Una de las primeras paradas de Barack Obama al llegar a Senegal fue a la isla Gorée, uno de los centros de tráfico de esclavos con destino a América en el siglo XVIII. Esta foto del primer presidente negro estadounidense en la "puerta del no retorno" es de lo más emotiva.

Los Obama en África

Excepto el presidente, el resto de la familia presidencial (incluyendo la suegra y la sobrina que también les acompañan en este viaje) se han preocupado en buscar estilismos en sintonía con su visita al continente africano.

Ya a su salida de Washington, excepto el presidente que prefirió ser fiel a su look clásico, se apreciaba un cambio de indumentaria en Michelle y sus hijas. La primera dama llevaba un vestido de Narciso Rodríguez.

Ya a su salida de Washington, excepto el presidente que prefirió ser fiel a su look clásico, se apreciaba un cambio de indumentaria en Michelle y sus hijas. La primera dama llevaba un vestido de Narciso Rodríguez.

 

Los Obama aterrizan en Senegal. Tanto el vestido con el cinturón de la hija pequeña, como el estampado de la madre y la hija mayor son un guiño al país que los recibe.

Los Obama aterrizan en Senegal. Tanto el vestido con el cinturón de la hija pequeña, como el estampado de la madre y la hija mayor son un guiño al país que los recibe.

 

Una de las primeras paradas de Barack Obama al llegar a Senegal fue a la isla Gorée, uno de los centros de tráfico de esclavos con destino a América en el siglo XVIII. Esta foto del primer presidente negro estadounidense en la "puerta del no retorno" es de lo más emotiva.

Una de las primeras paradas de Barack Obama al llegar a Senegal fue a la isla Gorée, uno de los centros de tráfico de esclavos con destino a América en el siglo XVIII. Esta foto del primer presidente negro estadounidense en la «puerta del no retorno» es de lo más conmovedora.

 

Michelle Obama escogió un floreado vestido de Jason Wu para reunirse con la primera dama de Senegal, Marieme Faye.

Michelle Obama escogió un floreado vestido de Jason Wu para reunirse con la primera dama de Senegal, Marieme Faye.

 

 

 

 

Gana Obama

No disimularé lo evidente: me alegro muchísimo de la victoria de Barack Obama. Y esta mañana temprano, al encender el televisor para ver su discurso en directo, el reelegido presidente de EEUU volvió a describirme, sin una sola palabra, el porqué. Con un traje que además de encajarle perfectamente le presta la libertad necesaria para moverse como ningún blanco podría hacer,  una camisa impoluta y una corbata azul brillante que, con un nudo perfecto, le iluminaba la cara de felicidad. Y recalco lo del nudo porque Mitt Romney, derrotado, reconoció la victoria de su adversario con la corbata exageradamente torcida (nada propio en él).

Pero no sería justo, analizar el triunfo de Obama sin hablar de su esposa, Michelle (de hecho, el primer tweet del vencedor incluía una fotografía de la pareja abrazándose y añadía «Cautro años más»). La primera dama estadounidense más seguida después de Jackie Kennedy ha escogido para esta noche un vestido de brillos granates del diseñador Michael Kors que ya le habíamos visto en numerosas ocasiones. Sobre él, una torera de punto negra y manga tres cuartos que podría ser perfectamente la misma que lució hace cuatro años cuando su marido logró la presidencia. En 2008, recordaréis, Michelle Obama se la puso encima de un vestido fuego de Narciso Rodríguez y fue muy criticada por ello. Sin embargo, a ella le debió traer suerte y además, fue la primera prenda que defendió el estilo Michelle Obama: «Para mí lo más importante es vestir con la ropa que más me gusta… No voy a fingir que no me importe lo que digan. Pero también tengo que ser práctica. Habrá quien piense que el jersey era horrible, pero yo ¡tenía frío!». Enhorabuena.

