trazaban planes crueles para satisfacer los oídos de niñas más malvadas que ellas. La imagen de Luis de Guindos ayer comiéndole la oreja al comisario de economía europeo me trasladó a mi más «tierna» infancia (aunque por desgracia, en la vida adulta, siguen abundando los pelotas). Al comprobar el ministro popular que sus macabras intenciones no satisfacían a su interlocutor, De guindos  optó por recrearse: la reforma laboral va a ser «excesivamente, excesivamente, excesivamente agresiva». Como ya os comenté, De Guindos no me convenció por su imagen (esas greñas y cejas… ARGHHH), pero ahora tampoco por sus políticas. Y he aquí cuando vuelvo a corroborar que las primeras impresiones casi siempre son las válidas. Desde que se responsabilizó de la cartera de economía, ha lucido diferentes Rolex, un Jaeger LeCouture y un Bulgari. El precio de esos relojes supera con mucho (o como insistiría él, «excesivamente, excesivamente, excesivamente») el sueldo medio de un español y aunque su ideología se lo «permita», el respeto por las personas, no. Aunque que le voy a contar yo de educación a un «banquero»…  Otra vez, banda sonora para este post: Celtas Cortos – Tranquilo Majete

El Rolex y otras joyas de Cándido Méndez

Llevo desde esta mañana con la mosca detrás de la oreja. Ayer me llegó un mail en el que me animaban a investigar los relojes del líder de UGT. Buscando en la red he hallado una página en la que detallan cinco de los modelos que acostumbra a lucir Cándido Méndez para defender al proletariado. He comparado varias imágenes (también de vídeo) para cerciorarme de que todo esto era cierto y sí. En principio, no hay trampa ni cartón. Solo cabe la posibilidad de que el sindicalista haya preferido la copia y la falsificación pero eso también estaría feo, ¿verdad? Aunque hoy en día es difícil descubrir la ostentación en un hombre político, los pelucos de los caballeros son los bolsos de firma de las damas políticas. Méndez tendrá mucho gusto para los relojes, pero de comunicación no tiene ni idea.

Rolex Submariner en acero y oro: 6.458 euros

 

Globe Cronograph de Maurice Lacroix: entre 4.000 y 6.000 euros

Raymond Weil (3 modelos distintos a unos 800 euros cada uno)

De Castro le viene al galgo… El comandante los llevaba a pares…