Nick-Clegg-

Tonto es el que no mira la etiqueta

Cuando insisto en que los políticos deben estar totalmente informados sobre la prenda que visten (aunque se la ofrezca una persona o asociación de absoluta confianza), me refiero a esto. La pasada semana, David Cameron provocó un gran revuelo al negarse a lucir una camiseta en apoyo al feminismo. El primer ministro británico poseía un excelente motivo para rechazar la t-shirt con el lema «Así es como se ve a una feminista»: se sospechaba que la pieza había sido producida en una fábrica de Isla Mauricio en la que se explota a 16 trabajadoras. Otros, en cambio, no estuvieron nada atentos al origen de la camiseta (de coste 11€ y se vendía a 58€) y aceptaron posar con ella para la revista Elle inglesa en un reportaje en apoyo a la mujer.  Entre ellos, el vice primer ministro Nick Clegg -ya ha pedido disculpas- y el líder de los laboristas Ed Miliband -lejos de pedir perdón, cree que los únicos culpables son los responsables de la campaña. Lógicamente, el asunto ha enfadado mucho a la opinión pública que ha tildado a sus políticos de «tontos».

En fin, lo de siempre. Antes de comprar nada, no olvidéis darle la vuelta a la etiqueta (o lo que es lo mismo, no os olvidéis de la conciencia).

Nick-Clegg-

Ed-Miliband-Lo-Res-Logo[2].jpg

tshirt

La reina Isabel a juego con el azul conservador de David Cameron

Con motivo de la celebración de su Jubileo, la reina Isabel II asistió ayer a una reunión del consejo de ministros del gobierno británico. Desde 1781 con Jorge III, que un monarca no estaba presente en un encuentro como este, así que para la ocasión la soberana escogido un vestido y abrigo en azul conservador a juego con la corbata de David Cameron. Hasta Nick Clegg sucumbió al malva.

El pelpum de Miriam González le da alas a Clegg

Estará de moda pero, como ocurre con la mayoría de tendencias, no favorece a todos.  El caso es que la esposa de Nick Clegg, la abogada española Miriam González, se ha atrevido hoy, en la conferencia de los Demócratas Liberales, con el dichoso pelpum en un modelo en blanco (390 libras) de la diseñadora escocesa Henrietta Ludgate. Aunque la prensa británica ha aplaudido el estilismo, a mí me da la sensación que en cualquier momento echa a volar o pone un huevo. Los zapatos, de Zara. Of course.

Esto no son vacaciones

Están tan empeñados en «solidarizarse» con el sufrimiento de la plebe que se han olvidado por completo de que estamos en agosto y hace un calor tremendo. Este año los líderes europeos no lucen sus cuerpos al sol, ni se pegan un baño. Con ropas más propias para un cambio de estación que para una jornada de veraneo, resisten las altas temperaturas con pocas variaciones en su uniforme. Todo para convencernos de que sus días de descanso no son vacaciones, sólo «una pequeña pausa» en medio de tanto caos. Espero que el calvario les (nos) sirva de algo. Radio Futura – Escuela De Calor

Hollande viajó en tren a la residencia oficial de la Costa Azul dejando muy clarito que aquello no eran vacaciones, solo una pausa. Por eso, bajó a la playa a pegarse un baño de masas pero no de agua salada. Será austero, pero ver al presidente francés con pantalón y polo beis y zapatos marrones en mitad de la arena da un poco de sofoco. El "señor normal", como lo han rebautizado sus compatriotas, debería saber que a las tres de la tarde estar en la playa tan vestido es de todo menos normal. La que me ha dejado de piedra es Valérie Trierweiler: guiri de pueblo total. Bermudas y camisa blanca, con bandolera y deportivas Adidas negras de cordones rosas... jajajajajaja... ¡Ese melenón debe estar de lo más pegajoso!

 

 

David Cameron han preferido Mallorca para intentar desconectar. Pero el primer ministro británico parece que se resiste: camisa de manga larga azul (sin arremangar), pantalón y mocasines negros... ¡Se va a achicharrar! Además, entre esta foto y la del año pasado solo hay un cambio: ha sustituido su polo azul (algo más apropiado) por esta camisa (no tiene demasiada pinta de fresquita). Su mujer, también de azul, con un vestido de Cos y sandalias blancas.

 

Nick Clegg también está en España pero él en Valladolid. Con un look algo más informal que el del primer ministro (jeans y camisa de manga larga arremangada), las sandalias todoterreno son la mayor expresión veraniega que veremos este verano entre los mandatarios europeos. Por cierto, mira que llega a ser feo ese tipo de calzado. Cómo, quizás, pero feo, seguro.

 

Y nuestro presi también se apunta a la moda del resto de políticos europeos: jeans, camisa azul y jersey verde.