Colau recupera la chaquetilla gris para verse con Trias

Ada Colau recupera su chaquetilla gris para reunirse con Xavier Trias. Los pantalones de la próxima alcaldesa, no es que no sean ecos, es que son inflamables…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

obama

«El oso (Obama) está suelto» y agobiado

Tanto Barack como Michelle han confesado más de una vez que lo peor que llevan desde que llegaron a la Casa Blanca es no poder salir a pasear espontánea y tranquilamente. Ayer, el presidente, quizás ofuscado en el Despacho Oval, decidió dejar aparcado el coche blindado y se dio una vuelta alrededor de la manzana. Aunque le acompañaban una decena de guardaespaldas visibles, algunos miembros de seguridad se molestaron al verlo salir por su propio pie y Obama, entre risas, les dijo: «El oso está suelto». Y así, uno de los hombres más poderosos del mundo se echó la americana al hombro y pisó la calle para oxigenarse. Pero claro, se cansó de saludar a los turistas que, atónitos, no podían imaginar una estampa mejor de su visita a la Casa Blanca.

obama

El presidente, pese a que hacía un esfuerzo cada vez que un turista se le acercaba para ofrecerle su mejor sonrisa, se le veía preocupado y agobiado. Muy seguramente sus males tenían mucho que ver con el pacto del gas entre Rusia y China.

cfk3

La mala pata de CFK en el Vaticano

Esta vez no fue ni su maquillaje, ni su peinado ni siquiera su estilismo el que acusó su retraso a una cita. La presidenta argentina, conocida por sus largas demoras, esta vez tenía mejor justificación para hacer esperar 15 minutos de reloj al papa Francisco. Y es que CFK sufrió un esguince la noche del domingo que le obliga a caminar lentamente con una fédula en la pierna izquierda. Como cabía esperar, escogió una bota ortopédica negra a juego con el traje chaqueta falda brocado que marcaba un luto rotundo y protocolar -abandonando así, por un día, su tímida apertura al black and white. La jefa de estado argentina cumple siempre con el dress code del Vaticano cubriendo su cabeza con preciosos sombreros y esta vez lo hizo con un pillbox (le hubiera favorecido con un recogido).  Como calzado, prefirió una bailarina. La suela plana o no solo se debe al accidente sufrido, en otras ocasiones a la casa del papa también escogió calzados más «humildes».

cfkpie

cfk2

RAJOYOBAMA1

Pequeños detalles no verbales en Rajoy que hubieran mejorado la reunión con Obama

Las comparaciones suelen ser odiosas y otras veces, por los motivos que sean, sencillamente resultan imposibles. Por lo tanto, era fácil adivinar que ningún milagro iba a impedir que el presidente español quedara en evidencia ante la presencia de uno de los hombres más cautivadores y elegantes del mundo. Sin embargo, hubieran bastado pequeñas correcciones en la comunicación no verbal e imagen de Mariano Rajoy para que el abismo entre los dos no hubiera sido descomunal.

1. Vestirse por los pies. A parte de la evidente diferencia de lustre entre zapatos (el de Obama, seguramente hecho a medida, reluce y el de Rajoy reclama cepillo y cera), el pie del español revela la tensión que sufre al apuntar hacia arriba. En cambio, el del americano, mucho más relajado, toma una pose natural. Se advierte  también el calcetín fino de Obama frente al tosco de Rajoy (media no apta para ese tipo de calzado).  Por último, la marca de los pespuntes del dobladillo del pantalón de Rajoy deberían haber pasado totalmente desapercibidos.

RAJOYOBAMASHOES

2. La importancia de los pequeños detalles. El lazo de la corbata de Obama es un nudo simple, el de Rajoy no sé cómo deberíamos bautizarlo… La camisa del jefe del ejecutivo español sigue tendiendo hacia un tono grisáceo nada recomendable. La montura de las  gafas deben actualizarse de inmediato para dotar al líder del PP de cierta personalidad. El Farmatin es abusivo. El tono rosáceo de su piel no es nada favorecedor (más al lado de un tono de tez  como el de Obama) y con la barba canosa y el pelo castaño viejo no termina de cuajar.  Pero olvidémonos de todo eso…  El reloj de mano de Rajoy estuvo durante todo el encuentro con la prensa con la esfera boca abajo. O no se lo ajustó bien, o le queda grande o ha conseguido ensanchar la correa con tanto ponérselo y quitárselo para controlar el tiempo en sus discursos.

RAJOYRELOJ2

El reloj de Barcak Obama, en cambio, permaneció siempre en su sitio.

OBAMARELOJ

3. Qué hacer con las manos. Para enfrentarse a la prensa, Mariano Rajoy suele utilizar el recurso de sujetar un bolígrafo entre los dedos recomendado para oradores principiantes. Sin embargo, en esta ocasión tuvo que renunciar a su truco y las manos revelaron con total sinceridad los nervios que estaba sufriendo el presidente español. Mientras Obama parecía estar orquestando una banda, Rajoy gesticulaba duramente (en numerosas ocasiones golpeaba la palma de la mano sobre su pierna) cuando su mensaje verbal no lo precisaba.  Además, tampoco ayudó que jugara con su anillo de casado porque, aunque no sea cierto, le estaba transmitiendo a su interlocutor falta de compromiso y lealtad.

RAJOYRELOJ