El abrigo, ¿sobre los hombros o caído?

Superficialmente, dos modos de lucir un abrigo; aparentemente, dos estilos enfrentados; estéticamente, dos filosofías de vida no tan alejadas… En general, colocar el abrigo encima de los hombros se aprecia como un gesto de distinción. Desde hace unos años, este modo de lucir la chaqueta tan de diva o señorona de los años 50′ se ha recuperado y, en parte, ha sido Melania Trump, desde su llegada a la Casa Blanca, la que ha acabado encabezando la tendencia. SEGUIR LEYENDO

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Análisis no verbal de la reunión entre Sánchez e Iglesias

Manos en los bolsillos Durante el paseo y cuando se saludan en el interior, Pedro Sánchez lleva una o las dos manos metidas en los bolsillos del pantalón . Cuando ocultas las manos (las armas humanas), ocultas información (si el pulgar queda fuera, se interpreta como una manifestación de timidez: muy habitual en las personas introvertidas que no quieren que los demás capten su incomodidad y nerviosismo). El líder del PSOE no tenía intención alguna de ser del todo sincero (de descubrir sus cartas).

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 16.59.12

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.41.34 Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.51.21

Paseíllo Al que menos ha beneficiado el paseíllo previo al encuentro ha sido a Pablo Iglesias. 1) Ninguna de las prendas de su estilismo pueden favorecer absolutamente a nadie, y mucho menos en movimiento (el cinturón parece una cartuchera y en los bolsillos no cabe todo el arsenal diario) 2) Ese modo de andar de muchos varones (conocida popularmente como «andar chafando huevos«) no es nada recomendable para un líder. No sólo por falta de elegancia; también porque, como la planta del pie no pisa firme, denota falta de seguridad y/o recelo con el entorno natural y/o social.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.41.10

Besamanos Muchos me habéis pedido a través de redes sociales que comente la forma que tiene de saludar Pedro Sánchez. Llevo ya tiempo fijándome y efectivamente es muy curioso como efectúa el apretón de manos. Su mano siempre se inclina hacia abajo. Este peculiar gesto es muy parecido al que las damas (ahora aristócratas) realizaban para que los caballeros besaran su mano… Con el besamanos (ya fuera a una mujer, un rey, un papa…) lo que se pretende es la sumisión del otro.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.42.09

Escenografía Obviando el horripilante sofá de escai, ha habido café para todos (bueno, para los dos) y galletas (que no cuquis) poco apetecibles. Pedro Sánchez estaba decidido a persuadir -sentado hacia delante (interés), brazos y piernas ligeramente abiertas (receptivo)- mientras que Pablo Iglesias se ha acomodado en el sofá (distancia) con el tobillo derecho reposando sobre la rodilla izquierda (gesto muy competitivo y que pretende conquistar más espacio del que requiere = muy de macho alfa). La suela del zapato mira hacia las cámaras (desprecio), así que le incomodaba también la presencia de los reporteros gráficos. Es una manera excesivamente agresiva para sentarse en una reunión (por algo tan tonto como eso, quedas fuera en una entrevista de trabajo). Sólo se incorpora y «descruza» las piernas cuando le sirven la manduca (interés). Por otra parte, es especialmente significativo que el líder de Podemos haya «abandonado» sobre la mesa su bloc (exigencias, apuntes, notas…). En su otro (des)encuentro con Sánchez, colocó la libreta sobre el brazo del sofá.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.42.28

pablo

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.45.24

Todo Ok En rueda de prensa, Sánchez muestra continuamente sus pulgares hacia arriba (sensación de ganador). No sólo los utiliza cuando se muestra confiado en que «estamos más cerca de un gobierno de cambio» (optimismo), también cada vez que se refiere a Iglesias (está controlado). Quizá sea una victoria precipitada, pero él se la ha creído.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 17.07.00

Suplica Ya durante el paseo pero también en rueda de prensa, Iglesias ha repetido en distintas ocasiones la postura de suplica/ruego (los brazos abiertos y las palmas de las manos mirando hacia arriba = algo caerá). Eso sí, el atril (siempre se sujeta al facistol como si se tratara de una especie de escudo) y el bolígrafo (tic de tertuliano televisivo) le han servido una vez más para protegerse. 

 

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 10.58.45