Resultado 27-S

Los resultados del 27-s me han pillado volando. Aprovecho la escala para apuntar unas breves notas.  Ahí van.

Aunque Junts pel Sí recoja distintas sensibilidades estéticas e ideológicas, ayer los tres tenores (Romeva, Mas y Junqueras) determinaron que era noche de americana. Romeva combinó unos chinos con una camisa negra (pecholobo), un blazer gris y unas Converse (pijiprogre). Mas fue fiel a su estilo conservador pero sabiendo la indumentaria informal que iban a adoptar los demás: pantalón marrón, camisa blanca, americana negra y zapato de cordón marrón. Y Junqueras… Pues Junqueras apareció con la camisa de manga corta con la que había ido a votar por la mañana (jamás manga corta bajo una americana, aunque no se vea), la chaqueta gris 20 tallas mayor y los viejos mocasines. Además, mientras Romeva y Mas cruzan las piernas al sentarse (elegancia); el líder de ERC bloquea los pies (cruzar los tobillos), gesto muy propio cuando te sientes excluido o no te atreves a decir la tuya.

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 8.50.02

 

Sí, Mas celebra «la victoria» con Juvé i Camps. Una bebida muy propia. Ahora, ¿beber a morro? Eso no lo haría el president Mas. Es una foto que podríamos clasificar como «pa lo que me queda en el convento…».

arturmas

 

Inés Arrimadas estaba anoche radiante. Lástima que no se sacara la chaqueta fea y dejara ver bien el vestido rojo. Ojo con el canalillo… #pecholobofemenino

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 8.44.44

marylin

Queréis transmitir tristeza por un «resultado decepcionante» pero lo que acabas comunicando es hastío infinito. Aunque exista un fracaso, el líder siempre debe contagiar optimismo y esperanza. El boli en el bolsillo, el sujetador marcándose bajo un satén de poliéster verde, los pantalones desencajados de la cadera… Así, claro que #nosepuede.

 

podemos

Este hombre sí que da pena. Pobrecico. Cabeza y mirada baja, manos intentando consolarse con un trozo de papel y un bolígrafo como el niño aquel que debe entregarle la cartilla de las notas a su padre cuando ha suspendido hasta plástica.

 

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 8.53.20

Batacazo también del PP. Me quedo con esta instantánea en la que Andrea Lévy, vestida de azul, se enfada como una niña chica: morritos y brazos cruzados.

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 9.20.34

 

Que conste que llevo días reprimiéndome un #loveBaños. Pero que sepan que el jueves sacó tiempo y se fue a cortar el pelo y yo morí de amor nuevamente. La camisa de manga corta con la que fue a votar no me convenció (siempre es más elegante la manga larga) pero por la noche celebró su pequeña gran victoria con camisa blanca y manga arremangada. En fin. que los picos cuquis de la CUP gobiernen el mundo. De momento, no los hay más coherentes.

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 8.42.10

Un republicano populariza el chaleco: «Las mangas me ralentizan»

La pugna por hacerse con el liderazgo de la candidatura republicana a las elecciones estadounidenses del próximo noviembre está dejando anécdotas de lo más divertidas. Entre ellas, la popularidad generada por un chaleco de algodón de pico. Ha sido el ultraconservador Rick Santorum quien se ha dado cuenta antes que nadie de la poderosa arma electoral que significa lucir la prenda. Por casualidad, pero también como elemento diferenciador dentro de un grupo de adversarios millonarios y perfectamente trajeados, Santorum lo empezó a vestir en azul marino. Como solo disponía de dos cambios y viendo el exitoso resultado, los asesores aprovecharon la tirada y compraron decenas (también en gris y beige) en una web que los vendía a 25 euros cada uno – aunque él sigue comprando su ropa en una lujosa boutique de Nueva York.

De ahí, las redes sociales ya disponen de grupos dedicados a Fearricksvest (Temer al cahelco de Rick). Incluso, la campaña de Santorum se está financiando gracias a los chalecos: con una donación de igual o superior a 100 dólares, te envían a casa uno de los modelos (100% algodón) con las iniciales del candidato bordadas en el pecho. Con dicha medida se han recaudado nada más y nada menos que 100.000 dólares. Animado, Santorum ya ha anunciado que está diseñando un nuevo modelo: «será en color naranja y especialmente ideado para cazadores con una inscripción a favor del derecho de llevar armas». La estrategia estético-política está tan bien definida que incluso cuentan con un motivo de peso para no sacarse el chaleco ni para dormir: «Las mangas me ralentizan».

Casualidad o no, el sábado pasado pudimos ver a Javier Arenas, candidato popular a la presidencia de la Junta de Andalucía, con un chaleco rojo muy Zipi y Zape. O quizá, su inspiración, aunque más folclórica, era ya Rick Santorum.