Miquel Iceta, el antilíder

Es el osito que fue abandonado por el último niño que habitó esa casa, hoy ya venida a menos por la inevitable erosión del tiempo. Está sucio y viejo pero aún te mira con ojos inocentes y sonrisa entrañable, convenciéndote de que en el fondo tiene un corazón que no le cabe en el relleno de guata y pidiéndote otra oportunidad. Y aunque tu madre insiste en que lo tires, lo metes en la lavadora con la esperanza de que recupere el rubor perdido. Desgraciadamente, el tambor del centrifugado acabará desmenuzándolo. Pero tú, cabezón y federalista, insistes en juntar las partes. Total, que haces un apaño con aguja e hilo y esperas a que el juguete roto resucite…

Antilíder Como ocurre con el antihéroe, el antilíder carece de todas las características de perfección que se le exigen a un líder. Ni seguridad, ni seriedad. Y encima, en la cercanía -plano en el que podría lucirse- no apetece el arrime.

Adán Si te lanzan un huevo a la cabeza (imbéciles hay en todas partes) y tu aspecto tampoco es que se vea demasiado mermado por el pringue, el asunto es altamente preocupante. Ya no es sólo cuestión de que tu imagen sea agradable y coherente con tu ideario; es que tu apariencia arroje cierto grado de implicación con el aseo (hay gente que por mucho que se limpie sigue ofreciendo un aspecto excesivamente andrajoso). Y no es tanto por la falta de respeto que le demuestras a los demás (el electorado); más significativa es la falta de respeto que te brindas a ti mismo. No se pueden celebrar los 15 mil seguidores en twitter subiendo voluntariamente -sí, voluntariamente- una foto tuya con la camiseta llena de manchas de sudor. Eso más que una celebración es un castigo.

Marca De vez en cuando se pone camisas y polos de marca, como si eso pudiera solventar el problema. Pero nada: el vestuario de Iceta es a la moda lo que el PSC a la política catalana actual.

El hombro tobogán Tranquilos, no se debe a ninguna deformación física: es la americana que le viene grande. A veces parece que tenga un hombro doble y otras, que no tenga.

Puños fuera Se empeña en ultrajar el traje y la elegancia masculina constantemente. Vale que hay que dejar 2cm de puño de camisa bajo la americana pero eso son dos dedos, no medio brazo.

Cetrino Si a esa tez lechosa le añades prendas en colores como blanco roto, rosa palo, marrones, granates (…), acabas con un tono cetrino. Ese aspecto de hombre enfermo que se levanta por primera vez, tras una semana en cama, y que sospechas que aún lleva el pijama bajo la ropa para no coger frío…

Gafas Las lucía insulsas hasta que (como medio panorama político nacional) quiso imitar a Duran i Lleida y darle un toque de color a su andrajoso uniforme. Como es socialista, eligió una varilla roja corporativa.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Candidatos a la alcaldía de BCN

A menos de un mes para la cita electoral del 24-M, empezamos el repaso estilístico de los distintos aspirantes. Hoy, nos quedamos en mi adorada ciudad: Barcelona.

Xavier Trias (CIU) Las gafas: es algo ya típico, pero ese punto vintage vende (y más en una ciudad como BCN). Y aunque algunos consideran que las lentes de estilo retro acentúan su edad, creo que las greñas (siendo una persona de derechas, hay que ir a la pelu más a menudo) y algunas de sus corbatas con estampado cortina son su principal problema. El blanco, el rosa, el azul cielo o el beige le favorecen muchísimo. En twitter, en la foto de encabezado parece que la corbata tenga vida propia. ¿No hay otra?

Jaume Collboni (PSC) No se saca el partido que merece… Es atractivo y joven y uno de los pocos hombres socialistas españoles que se salvaría de la quema estilística, pero debería arriesgar más y apostar por piezas de mayor calidad. Tanto el pelo como la barba siempre los lleva perfectamente recortados. Su punto fuerte, sin duda alguna, la sonrisa (complicidad y confianza). Aunque ya no suele usarla a menudo, debería desterrar la corbata definitivamente: le acorta aún más el cuello. Le gustan los trajes grises pero no le favorece nada ese color.

Alfred Bosch (ERC) Complicado este caso… ¿Estamos a tiempo de sustituirlo por Oriol Amorós? Debería renunciar al traje -no los sabe lucir y no le aportan nada- y centrarse en otras piezas clásicas pero informales (pantalones chinos, chaquetas de punto, piezas desestructuradas…). Lo del pelo, no queda otra que aceptar la realidad o ponerle remedio (dice Albert Rivera que tiene unas pastillas muy efectivas contra la alopecia… aunque sólo crece en zonas concretas… Creo que las venden en Lourdes…).

Alberto Fernández Díaz  (PPC) Cuando yo era una renacuaja, este hombre ya estaba ahí y tenía la misma cara de hastío y cansancio. Lo peor es que con los años parece que esté enfermo. Hay maquillaje para hombres para disimular las ojeras. Si aprende a aplicárselo, le vendría bien. Eso sí, por lo menos, da menos miedo (rabia) que su hermano…

Carina Mejías. (C’s) Es con diferencia, la persona de su formación que mayor control ejerce sobre su estética. Sin embargo, al partido de Albert Rivera les hace falta definirse estéticamente porque nadar permanentemente entre el conservadurismo y la progresía se hace complicado. Le favorece el color y aunque le encanta el cuero como a Alicia Sánchez Camacho, Mejías no se embute en él. Cuidado con los escotes de pico pueden dar más de un susto…

Ada Colau  (BCN en Comú) Sé que es complicado para una mujer de izquierdas definir su feminidad indumentaria en política pero bailar entre el estilo de Merkel y el de Dolors Camats (ICV) no es lo más conveniente. Necesita maquillaje (hay cosmética ecológica y efectiva) y perfilarse las cejas para que sus rasgos faciales se suavicen. Mucho mejor con el pelo largo, liso (nada de volúmenes ni cardados que sólo la agrandan más) y sin peinar hacia atrás (insisto, se trata de dulcificar su imagen). Va totalmente pérdida, no sabe qué talla es la suya y, os aseguro, que desconoce la moda sostenible.

