La investidura de François Hollande

François Hollande se acaba de convertir oficialmente en el séptimo presidente de la V República. La ceremonia ha tenido cuatro claros protagonistas, el jefe y la primera dama saliente y la nueva pareja entrante. Si ellos, escudados en la discreción de la vestimenta masculina no han levantado demasiados comentarios (iban más que correctos), ellas se han decantado también jugar al blanco y negro. Con la informalidad que últimamente caracteriza a Carla Bruni, un traje pantalón con una camiseta blanca y la melena suelta ha sido su look para abandonar el Elíseo. En cambio, Valérie Trierweiler, después de pasarse horas en la peluquería (se la ve más bella cuando va más natural), ha optado por un abrigo blanco a juego con el sobre de mano y un vestido negro. Hoy mismo, Hollande visitará a Angela Merkel en Berlín… A ver qué tal… Jaques Brel – Ne Me Quite Pas

 

Como buenos franceses, es francamente difícil encontrarles un pero a sus atuendos (a ver si aprenden los de aquí) pero ya es la segunda vez que le pillo la corbata torcida a Hollande desde el pasado 6 de mayo. En su caso, no es un problema de nudo mal hecho. Es que se despista y no recuerda colocarla bien antes de la foto.

 

Sé que la informalidad de Bruni quizá es pasarse pero tampoco le favorece a Trierweiler ir tan marcada por la peluquería.

Angela Merkel despide con ojeras a Sarkozy

Y yo preocupada por Carla Bruni… La más compungida con la derrota de Nicolas Sarkozy ha sido (después de mi madre…jejejeje) Angela Merkel. Así lo confirman las enormes ojeras que lucía hoy la canciller alemana cuando ha felicitado al vencedor, François Hollande. Ya me la imagino, toda la noche en vela a moco tendido.  ¡Con lo que duele dejar marchar a un gran amor! De todos modos, y como era de esperar, la manda más europea ha sacado fuerzas para enfundarse un blazer color esperanza (lejos del negro y el púrpura que últimamente vestía). Maná – En El Muelle De San Blas

 

—————————————————————————————————————————————————-

Merkel says goodbye to Sarko with dark circules

 

 

And I worried for Carla Bruni … The most sad in defeat for Nicolas Sarkozy has been (after my mum…) Angela Merkel. This is confirmed by wearing huge dark circles today when German chancellor congratulated the winner, François Hollande. Now, I imagine the whole night awake her eyes out. With it hurts to let go of a great love! Anyway, as expected, the German chancellor has found the strength to slip into a blazer the color of hope (away from the black and purple dress lately).

Carla Bruni, la primera dama de Francia

Si las encuestas no se equivocan, mañana a estas horas Francia tendrá un nuevo presidente, el socialista François Hollande. Como mañana ya tendré que hablar de él y de su novia, hoy quiero rendirle un pequeño homenaje a la bella Carla Bruni. Aunque no esté en su mejor momento (ya sea por la maternidad, el agotamiento de la campaña o una estrategia electoral bastante rebuscada), es justo reconocer que la primera dama de Francia nos ha dejado un montón de buenos momentos. Desde el lila hasta las bailarinas, Carla Bruni quedará ya para siempre como una de las mejores first lady de todos los tiempos (le pese a quien le pese).

 

Nadie apostaba un duro por ella. Consciente de ello, así se presentó en su primera aparición oficial como primera dama de Francia en una visita a Inglaterra.

 

Pronto supimos que el color lila le iba a pertenecer. Y claro, se puso de moda.

 

Sus vestidos ajustados, siempre de firmas francesas, evidenciaban su espléndida figura.

 

Elegancia

 

Sofisticación

 

Y atrevimiento (¡¡¡no necesitaba sujetadores!!!)

 

Así que nadie podía resistirse a admirarla

 

Y aunque aún se duda del amor que siente por Nicolas Sarkozy

 

Creo que nadie es tan buena actriz

 

Aunque algunas veces sus muestras de cariño se pudieran antojar ridículas (para los envidiosos infelices).

 

Y aunque la última imagen que tenemos de ella sea esta de la noche del debate (cremallera...¡arghhh!)

 

Hasta el último momento ha estado apoyando a su marido y no ha utilizado, como era previsible, a su hija para intentar ganar las elecciones.

 

 

Michelle tiene la fuerza; Kate Middleton, la simpatía; pero Carla Bruni ha sido la primera dama que el mundo reclamaba desde hacía tiempo. Merci!

Carla Bruni, con peluca en el metro de París

Ayer leía un tweet de Eduardo Madina (PSOE) en el que aseguraba que Nicolas Sarkozy no estaba a la «altura» de la campaña electoral. Quizás así sea, pero estoy convencida que los centímetros (físicos, emocionales e intelectuales) que le faltan al presidente galo se los presta con gusto su esposa. De este modo, Carla Bruni ha concedido una entrevista a un semanario en la que, además de defender la reelección del padre de su hija, ha confesado que se pone una peluca cuando busca el anonimato. Banda sonora

«La notoriedad no me pesa, y además me disfrazo en sentido literal y figurado. Con una peluca nadie me reconoce en el metro. Recientemente incluso me registraron el bolso en el Museo de la Marina». Al igual que Santiago Carrillo para cruzar la frontera, la primera dama francesa se vale de un postizo, en su caso, para disuadir a la prensa. A mi esta mujer me apasiona.

 

Carla Bruni confiesa haber engordado 10 kilos

La primera dama francesa sigue apoyando a su esposo en la carrera a las presidenciales francesas. La pasada noche, la pareja fue entrevistada en un canal galo y, para la ocasión, volvió a apostar por el look informal que la acompaña desde que diera a luz a Giulia. La apariencia desaguisada que ofrece la ex modelo también es fruto de los «10 kilos» que ha confesado ganar con el embarazo y la lactancia. Además,  Bruni  reconoció que su labor como primera dama no le ha resultado «en absoluto difícil porque está constantemente apoyada y aconsejada. Y aunque  ha cometido muchos errores, advierte, se ha «salvado de la quema» porque presta mucha atención.

Como Sarko saque más pecho, explota