Michelle Obama: «El presidente presume de llevar unos pantalones de cuando era joven»

Como anunciamos a principios de semana, Michelle Obama se iba a convertir en la cover girl de Vogue del próximo número de abril y que saldrá a la venta el 26 de marzo. Pero hoy ya tenemos un adelanto. En la portada aparece la primera dama estadounidense sentada sobre un escritorio y mirando fijamente a la cámara de Anne Leibovitz. Con un vestido azul cerúleo del diseñador Reed Krakoff que deja al descubierto sus tonificados y famosos brazos, la esposa del presidente americano se muestra en este segundo posado para la biblia de la moda mucho más cómoda. Y es que en el  retrato de marzo de 2009, Michelle aparecía acurrucada en un sofá, con los cruzados en señal de protección y un evidente gesto de malestar en su rostro.

Pero más que la portada, lo importante se encuentra en las páginas interiores del reportaje. Con el mismo vestido, Michelle posa en actitud cariñosa con su marido (camisa y corbata de rayas azules) y comentan numerosos aspectos de su vida. Y aunque a lo largo de la entrevista hay pocas cuestiones sobre moda, el propio Barack Obama comenta que desde que llegó a la Casa Blanca su guardarropa se ha visto visiblemente incrementado: de dos trajes ha pasado a decenas. Algo que su mujer valora como un hecho positivo: «Gracias a Dios. Déjenme decirles que este es el hombre que presume de algo como esto:  Llevo estos pantalones caqui desde que tenía 20 años.  Yo siempre le digo que no debe presumir de eso.»

En su primera portada de Vogue en marzo de 2009.

Desvelado el secreto de quién ha conseguido que el presidente de EEUU sea uno de los mejor vestidos del mundo, Michelle Obama insiste en que las mujeres deben utilizar la ropa que mejor las hagas sentir consigo mismas. «Si estás cómoda con tu ropa es fácil conectar con la gente y hacer que ellos también se sientan cómodos. En cada acto con la gente, quiero mostrarles mi yo más auténtico», confiesa.

En el reportaje, aún hay otro cambio de look más. Con el pelo recogido en un moño bajo y enfundada en un ceñidísimo vestido negro largo y cola de Michael Kors. Impresionante.

La investidura de Barack y Michelle Obama

Luego repasaremos más a fondo, pero por ahora deciros que me ha encantado el atuendo de Michelle Obama para la investidura de su marido (mucho más que el conjunto verde manzana de Isabel Toledo de la primera ocasión). El abrigo es de Thom Browne, el cinturón de pedrería y los guantes lilas a juego con los abrigos de sus hijas son de J. Crew, los pendientes de Cathy Waterman y las botas (¡menudo puntazo!) de Reed Krakoff. El presidente ha apostado como hizo ayer  por una corbata azul en honor a su partido. En 2009, el lazo era rojo.

Primero llegó pisando con zapato de tacón medio y sin el cinturón. Las botas y la pedrería fueron el puntazo de la jura.

 

Durante el almuerzo, pudimos observar el vestido que llevaba bajo el abrigo. Ambas piezas son de Thom Browne. La rebeca de punto ya la había lucido el día antes.

 

En 2009, Michelle Obama revolucionó al escoger este modelo de una diseñadora latina, Isabel Toledo. Barack Obama prefirió en su primera vez la corbata roja. ¡Ojo a como se ha blanqueado el pelo del presidente!

Los Obama juran en azul

Aunque hoy es el gran día, ayer ya disfrutamos de algunos de los primeros conjuntos que la primera dama estadounidense ha escogido para celebrar el segundo mandato de su marido. Por la mañana, tanto Barack Obama como Joe Biden y sus respectivas esposas tuvieron un guiño corporativo (ellos en la corbata) con el azul. El vestido de Michelle Obama era de Reed Krakoff. Por la noche, repitió un diseño de lentejuelas negro de Michael Kors que ya había lucido en 2009. Esta vez, gracias al nuevo peinado y el mix de eclécticas pulseras, lo mejoró. Hoy la prensa americana se pregunta por qué la primera dama repite tanto modelo. Los hay que no se han enterado de que estamos en crisis… Dentro de unas horas, más sobre la investidura.