Nada de cariño en el posado de Ferraz

He querido esperar a ver el vídeo (os lo dejo más abajo) para confirmar lo que decían las imágenes sueltas… Este es un breve análisis sobre el tenso posado de anoche de Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López.

Entrada Sánchez entra primero, sonriente y con paso decidido (cuanto más largas son las zancadas, mayor autoestima) con la seguridad que dan las urnas (y el creerse el hombre más guapo del mundo, cosa que le hace perder todo poder de seducción). Detrás, López y Díaz le siguen con la cabeza gacha (ni se lo esperaban ni acaban de tolerar la victoria de Sánchez) y evitarán mirarle a los ojos en el breve posado (seguimos sin reconocerte). La presidenta andaluza, además, lleva los hombros y brazos caídos expresando sin querer su absoluto derrotismo. Díaz aparece, no con semblante serio (preocupación serena), más bien desganao (ofendida y humillada): está claro que la han obligado a bajar a saludar.

jeans

“Un beso o un abrazo” Dada la frialdad del posado (no interactúan entre ellos, sólo miran al frente), los periodistas les animan a escenificar “la unión del socialismo” que cada uno ha prometido que se daría ganara quien ganara. Ante la insistencia de los cámaras (¡grandes!), Sánchez le da la mano a Patxi López (prueba con el vasco porque con Díaz no lo tiene claro) y después, sin soltar al primero, le ofrece la otra a la andaluza. Es un saludo cruzado que ya se había dado en las anteriores primarias del PSOE, cuando Pedro Sánchez (identicamente vestido: jeans azules oscuros y camisa blanca) también venció a Eduardo Madina y Pérez Tapias.

pedro1pedromadina

No nos entendemos El saludo cruzado suele ser siempre fruto de la confusión o los nervios: no conoces el protocolo y te lías con las manos. Si lo que se desea proyectar es unión, hubieran entrelazado las manos o Díaz y López hubieran posado su mano sobre la de Sánchez (somos un equipo). Si además de unión hubieran querido lanzar proyectar un mensaje de victoria socialista, además de entrelazar sus manos hubieran levantado los brazos en V. El saludo cruzado sólo confirma que la guerra  (lío, falta de entendimiento) en la transición continuará.

Cariño… Susana Díaz observa durante unos microsegundos la mano que le ofrece Sánchez (duda, desconfía) y aunque le corresponde porque están las cámaras, antes le pega una palmada sobre la mano (castigo, reprimenda). Al analizar el gesto en conjunto se entiende que no es de cariño (ánimo) ni siquiera de condescendencia, sólo demuestra la frustración, rabia contenida y mal perder de la Sultana: “te odio, ojalá pudiera darte el tortazo que te mereces en la cara”.  Tras aguantar la respiración y sellar sus labios (quiero morirme), es Díaz la que deshace el posado: “Venga”. Pero Pedro Sánchez le devuelve una palmadita en la espalda: “ahora mando yo, cariño”.

 

psoe-feliperayban

El PSOE, ¿cambiando?

Repasamos las mejores imágenes del Congreso Extraordinario del PSOE.
psoe-bolsillo

Alguien debería decirle a “El guapo” que no inserte tantas cosas dentro de los bolsillos de su pantalón. Entiendo que es el iphone pero también me pareció una petaca…
CONGRESO FEDERAL EXTRAORDINARIO DEL PSOE

Y mirando bolsillos, doy con algo peor… Entendemos que le echáis mucho valor a la nueva etapa que emprende el PSOE pero no es necesario ser tan literal. Esto equivale al “léeme los labios” de la Cospedal.

Protagonista casi exclusiva del Congreso Extraordinario. Susana Díaz con traje neopreno… ¿Qué les ha dado este finde por remarcar los atributos sexuales?

psoe-susana2

Si tenéis oportunidad mirad las imágenes en vídeo del look de ayer de Susana Díaz… El top de volantitos pastel con pantalón blanco. No se ha mirado en el espejo o en su casa no la quieren… Por Dios…

PSOE CONGRESO

Los catalanes están muy contentos con Sánchez. Muy significativo que Navarro e Iceta se hayan presentado a un Congreso Extraordinario del PSOE cuyo eslogan es “Cambiando” con un polo Lacoste los dos… Otra vez Carmen Chacón, ¡noooooooooooo!

psoe-feliperayban

Otro que tal… Felipe González con gafas Ray Ban.

CONGRESO FEDERAL EXTRAORDINARIO DEL PSOE

¿Conjuntivitis, resaca o lo que provoca escuchar demasiadas veces el concepto “honradez”… ? Bueno, que el ex presidente no se las quitó en toda la jornada de ayer.