María José Lecha (CUP) Y, por fin, un ejemplo de mujer de izquierdas segura de sí misma y conocedora de su cuerpo. Prendas desestructuradas, tejidos orgánicos y detalles étnicos. Las gafas rojas le dan el toque simpático. Lo único, vigilar esa melena: una cosa es la informalidad y otra, el desaliño. Mujeres catalanas de izquierdas, aquí tenéis un modelo a seguir.

Montse Tonda (UPyD) No creo que tenga ninguna cicatriz (de tiroides, por ejemplo), así que esa obsesión suya de vendarse el cuello con fulares resulta innecesaria. De todos modos, si la manía de taparse el cuello responde a algún motivo (padece de anginas), mejor que elija pañuelos de tejidos de cierta calidad y que aprenda a echarse el echarpe con cierto estilo y no como si se tratara de un apósito. Habría que revisar el maquillaje, el pelo, la indumentaria… pero ganaría ya cierta seriedad si prescindiera de esos pendientes de mercadillo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Captura de pantalla 2014-12-10 a las 21.59.50

El cambio que necesita Iceta

En Cataluña se ha puesto de moda impartir conferencias políticas (yo diría que son los mismos mítines de siempre, pero bueno). Empezó Artur Mas, le siguió Oriol Junqueras y ayer se apuntó a esta tendencia el líder del PSC. Viendo la estampa del protagonista solo puedo decir que Miquel Iceta es a la política catalana lo que su corbata a la moda.

Captura de pantalla 2014-12-10 a las 21.59.50

«El canvi que necessitem» (El cambio que necesitamos). A ver si se aplica el cuento…

icetasanchez

Bella y bestia son

Pedro Sánchez y Susana Díaz acudieron ayer al Congreso del PSC en el que se oficializó a Miquel Iceta como primer secretario de la formación catalana. Mientras el nuevo líder del PSOE escogió para la ocasión su ya clásico atuendo informal (jeans, camisa blanca y zapatillas negras) para dejar aún más en evidencia, si cabe, el desarreglo de Iceta -americana oscura con camisa azul y pantalón beis y después (apuesto lo que sea a que durante el almuerzo se le cayó la comida encima), americana y pantalón oscuro con camisa rosa-; la presidenta de Andalucía confío de nuevo en una blusa de transparencias (tranquilos, llevaba top a juego debajo) manga mariposas -pese a que le pirran, no le favorecen nada- con la que parecía arropar al catalán (como una gallina a su polluelo). Y, bueno, allí estaba también Carme Chacón: de gris, como la vida misma.

icetasanchez

La bella y la bestia. Visualizar bien el estilismo de Iceta (por Dios, lo del pantalón no tiene perdón)…

psctodos

No nos distraigamos… Aquí con americana oscura, camisa azul y pantalón beis…

chacón

Y ahora, con camisa rosa y pantalón oscuro… Yo me puedo cambiar de ropa cuatro o cinco veces al día, según el momento y mi estado de ánimo. Pero a sabiendas de la fama (merecida) de zarrapastroso que tiene el nuevo líder del PSC, estoy convencida de que una mancha provocó el cambio de look de Iceta ayer. Por otra parte, excesivo el bronceado Miami de Carme Chacón…

díazmanga

¿Os acordáis de los osos amorosos…? El catalán y la andaluza coinciden en tono (rosita= rojo socialista descafeinado). Siempre que Díaz abraza a alguien aparece con esas mangas anchas… ¿será intencionado? Da un poco de agobio, parece que te vaya a atrapar bajo sus dominios. ¿Quizá lo haga porque la manga normal le tira de la sisa? Eso tiene solución: una talla más.

iceta

El hombro doble del líder del PSC

Sigo pensando que existe una mano oscura que pretende erradicar la socialdemocracia española (y a juzgar por el papel de los socialistas en estos últimos años, no me extrañaría). Quizá, si cabe, en Catalunya está suposición encuentre aún más garantías de éxito. Y es que resulta incomprensible la elección de Pere Navarro y ahora Miquel Iceta como representantes del PSC. En fin, ya que hay lo que hay, vamos a ver si intentamos paliar la esperpéntica apariencia que acompaña a este último.

A la vista está que Iceta precisa un cambio radical de imagen pero hay algo en él que me saca especialmente de quicio; tanto, que cada vez que aparece en la pantalla de mi televisor, cambio de canal. Ahora que voy a tenerlo que ver sí o sí, le agradecería que tomara medidas al respecto, y nunca mejor dicho.

Porque ni aunque se tratara de un defecto físico (aunque no creo), su hombro infinito derecho tendría fácil solución: ¡¡¡acudir a un sastre!!! El problema de Iceta es que las americanas que le deben abrochar (tiene barriguita) le van enormes de espalda provocando que parezca que su hombro se haya reproducido en dos.  Pese a lo que pueda creer Iceta, en Barcelona le hacen un buen sastre por 250 euros. Le recomiendo que se haga dos (si la calidad del tejido es media, le durará mucho más que cualquiera que pueda encontrar prefabricado).

 

iceta