La reina desaprueba el posado de Kate para Vogue

La reina ha hablado: Isabel II ha desaprobado rotundamente el posible posado de la duquesa de Cambridge en la revista Vogue América. Hace ya meses que  Anna Wintour se ha propuesto convertir a Kate Middleton en reclamo de su publicación pero la monarquía británica no se lo está poniendo nada fácil. La editora de la galmurosa publicación incluso le pidió al fotógrafo Mario Testino que mediara en la negociación. ¿Qué hará ahora la reinona de la moda?

¿Será Kate Middleton portada de Vogue?

A Anna Wintour (quien inspiró el Diablo viste de Prada) nadie le dice que «no». Pero en los últimos meses parece que alguien se le resiste. La editora del Vogue América se ha propuesto que Kate Middleton pose por primera vez para la portada de una publicación y que ésta sea, obviamente, la suya.  El celo con el que mima la monarquía a sus princesas en apariciones mediáticas está dificultando el deseo de Wintour quien, ya desesperada, ha requerido la ayuda del fotógrafo Mario Testino para convencer de una vez por todas a la duquesa de Cambridge.

Kate recupera su cintura real por obra y Grazia

La revista Grazia finalmente ha admitido que alteraron el cuerpo de Kate Middleton en su portada especial del 9 de mayo con motivo de la boda real británica.  La imagen retocada a golpe de Photoshop mostraba a la duquesa de Cambridge con una cintura propia de la muñeca Barbie (aunque la chica está muy flaca, con el cuerpo que le habían puesto, al andar, se partiría por la mitad). Pese a que durante estos meses, la publicación ha negado el hecho evidente, las numerosas quejas de los lectores han obligado a que Gracia reconozca tal manipulación.

 

 

Portada de Vogue América

El retrato de la primera dama americana por la fotógrafa Annie Leibovitz será la portada de la edición americana de la revista femenina Vogue en el mes de marzo. En ocho páginas, Michelle Obama relata una de sus facetas más íntimas: la de madre. El diseñador Jason Wu vuelve a firmar el estilismo de la señora Obama.

No podía ser de otro modo. Y es que desde que Barack Obama jurara su cargo como nuevo presidente de los EE.UU, el rumor sobra la posibilidad de que Michelle Obma posara para la versión americana de la revista Vogue era cada vez más fuerte. Pues bien, según ha anunciado el diario británico The Guardian el rumor se ha convertido ya en realidad. De este modo, la primera dama se ha dejado mimar por el mágico objetivo de la fotógrafa de celebrities  Annie Leibovitz posando con un vestido fucsia sin mangas del diseñador Jason Wu (el taiwanés también creó el traje de fiesta blanco que lucía Michelle Obama durante las celebraciones de gala del día de la investidura de su marido) y con un vestido negro de Narciso Rodríguez. Con un  retrato para la portada, y dos que figuran en páginas interiores, el reportaje realizado en enero está compuesto por ocho páginas de extensión y trata en su contenido sobre la faceta materna de Michelle Obama.

Y aunque todas las primeras damas han sido retratadas por Vogue -desde Lou Hoover (esposa de Herbert Hoover, quien presidiera EE.UU. entre 1929 a 1933)- , sólo una, la actual secretaria de Estado Hillary Clinton, ocupó la portada de la publicación en 1992.