Michelle Obama: «El presidente presume de llevar unos pantalones de cuando era joven»

Como anunciamos a principios de semana, Michelle Obama se iba a convertir en la cover girl de Vogue del próximo número de abril y que saldrá a la venta el 26 de marzo. Pero hoy ya tenemos un adelanto. En la portada aparece la primera dama estadounidense sentada sobre un escritorio y mirando fijamente a la cámara de Anne Leibovitz. Con un vestido azul cerúleo del diseñador Reed Krakoff que deja al descubierto sus tonificados y famosos brazos, la esposa del presidente americano se muestra en este segundo posado para la biblia de la moda mucho más cómoda. Y es que en el  retrato de marzo de 2009, Michelle aparecía acurrucada en un sofá, con los cruzados en señal de protección y un evidente gesto de malestar en su rostro.

Pero más que la portada, lo importante se encuentra en las páginas interiores del reportaje. Con el mismo vestido, Michelle posa en actitud cariñosa con su marido (camisa y corbata de rayas azules) y comentan numerosos aspectos de su vida. Y aunque a lo largo de la entrevista hay pocas cuestiones sobre moda, el propio Barack Obama comenta que desde que llegó a la Casa Blanca su guardarropa se ha visto visiblemente incrementado: de dos trajes ha pasado a decenas. Algo que su mujer valora como un hecho positivo: «Gracias a Dios. Déjenme decirles que este es el hombre que presume de algo como esto:  Llevo estos pantalones caqui desde que tenía 20 años.  Yo siempre le digo que no debe presumir de eso.»

En su primera portada de Vogue en marzo de 2009.

Desvelado el secreto de quién ha conseguido que el presidente de EEUU sea uno de los mejor vestidos del mundo, Michelle Obama insiste en que las mujeres deben utilizar la ropa que mejor las hagas sentir consigo mismas. «Si estás cómoda con tu ropa es fácil conectar con la gente y hacer que ellos también se sientan cómodos. En cada acto con la gente, quiero mostrarles mi yo más auténtico», confiesa.

En el reportaje, aún hay otro cambio de look más. Con el pelo recogido en un moño bajo y enfundada en un ceñidísimo vestido negro largo y cola de Michael Kors. Impresionante.

Michelle Obama, portada de abril de Vogue

La primera dama de EEUU volverá a ser  la portada  de Vogue. A principios de este año se empezó a hablar de esta posibilidad ya que se había visto al equipo de Anna Wintour entrar en la Casa Blanca. Hoy se ha sabido que el mes elegido para que salga a luz  el amplio reportaje fotográfico será este mes de abril. Es la  segunda vez que la biblia de la moda americana logra que Michelle Obama pose para ellos pero la disposición de la esposa del presidente no sorprende a  nadie ya que Anna Wintour ha apoyado a su marido durante toda la campaña electoral.

En la última década, Vogue dedica su mes de abril a una «edición Shape» en la que se enfoca en la belleza y bienestar de los cuerpos de las mujeres. Así, en portadas anteriores aparecieron  Brooke Shields, Scarlett Johansson y Gisele Bundchen. Michelle Obama fue portada de Vogue por primera vez en marzo de 2009,  con un vestido fucsia diseñado por Jason Wu.  La fotografías fueron tomadas por la famosa Annie Leibovitz.

 

La foto que no queremos de Rajoy incluye bermudas

Yo que confieso abiertamente que me llevo mucho mejor con los caballeros que con las damas (según mi madre, es demostrable desde el día en que nací), llevo casi dos semanas hablando de ellas…. Así que vamos a buscar a una presa maculina… ¿Quién será? Mmmmhhhh… Leo en la prensa seria que los asesores del presidente del gobierno español andan preocupados por las imágenes que se puedan tomar de Mariano Rajoy este verano. Temen que una instantánea demasiado veraniega afecte a su popularidad (sí, más aún). Por eso, cambiará su apartamento a pie de playa por uno más discreto y le recomiendan que evite rutinas como pasarse por el Náutico, el Casino o los Toros. Yo apuesto a que se quede en su casa de Pontevedra leyendo un buen libro en el jardín (Política y Moda podría servirle para resolverle algún que otro disgusto durante la próxima legislatura) y, más que nada, huir de los objetivos que persigan este tipo de instantáneas. Ahora que la sanidad la tenemos que pagar dos veces, no es cuestión de que toda la población enferme de golpe.

El pasado verano, en precampaña electoral, Mariano Rajoy se dejó retratar de esta guisa (con bermudas) para la portada de la revista XL Semanal. Esas piernas lechosas no han dejado de perseguirme desde entonces.... ¡¡Arghhh!!

Princesas de cuento

Si primero las princesas eran de cuento y después de portada, ahora lo son de photoshop. Las princesas se muestran cada vez más reticentes a aceptar posar para una publicación concreta. Se sabe que la familia real inglesa ha rechazado en numerosas ocasiones la propuesta de Anna Wintour para que Kate Middleton se convirtiera en la protagonista de Vogue. Pero la edición sudafricana de Marie Claire, cansada de tanto «no», se ha tomado la libertad de jugar a las muñecas recortables con la duquesa de Cambridge e imprimirla en portada. Mientras, en España, una edición online ha imitado a lo que los británicos hicieron con Kate Middleton en el maquillaje de M&S y ha practicado la técnica con la princesa Letizia.

Vanitatis ha pretendido mejorar a Letizia... Como en el caso de Kate Middleton, ¡¡¡que la dejen como está!!!

 

Para ilustrar el mes de agosto, Kate Middleton lleva un vestido de un famoso diseñador sudafricano, Clive Rundle.

 

Una mancha de yogur en el pantalón de Obama

Pensé por un  momento que el presidente de EEUU también tenía momentos torpes. Pero nada más lejos de la realidad. En una visita a Colorado, y antes de subir al coche blindado, una joven emocionada se acercó a Barack Obama para saludarlo. La chica llevaba en su mano un yogur (¿de mora o frutos silvestres?) que acabó derramando, debido a los nervios, sobre el pantalón del mandatario y el personal del servicio secreto. Rápidamente, y mientras bromeaba con ella («ahora tendrás una historia curiosa que contar por ahí: tiraste yogur encima del presidente»), Barack Obama procedió a limpiarse cuidadosamente con una servilleta el desperfecto. Sin yogur, el líder estadounidense protagoniza hoy la portada de Rolling Stone.

Los restos del delito permanecen tirados en la calle. Obama intenta que no queden huellas en sus pantalones y los fotógrafos se ponen las botas con el momentazo.

Quisiera ver una secuencia parecida con otros presidentes... A ver qué tal se les daba.