Rajoy y su delicadeza al sentarse

El presidente del gobierno español ha iniciado sus días de descanso estival. Lo ha hecho en su (y mía de nacimiento) tierra, Galicia. Y como cada verano, Mariano Rajoy nos regala una estampa de elegancia y de saber estar… Con un espantosos polo negro de la firma noruega de deporte Helly Hansen, pantalón corto beis y esa particular forma de sentarse suya en la que la entrepierna se impone como protagonista, al jefe del ejecutivo español le falta un garrote y un palillo en la boca para completar la escena. Ya ven, todo delicadeza.

Captura de pantalla 2015-08-09 a las 11.11.18

Segundo round no verbal Felipe VI – Mas

El rey ha coincidido de nuevo esta mañana con el president de la Generalitat de Catalunya, seis días después del tenso encuentro que mantuvieron en Zarzuela, con motivo de la entrega, en Barcelona, de los despachos a 35 nuevos jueces. Y aunque Felipe VI venía dispuesto a remontar la derrota de la pasada semana, otra vez Artur Mas -aunque visiblemente más cansado- lo ha acabado dejando K.O.


1. Ignorar. Artur Mas espera a que el rey salude primero a Lesmes (presidente CGPJ). Cuando llega su turno le ofrece una sonrisa al monarca a la vez que alcanza su mano pero el rey aparta la mirada y el saludo dura 3 segundos (menos de 5 segundos, desprecio; más de 7 segundos, agrado). El president, con gesto molesto por la ofensa, se gira airado y le indica por dónde hay que entrar al recinto («que no se te olvide que hoy estás en mi casa»).

2. Nervios. El president de la Generalitat trata de entablar una vez más conversación con el monarca -necesidad diplomática de acercar posturas e intentar frenar de cara a la opinión pública la demonización del proceso soberanista- pero este se muestra reacio. La situación es incómoda. Mas empieza a recolocarse las mangas y a apretar sus manos (lo hace siempre que está nervioso). Se sientan, y pese a estar uno junto al otro, evitan mirarse. La comunicación se da por concluida. El rey continúa con los labios apretados (enfado fingido porque el resto de su expresión facial es afable) y al president se le contagia el malestar (cejas subidas y ceño fruncido).

3. Manos sobre la mesa. Una vez sentados, Artur Mas reposa sus manos (las armas humanas) sobre la mesa (sinceridad). Felipe VI oculta las suyas bajo la mesa…

4. Foto de familia. El rey y Mas miran cada uno hacia un lado. Es Mas el primero en salirse del posado y en informar a los demás que la sesión ha concluido. Otra vez el president de la Generalitat acaba de tomar el control.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las manchas de Alberto Fabra

Supongo que para los directores de campaña de Alberto Fabra, «la naturalidad» pasa por mancharse la camisa y decir «me cago en la leche». Y con esa misma naturalidad, el presidente de Valencia trata de limpiarse con una servilleta (milagro, porque la mancha pasa a ser simplemente agua y no café con leche). Aún así, nos dan a entender que el popular acude a su armario para cambiarse. Pero aunque escoge una percha con una pieza roja, en el siguiente plano vuelve a lucir una camisa azul (podían haberse decantado por otra tonalidad para evidenciar que se ha cambiado de ropa y, por supuesto, haber elegido un modelo que no llevara el cuello interior de color; poco apropiado si se desea transmitir higiene y limpieza…).

Read More

Captura de pantalla 2015-01-19 a las 10.49.21

Cierra las piernas

Mis reiteradas críticas acerca de la posición que adoptaba Felipe VI para sentarse me valió una buena regañina de mi tío: «los hombres no cruzan las piernas», sentenció. Me pareció curioso que ese comentario lo apuntara él… Me he criado rodeada de varones y precisamente mi tío -aunque nunca le ha hecho falta cruzar las piernas- no es de aquellos machos que necesitan reclamar su poder abriéndose de piernas. Siempre, y digo siempre porque de pequeña ya era algo que me creaba un rechazo espantoso, me he mantenido alejada de los caballeros que se espatarran al sentarse. Y aunque al principio creía que era algún otro trastorno propio (uno de tantos), comprobé que la animadversión por este tipo de posición corporal masculina es común entre el sexo femenino. Tanto que en el metro de Nueva York se han decidido a pedir que los viajeros varones eviten tal comportamiento en el transporte público.

Captura de pantalla 2015-01-19 a las 10.29.41

 

En lenguaje no verbal, cuanto más ocupas, más poder tienes. Piensen en lo que hace un atleta nada más llegar a la meta: extender los brazos (victoria). Los tacones para las mujeres, los cuerpos musculados en los hombres, o la cantidad de capas de ropa que se pueda llegar a echar encima la clase alta también buscan esa sensación. En este sentido, las piernas abiertas en los caballeros, con sus atributos colgando como principales protagonistas, pretenden someter a los que no alcanzan su poderío animal. Si esta actitud la toman frente a una dama, provocarán que esta se sienta incómoda (las féminas, víctimas de un machismo histórico, continuamos considerándonos inconscientemente -y en comunicación no verbal- el sexo débil).  Frente a la sumisión no verbal a la que obligan a la mujer, los otros machos suelen responder imitando la postura amenazadora del provocador.

En política, donde las relaciones diplomáticas son esenciales, este tipo de postura tan agresiva puede acarrear graves problemas de comunicación…

Captura de pantalla 2015-01-19 a las 10.35.53

El pasado sábado tuve que cambiar de canal y pasar de escuchar a Albert Rivera en La Sexta Noche. El presidente de Ciutadans se pasó toda la entrevista con las piernas abiertas y la corbata (larguísima) cubriéndole las partes. Desagradable.

 

pablo

Muchas veces, la necesidad de ocupar más espacio del necesario se debe a que uno se siente inseguro. Los nervios suelen propiciar posturas incorrectas que transmiten una imagen equivocada o no pretendida.

 

pedro

Los hombres son muy dados a imitar la posición corporal del que tienen enfrente.

 

 

 

rajoy

Susana Díaz aguantando el tipo. Yo es que no me siento, vamos.

 

rajoy

Lo de Rajoy es que es de manual. Rubalcaba, algo más fino que Rajoy, en vez de espatarrarse, utiliza sus brazos para frenar la conquista del presidente.

rajoysit

Ojito porque aquí el presidente mantiene postura y apunta con el dedo… Artur Mas se vale de un accesorio (la libreta) para expandirse sin perder un ápice de dignidad.

Captura de pantalla 2015-01-19 a las 10.49.02

En esta pelea de gallos, aunque me duela en el alma, gana Putin. Obama apreta la boca y tiene los pies en tensión (ganas de largarse), mientras que Putin (pese a la postura adoptada) conserva el rostro relajado y sus pies están anclados en el suelo (de aquí no me muevo).

Captura de pantalla 2015-01-19 a las 10.49.21

Normalmente, Obama suele cruzar las piernas. Frente a la postura de Putin, esta reacción del estadounidense (ambos pies en el suelo pero sin caer en la provocación del otro) es más acertada (demuestra serenidad frente al ataque).