rajoy

Rajoy, pantalón corto y calcetines subidos

Cada verano rezo para que nuestros políticos se contengan y no descubran a la ligera sus cuerpos, ocultos durante todo el año tras el aburrido uniforme diplomático occidental. Lamentablemente, mis súplicas quedan huérfanas y siempre hay que aguantar la visión de algunos ejemplares de pieles lechosas y flácidas ataviadas con telas, aunque sean escasas, de lo más horteras. Ayer fue el turno del presidente del gobierno español. En su primer día de vacaciones en Galicia, Mariano Rajoy, acompañado por el marido de Ana Pastor, se echó a andar. Para la ocasión, el líder del PP se enfundó un polo azul marino (sobradamente ancho por lo que sospecho que es de cuando estaba más rellenito… Total, para qué cambiarlo… Ni que fuera él el jefe del ejecutivo español y todos los medios estuvieran pendientes de su persona), unos shorts beis, unas zapatillas deportivas de la firma estadounidense Nike y calcetines blancos subidos hasta la pantorrilla (práctica condenable para cualquiera que supere los 5 años de edad).

rajoyanda

Esto no son vacaciones

Están tan empeñados en «solidarizarse» con el sufrimiento de la plebe que se han olvidado por completo de que estamos en agosto y hace un calor tremendo. Este año los líderes europeos no lucen sus cuerpos al sol, ni se pegan un baño. Con ropas más propias para un cambio de estación que para una jornada de veraneo, resisten las altas temperaturas con pocas variaciones en su uniforme. Todo para convencernos de que sus días de descanso no son vacaciones, sólo «una pequeña pausa» en medio de tanto caos. Espero que el calvario les (nos) sirva de algo. Radio Futura – Escuela De Calor

Hollande viajó en tren a la residencia oficial de la Costa Azul dejando muy clarito que aquello no eran vacaciones, solo una pausa. Por eso, bajó a la playa a pegarse un baño de masas pero no de agua salada. Será austero, pero ver al presidente francés con pantalón y polo beis y zapatos marrones en mitad de la arena da un poco de sofoco. El "señor normal", como lo han rebautizado sus compatriotas, debería saber que a las tres de la tarde estar en la playa tan vestido es de todo menos normal. La que me ha dejado de piedra es Valérie Trierweiler: guiri de pueblo total. Bermudas y camisa blanca, con bandolera y deportivas Adidas negras de cordones rosas... jajajajajaja... ¡Ese melenón debe estar de lo más pegajoso!

 

 

David Cameron han preferido Mallorca para intentar desconectar. Pero el primer ministro británico parece que se resiste: camisa de manga larga azul (sin arremangar), pantalón y mocasines negros... ¡Se va a achicharrar! Además, entre esta foto y la del año pasado solo hay un cambio: ha sustituido su polo azul (algo más apropiado) por esta camisa (no tiene demasiada pinta de fresquita). Su mujer, también de azul, con un vestido de Cos y sandalias blancas.

 

Nick Clegg también está en España pero él en Valladolid. Con un look algo más informal que el del primer ministro (jeans y camisa de manga larga arremangada), las sandalias todoterreno son la mayor expresión veraniega que veremos este verano entre los mandatarios europeos. Por cierto, mira que llega a ser feo ese tipo de calzado. Cómo, quizás, pero feo, seguro.

 

Y nuestro presi también se apunta a la moda del resto de políticos europeos: jeans, camisa azul y jersey verde.

 

 

Los príncipes se unen al catetismo español

Hay personas que el patriotismo deciden escupirlo por la boca. De este modo, ayer escuché a un comentarista de los JJOO para TVE asegurar que la ropa de los olímpicos españoles ya no resultaba tan fea. No, fea, no. ¡Lo siguiente! Porque cuando consigo acostumbrarme al chándal, llego a los pies de los atletas y esas bambas me llevan de nuevo al infierno estilístico. No dudo del amor que profesa la casa real española por nuestro país y aunque aplaudí que la reina se solidarizara con los olímpicos nacionales y se enfundara el uniforme de la inauguración, el cinturón con la bandera española del príncipe (tan infanta Elena) es de cateto de pueblo (justo lo que necesitamos para que el resto del mundo siga confiando en nosotros). ¿Cómo era el título de aquella canción? Alejandro Sanz – Te lo agradezco, pero no – con Shakira desde Santiago de Compostela

¡¡¡¡Arghhhhh!!!! El polo es de ataque pero el cinturón me ha matado.

 

La otra.... Arghhhhh.

Más Zara para Kate

La duquesa de Cambridge sigue con sus estilsmos sport para asistir a las diferentes competiciones de los  JJOO. Tira de Adidas y de Zara. Amancio debe estar encantado con esta chica.

Cambió el color de su polo GB de Adidas. La pulserita es de Tiffany ;)

 

Bolso de Longchamp (125,34€)

 

Las zapatillas son el modelo Supernova Glide en rojo vivo y plata de Adidas.

 

Y aquí, de Zara. Los pitillos los tiene de diferentes colores. El blazer ya está a la venta (59,95€).

Kate, al natural

Me pregunta un amigo cómo esta chica puede sonreír permanentemente y no resultar artificial. Fácil respuesta: es feliz. Sin ese sentimiento, sería imposible estar en sintonía con todos esos extraños seres a los que se ha unido políticamente. Al advertir que tengo respuesta, me hace referencia a los pantalones ultra slim de Kate: «No es muy real ir marcándolo todo…» ¡Tampoco lo es ser encantadora y miradla! Estos son los últimos estilismos de la bella Kate en las olimpiadas.

Para el ciclismo, optó por un polo blanco de Adidas para GB y el pelo recogido en una coleta. Vientre plano, ¿eh?

 

O los ajustadísimos y elásticos jeans de Zara dan mucho de sí, o aquí parecen unos baggy pants. Las cuñas son muy cómodas pero para saltar gradas se necesita ayuda caballerosa. Eso sí, ni con esas pierda esta chica la gracia. Sin duda, no hay nada mejor que la naturalidad.

 

Para el tenis, llevó el vestido azul eléctrico de Stella McCartney de la semana pasada y lo combinó con su blazer Smythe (creo que será la prenda que más veces ha repetido durante estos JJOO).