La reina Isabel II recicla telas de 1961

La reina Isabel II es «frugal y muy consciente de los costes» de su vestuario e incluso utiliza telas provenientes del almacén de Buckingham, algunas de la cuales datan de 1961, revela Angela Kelly, modista oficial de la soberana en los últimos veinte años en el libro Dressing the Queen: The Jubilee Wardrobe (Vistiendo a la Reina: el vestuario del Jubileo). Kelly desvela los gustos a la hora de vestir de la soberana británica, que prefiere diseños que estilizan pero no son demasiado ajustados, tacones de cinco centímetros así como bolsos de mano con asas largas. Además, la soberana no suele cambiar de opinión a la hora de decidir los modelos. «La Reina tiene un conocimiento fantástico de moda y es muy consciente de lo que le sienta bien y de lo que es apropiado para cada ocasión», sentencia Kelly.

Críticas a la primera ministra australiana por recibir a la reina sin sombrero

La primer ministra australiana protagonizó ayer una gran polémica protocolaria y diplomática al no hacer una reverencia ante la reina de Inglaterra. Julia Gillard, quien está a favor de que Australia se convierta en una república, sustituyó el  saludo recomendado por un simple apretón de manos. Además, prescindió de cubrir su cabeza con un sombrero o un tocado. 

Por su parte, la gobernadora Quentin Bryce (de rosa) sí llevó sombrero y accedió a la reverencia.

El chic necesario

Huérfana de primeras damas como Jackie Kennedy, Grace Kelly o Lady Di, la moda hace décadas que busca a otra candidata capaz de devolver todo el esplendor al glamour de la moda. Y aunque Rania de Jordania apuntaba maneras en la carrera al Olimpo de las bellas acompañantes oficiales de los mandatarios del siglo XXI, su lejanía geográfica ha impedido que se asentara en el trono. Pero, por fin, la moda encontró a su musa: la ex modelo y ahora cantante y mujer del presidente francés, Carla Bruni.

Pese a que el objetivo parecía haberse enamorado de Cécilia Sarkozy, el amor -aunque intenso y apasionado- fue corto. Tras muchos escándalos, entre ellos, el de que la primera dama francesa vistiera de firmas italianas, el presidente francés y la moda se encapricharon de otra mujer. Modelo y ahora cantante, Carla Bruni cumple las condiciones idóneas para convertirse en la nueva musa del glamour. Aunque italiana, la nueva reina francesa conoce a la perfección, por su amplia experiencia en la pasarela, el secreto de lo chic. Su influencia no se ha hecho esperar y en las tendencias actuales es notable la presencia del estilo afrancesado  con el que la ex modelo acierta en cada acto y evento al que acude; desde la visita en viaje oficial a la Reina Isabel II hasta el encuentro en solitario con el Dalai Lama. Tanto es así que, en el último número de la revista Vogue de septiembre, una de las editoriales –Primera Dama- de la revista se dedica a la nueva embajadora de la moda parisina.

Además, Bruni combina como nadie los estilismos en sus múltiples facetas. El morbo está asegurado con su próxima actuación en un programa de la BBC junto a Metálica. En fin, sin duda, la nueva primera dama francesa inspirará las tendencias de los próximos años siempre vestida de los pies a la cabeza.