El PP prohíbe las camisetas pancarta en las Cortes valencianas

Cuando uno empieza a prohibir corre el riesgo de perder la cabeza. Hoy la Junta de Portavoces de la Cortes Valencianas ha aprobado, por los votos a favor del PP y en contra de la oposición, la resolución del presidente de la Cámara, Juan Cotino, que entre otros puntos prohíbe a diputados y visitantes el uso de prendas de vestir y pancartas que aludan a terceros o «menoscaben el decoro». No se han puesto nombres pero todos tenemos en mente a la portavoz de Compromís Mónica Oltra. Según la resolución, que entrará en vigor en cuanto se publique en el Boletín Oficial de las Cortes, la presidencia deberá actuar «de inmediato» cuando se utilicen «prendas de vestir, carteles, fotografías, pancartas u otros elementos materiales que pudieran resultar alusivos» a algún diputado institución o terceras personas, o cuando «de algún modo se menoscabe el decoro a la Cámara». En este sentido, me surgen varias cuestiones para concretar la nueva ley: ¿Se considerará un traje ofensivo ya que recuerda el escándalo Gürtel-Camps? ¿Quién mide el decoro? Si lo fijo yo no podrá entrar ninguno de los que se pasean por el parlamento Valenciano…

El atuendo de Mónica Oltra me resulta ofensivo pero no por el mensaje verdadero...

 

La camiseta de una diputada valenciana le cuesta la expulsión

«No nos falta dinero, nos sobran chorizos». Por este lema impreso en su camiseta, la diputada de Compromís, Mónica Oltra, ha sido expulsada este mediodía del parlament valenciano. Como respuesta, la oposición en bloque ha abandonado la Cámara y ha puesto en entredicho la corbata del actual jefe de gobierno autonómico, Alberto Fabra. Oltra se ha hecho muy popular en los últimos años por el diseño de sus camisetas. En 2009, llevar la cara del expresident de la Generalitat, Francisco Camps -acusado por aquel entonces de haber aceptado como regalos trajes de la trama corrupta Gürtel y hoy ya declarado inocente-, acompañado de un «se busca sólo vivo», también le valió que la invitaran a salir de la sala.

 

Aunque no soy muy partidaria de las camiseta pancarta en los políticos, la afirmación es una verdad verdadera.

 

En 2009, este otro modelo ya le costó la expulsión.

 

Para el último debate electoral en Canal 9 escogió este modelo en blanco (ojo porque la calidad de la pieza quizá dejó adivinar algunos botones de mando que no interesaban...)

 

Con pocos recursos para grandes campañas propagandísticas, el tema de las camisetas le ha servido a Oltra para darse a conocer. De todos modos, a largo plazo, no es una estrategia recomendable.