Rajoy en Sanxenxo

Nuestro querido presidente ha decidido premiarnos con esta bella estampa de la playa de Sanxenxo. Remarco lo de presidente por si alguien lo confunde y se piensa que es el vecino del quinto que ha salido a toda prisa porque a los niños se les han antojado churros para desayunar. Y es que Mariano Rajoy es así: el hombre no quiere llamar la atención pero sus pasividad siempre acaba importunando. Me dirá él qué horrible experiencia le ha llevado a comprarse esos jeans que tan mal le sientan (¿qué lleva en el bolsillo? ¿por qué se ciñen en el tobillo?) y a escogerlos para pasear por su tierra el día de Navidad -con tanto fotoperiodista al acecho.  Los zapatones y la parca tampoco ayudan.  Sin embargo, lo más preocupante de todo esto es que Rajoy y su equipo voluntariamente, y sin ningún tipo de coacción, hayan accedido a publicar la fotografía en twitter. Menudos nubarrones…

El rey: traje proletario y corbata esperanza

Se me hizo raro el hecho de penetrar por la ventana como una vulgar delincuente, pero después de este real 2012 a una ya no le sorprende casi nada. En fin, después de superar las rancias cortinas que colgaban con desgana en el ventanal, me encontré al monarca apoyado -¿será que la reciente operación de cadera le impide estar sentado o que desea dárselas de moderno ?- en el escritorio de su despacho -ahí el mensaje está claro, hay que trabajar hasta en noche buena. Con el mismo atuendo que utilizó en 2012 -camisa y sastre azul proletario-, la corbata también era verde esperanza pero con una ligera diferencia casi inapreciable: los pequeños lunares esta vez eran blancos. Y aunque los efectos de la cortisona no aconsejaban que el monarca se ciñera el cuello, de sobras es conocida la defensa a ultranza de tal complemento por parte del rey de España -a todo aquel que no lleve corbata, le regala (regalamos) una. Por eso, aún no entiendo cómo al rey y a sus asesores se les pasó estirar el lazo antes de grabar porque sinceramente parecía que la corbata estuviera haciendo «la ola» -si era así, forma original de saludar a todos los españoles de modo subliminal. En fin,señores, que Don Juan Carlos está con el humilde trabajador (traje y camisa), con el joven (postura informal) y con la ley (la corbata bien ceñida). Por supuesto, siempre le queda la ventana para salir corriendo ;). ¡Feliz Navidad!

En el vídeo se aprecia mejor el color del terno.

 

La corbata en 2011 también se descolocó...

Las gafas de Isabel II

Si en el mensaje de esta noche el rey hablara de Urdangarín, del elefante y bailara el Gangnam Style quizá podría superar la gran novedad de su homóloga inglesa. La reina Isabel II se prepara para emitir el primer mensaje de Navidad en 3D. Obviamente, habrá que ataviarse con las gafas correspondientes para analizarlo. Ella ya las tiene.

Obama se protege del frío

Ayer el presidente del gobierno español se paseaba por la carpa instalada con motivo de las celebraciones del aniversario de la Constitución frotándose las manos para intentar entrar en calor. Desde que los asesores de Mariano Rajoy lo convencieron de  que un mandatario con abrigo se sugiere débil, el pobre tiene todos los números para pillar una pulmonía. Jamás se me olvidará aquella escena de Angela Merkel hace un año en Berlín, tapada hasta las cejas, intentando convencer a Rajoy para que se pusiera algo encima del traje y no muriera congelado. Al admirar hoy las imágenes del encendido del árbol de Navidad por parte de la familia Obama, he pensado que quizá el ejemplo de su homólogo estadounidense -con abrigo oscuro largo de cachemir, bufanda granate y guantes de cuero negros- le sirva para reconsiderar sus atuendos de invierno. Más que nada porque, con la situación actual de la sanidad pública, no está el patio para que nadie se permita el lujo de enfermar.

Kate Middleton cambia a la británica LK Bennett por la española Mascaró

Kate Middleton fue el centro de las miradas en su primer servicio de Navidad junto a toda la familia real inglesa. Mucho se ha hablado del tocado en terciopelo berenjena, a juego con su abrigo, que lucía la duquesa de Cambridge. Pero convencidos, la mayoría de medios británicos, de que la joven de 29 años había vuelto a apostar para vestir sus pies por su firma preferida,  LK Bennett, lo cierto es que Kate se ha visto tentada por una marca española. Mascaró ya prepara una nueva edición del modelo, para mediados de enero, escogido por la esposa del príncipe Guillermo. Pero no ha sido la primera vez. Para los premios al mérito de los militares, la duquesa de Cambridge también se sirvió de una cartera de terciopelo negra de la firma hermana, Pretty Ballerinas. Además, en ocasiones especiales, para vestirse, tampoco le hace feos a la marca emblema española,  Zara.