Luis de Guindos, malo

Nunca soporté a los niñas que trazaban planes crueles para satisfacer los oídos de niñas más malvadas que ellas. La imagen de Luis de Guindos ayer comiéndole la oreja al comisario de economía europeo me trasladó a mi más «tierna» infancia (aunque por desgracia, en la vida adulta, siguen abundando los pelotas). Al comprobar el ministro popular que sus macabras intenciones no satisfacían a su interlocutor, De guindos  optó por recrearse: la reforma laboral va a ser «excesivamente, excesivamente, excesivamente agresiva». Como ya os comenté, De Guindos no me convenció por su imagen (esas greñas y cejas… ARGHHH), pero ahora tampoco por sus políticas. Y he aquí cuando vuelvo a corroborar que las primeras impresiones casi siempre son las válidas. Desde que se responsabilizó de la cartera de economía, ha lucido diferentes Rolex, un Jaeger LeCouture y un Bulgari. El precio de esos relojes supera con mucho (o como insistiría él, «excesivamente, excesivamente, excesivamente») el sueldo medio de un español y aunque su ideología se lo «permita», el respeto por las personas, no. Aunque que le voy a contar yo de educación a un «banquero»…  Otra vez, banda sonora para este post: Celtas Cortos – Tranquilo Majete

El Rolex y otras joyas de Cándido Méndez

Llevo desde esta mañana con la mosca detrás de la oreja. Ayer me llegó un mail en el que me animaban a investigar los relojes del líder de UGT. Buscando en la red he hallado una página en la que detallan cinco de los modelos que acostumbra a lucir Cándido Méndez para defender al proletariado. He comparado varias imágenes (también de vídeo) para cerciorarme de que todo esto era cierto y sí. En principio, no hay trampa ni cartón. Solo cabe la posibilidad de que el sindicalista haya preferido la copia y la falsificación pero eso también estaría feo, ¿verdad? Aunque hoy en día es difícil descubrir la ostentación en un hombre político, los pelucos de los caballeros son los bolsos de firma de las damas políticas. Méndez tendrá mucho gusto para los relojes, pero de comunicación no tiene ni idea.

Rolex Submariner en acero y oro: 6.458 euros

 

Globe Cronograph de Maurice Lacroix: entre 4.000 y 6.000 euros

Raymond Weil (3 modelos distintos a unos 800 euros cada uno)

De Castro le viene al galgo… El comandante los llevaba a pares…

 

 

Hollande quiere acabar con el «bling bling» de las joyas de Sarkozy

Con toda seguridad, la segunda vuelta de las primarias socialistas las ganará François Hollande. La ex pareja de Ségolène Royal y padre de sus cuatro hijos, antes de empezar la campaña, perdió más de diez quilos de peso, se procuró mejores tejidos para sus trajes y recorta semanalmente su cabello. Dispuesto a acabar con la presidencia del «bling-bling» de Sarkozy -rudio que hacen las joyas y los relojes ostentosos que luce el círculo del presidente-, su principal enemiga hoy es su compañera de partido Martine Aubry. La socialista, con un aspecto más Merkel que Royal, acusa a su rival de «flojo» mientras éste la llama «fofa».