Sólo por esto ya valió la pena que Baños no contestara a Vox

Como salía de Catalunya Ràdio no pude ver en directo por televisión “la declaración” de Antonio Baños. Es público y notorio (perdonad, desde que me paso el día visualizando juicios se me está pegando una terminología más propia del siglo XIX, como “escorzo” que también me hace mucha risa) que amo a Baños. Es decir que cuando todos mis contactos de wasap me pusieron en sobre aviso de lo que estaba aconteciendo en la sala del TS, morí de amor. “Por dignidad democrática y antifascista no voy a contestar a Vox”, anunció (y yo añadí: “y por dignidad estética”). SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2019-03-01 a las 12.31.06

La rosa encantada

Érase una vez, en un país muy, muy cercano (…). La rosa que les habían ofrecido (los votos a una mayoría independentista) era en verdad una rosa encantada que seguiría fresca hasta que se cumplieran 21 meses (alguien poco enterado con el relato de Disney dijo 18, pero en realidad tienen de margen hasta junio).

Si los habitantes de aquel Palau eran capaces de celebrar (o fijar una fecha) un referéndum o referéndum vinculante antes de que cayera el último pétalo se desharía el hechizo y tendrían la posibilidad de independizarse. Si no, seguirían condenados a seguir formando parte del Estado para siempre y acabarían todos inhabilitados. Al pasar los meses, algunos comenzaron a impacientarse y perdieron toda esperanza (a hablar de posibles “candidatos autonomistas” y a querer denunciar al aliado ante la fiscalía enemiga, un disparate). SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2017-04-26 a las 14.04.12

Rajoy, Felipe, Barcelona

La separación debe entreverse tan inminente (o, por lo menos, tan intimidante) que no sólo ha aparecido por casa el marido ausente con un enorme ramo de rosas (“lamento haberte ignorado durante décadas: venga, aquí tienes 1.900 millones de euros para que te compres los trenes que quieras”), también amenaza con instalarse la suegra (“hija, en la convivencia siempre hay que aguantar cosas”). Según apuntan algunos medios, Felipe VI planea aumentar su presencia en Barcelona y recuperar el Palauet Albéniz como residencia oficial. Ya durante la celebración del Mobile World Congress, el actual rey hizo noche por primera vez en sus reales aposentos. Aprecien aquí toda una declaración de intenciones: “Esta es mi casa”. SEGUIR LEYENDO

expo29

Pim, pam, pum

 “No se puede negociar con la pistola del separatismo encima de la mesa. No lo hicimos con ETA y aquellas pistolas mataban…”. ¡Pim! Alberto Núñez Feijoo, para ser gallego, apuntó convencido: mirada al infinito y pertinente negación con la cabeza para sentenciar la imposibilidad.  Pero cuando se volvió a buscar el rostro cómplice de su interlocutora, la periodista Pepa Bueno que lo entrevistaba en el interior de un coche el pasado jueves, reparó en la barbaridad (flaqueza moral: intelectual y emocional) que acababa de verbalizar públicamente.

Para restablecerse de aquella lamentable comparación, el presidente de la Xunta procedió a recolocarse las gafas (comprobar que la visión del mundo seguía siendo la correcta, como si eso pudiera darse) y aplaudió las propuestas descafeinadas sobre el soberanismo en Euskadi que Urkullu ha planteado estratégicamente durante la campaña del 25S para diferenciarse electoralmente de Bildu. Feijoo recurrió al lehendakari en un intento por demostrar que, aunque no comparta su opinión sobre España, respeta al PNV porque ellos son “sensatos” y cumplen con las reglas del juego (sus reglas). Aquel viejo mito de que todas las ideas y sentimientos tienen cabida en democracia… Todas hasta que la periodista entró a matar y le disparó conceptos como “Catalunya”, “independencia”, “Puigdemont” o “Estatut”. ¡Pam!

Y fue muy curiosa la reacción de pánico (debilidad) corporal del presidente gallego al incidir en la cuestión catalana (más cuando tan sólo dos minutos antes habían tratado un asunto mucho más delicado para el popular —su viaje en yate con un narcotraficante— sin ni siquiera inmutarse). De repente, Feijoo empezó a intentar liberarse de una especie de soga al cuello (y eso que no lucía corbata y llevaba un botón desabrochado), estiró la correa del cinturón de seguridad que, justo en ese preciso instante, le oprimía el pecho y se llevó la mano al sobaco para constatar la deshidratación y desgaste enérgico sufrido. ¡Pum!

Sin querer, la inquietud de su cuerpo acababa de revelar que las movilizaciones independentistas, precisamente por ser pacíficas, es lo que más le aterra. Sin querer, la convulsión de su cuerpo confirmó que el derecho a la autodeterminación de un pueblo es una amenaza real para el Estado. Sin querer, el nerviosismo corporal del hoy “hombre fuerte del PP” acababa de regalarle legitimidad, credibilidad y salud al procés. ¡Pim, pam, pum!        

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desayuno con Fernàndez

De esas citas que desearías que no acabaran nunca (#allarguemelprusés). Porque aunque tenéis estilos muy distintos, te encanta que est-éticamente el otro sea lo opuesto a ti (#transversal). Habéis congeniado, sabéis que hay atracción, pero ninguno de los dos se atreve a dar el primer paso (#acord). Y aunque estéis bajo un sol de justicia (#constitucional), eternizas la despedida (#mociódecensura). Uno disimula su cortejo mirando hacia el vacío (#PDC), pero sus pies siguen inmóviles en aquella baldosa (#govern). El otro lo admira fijamente y se le escapa una sonrisilla tontona: está más guapo (#persistente) que nunca. Las señales de tráfico (#destino) te recuerdan que estás en zona residencial (#estatopresor), que sólo se debe avanzar a 20km/h (#anavemlentsperqueanavemlluny), que tiene preferencia cualquier otro peatón (#navarrovascoandaluzextremeño) y que no puedes atropellar al niño que no para de joder con la pelota (#serrat). Pese a todo, lo amas y quieres hacer una locura: ¡vayámonos a vivir juntos y abandonemos a nuestras respectivos (#independència)! El local comercial está disponible (#embargado?). Vaya, por aquí se ve que no hay salida #TCsuspènfullderuta. Continuará…

Captura de pantalla 2016-08-02 a las 16.35.03