PSOE CONGRESO

Momento reina de Elena Valenciano. Con ese camisón de mangas transparentes y saludando como hacía Doña Sofía…

 

RUBALCABA SE DESPIDE

Y eso que a quien ovacionaban era a Rubalcaba. Al final, Valenciano cayó en la cuenta.

RUBALCABA SE DESPIDE

Venga, Rubal… Pelillos a la mar… Arghhhhhh

psoecarmen

Carmen Alborch siempre fiel al multicolor

luerna

El número 2 del PSOE, César Luerna, tiene 33 años y parece que tenga 50. Si a esto se refieren con lo de rejuvenecer al partido…

Las coderas de Madina

Por origen, todo remiendo es proletario, incluidas las coderas.  Claro, que hay rotos y descosidos. Y aunque parezca igual, no es lo mismo. Porque no es lo mismo rasgar deliberadamente un tejido -como hacían los hijos de papá con los Levis nuevos para dárselas de progres- que gastarlo por el uso y aplicar un parche para disimular el ser pobre.  Que quieren que les diga, tampoco es lo mismo consumismo que comunismo. Pero ahí está la nueva generación de socialistas luciendo coderas innecesarias y encima de color azul pepé.

Eduardo Madina saludando ayer a Patxi López. Los dos suenan con fuerza para sustituir a Alfredo Pérez Rubalcaba como líder del PSOE.

La imagen de los candidatos vascos

Esta noche ha empezado oficialmente la campaña para instalarse en Ajuria Enea. Como hicimos con los gallegos, hoy toca el turno de  repasar el estilismo de los candidatos vascos.

Patxi López Se lleva el aspecto desenfadado pero alguien debería haber advertido al aún lehendakari que eso no quiere decir que uno se olvide de su aspecto. Todo lo contrario. Si se apuesta por un look informal, hay que cuidar cada detalle. Gafas, cejas,  peinado… Mucho por hacer.

 

 

 

 

 

Iñigo Urkullu Hace un año, una encuesta reveló que sería el político con el que las mujeres españolas tendrían una aventura. Si a ese atractivo se le suma la exquisitez estética de los vascos que el PNV parece abanderar, próxima al gentleman inglés,  la suma es altamente satisfactoria. Quizás un cuello algo menos rígido evitaría la percepción, a veces, de que se está ahorcando con la corbata.

 

 

 

 

Antonio Basagoiti  No llega al punto de Ana Mato, pero el popular también sigue estancado en la moda que los jóvenes de derechas vestían antaño. La pinta de repelente de la clase y niño pijo le puede venir bien para conectar con parte de sus votantes, pero si lo que desea es demostrar que su mensaje es más abierto y conciliador que el de Génova, se equivoca. Enfundarse una chupa de cuero para conducir una moto y posar en una revista no soluciona el problema.

 

 

 

Laura Mintegi Totalmente coherente con lo que representa. Además, ofrece una imagen de sosiego que propicia nuevas lecturas de una formación complicada de asimilar y entender en el resto del Estado. El corte y el tono de cabello son lo mejor. Goza de una buena tez, así que no precisa de maquillaje, algo que casa bien también con sus siglas. Pero ojo con disfrazarse para aparecer en televisión. En Euskadi pregunta (gracias Iker), me dejó muerta. El azul cielo de la chaqueta aterciopelada y la blusa con una especie de gorguera (antiguamente, representaban la pureza del alma) la convertían en la pitufina madura. El pantalón azul marino le hacía bolsas por todas partes.

Martín Garitano, mosca, pendiente y cuello alto

En el País Vasco podría establecerse la excepción a la regla de que los políticos españoles visten mal (vaya, acabo de regalarles otro motivo para demandar la independencia). Hay que reconocerlo, tienen una sensibilidad especial para vestirse. Al último al que le he echado el ojo es a Martín Garitano, el dirigente más representativo de la izquierda abertzale. Ayer, a la conmemoración del 75 aniversario del bombardeo de Guernica, el diputado general de Guipúzcoa se distinguió de Patxi López -el lehendakari sigue empeñado en vestir de traje y corbata sin saber muy bien cómo y transmitiendo dejadez – con un jersey de cuello alto negro y una americana gris. Fácil estilismo para un hombre de izquierdas pero nada común en la rancia y aburrida escena política nacional. Sobretodo cunado se combina con un pendiente en la oreja -le queda bien- y la mosca debajo de la boca -me refiero a los cuatro pelos que esculpe con mimo cada mañana y que demuestra que le gusta cuidarse. Tampoco faltan en su vestuario camisetas -casi siempre negras y lisas, aunque a veces se le escape la típica camiseta pancarta-, jeans y foulards (de distintos colores). Aunque particularmente su aspecto me da un poco de miedo (obviamente, también es lo que pretende), sobre coherencia estilística podría dar lecciones a más de uno.