Obama con sus hijas Sasha y Malia. Las dos iban con un look muy parecido al de su madre. Muy divinas , fijaros en las uñas de la pequeña.

 

El vestido de Michelle ya lo habíamos visto en otras ocasiones. Esta noche solo el ha sumado la torerita negra y ha cambiado el broche (políticas españolas: esto es un broche y lo vuestro son floripondios extraños).

 

Me da la sensación de que es la misma torerita de 2008. Aunque le valieron muchas críticas, la prenda le trajo suerte.

Preciosa la fotografía que el equipo de Obama ha escogido para representar la victoria de la pareja. Nadie tiene dudas: sin Michelle hubiera sido imposible.

 

Mitt Romney apareció derrotado. La corbata torcida escenificaba de manera contundente su decepción.

 

 

Michelle Obama y Nelson Mandela

La primera dama está acertando con los estilismos que se ha llevado a su gira por África. Las bailarinas acharoladas aparecen en todos su looks y visten a la perfección todos sus compromisos. Desde reunirse con Nelson Mandela hasta bailar con un grupo de niños. Aseguran que las imágenes que se tomen de este viaje servirán para la campaña electoral de los demócratas. Si es así, tendrán material muy válido.

 

Michelle Obama y sus dos hijas visitaron a Nelson Mandela en su casa. El traje chaqueta falda coral es de Narciso Rodríguez y los pendientes turquesa de Nava Zahavi combinaban con sus bailarinas acharoladas. Mandela, por su parte, luce una camisa de su propia colección.


Precioso el abrigo de verano amarillo de Rachel Ray

Me es imposible concentrarme en la ropa. ¡Qué niños tan guapos!

—————————————————————————————————————————————————

Michelle Obama and Nelson Mandela

 

 

The first lady is shooting with the style that has taken his tour of Africa. The dancers shoes are all varnished her looks and dress to perfection all its commitments. From to meet with Nelson Mandela  or to dance  with a group of children. Ensure that images are taken from this trip will serve to the election of Democrats. If so, will have something very worth while.

Ácidos para un día histórico

Pese a la emoción provocada por la celebridad, la vocación profesional ha captado el rojo en la corbata y la bufanda del nuevo presidente (y esperanza) del mundo. Por su parte, la primera dama se ha decantado por los tonos ácidos con un diseño, nuevamente, de una creadora latina.  

Vestido, abrigo brocado en  amarillo, zapatos de cuero verde botella y guantes en verde manzana. Éste ha sido el atuendo que Michelle Obama ha escogido para participar en la investidura de su marido, el cuadragésimo cuarto presidente de EEUU. Y la creación de la indumentaria de la nueva primera dama corresponde a la diseñadora cubana Isabel Toledo (¿no es eso un mensaje en toda regla? Eso para que luego se atrevan a asegurar que la elección de la ropa es meramente superficial). Y es que ya otro diseñador cubano, Narciso Rodríguez, fue el encargado del estilismo que Mrs. O lució  la noche de la victoria electoral de su marido.

A primera hora de la mañana, Isabel Toledo no sabía a ciencia cierta si la primera dama se decantaría por su conjunto ácido, diseñado especialmente para ella, según ha declarado a la prensa americana.El vestido en cuestión, fabricado en encaje de seda suizo y seda francesa, precisó el trabajo de 30 personas durante las pasadas Navidades. «Mujeres chinas, polacas y españolas han trabajado en el diseño», revelaba Toledo, de 48 años.

Respecto al nuevo presidente, Obama ha dado el toque de color a su vestimenta a través del colorado de su corbata y su bufanda… En fin, este hombre promete.

Portada de Vogue América

El retrato de la primera dama americana por la fotógrafa Annie Leibovitz será la portada de la edición americana de la revista femenina Vogue en el mes de marzo. En ocho páginas, Michelle Obama relata una de sus facetas más íntimas: la de madre. El diseñador Jason Wu vuelve a firmar el estilismo de la señora Obama.

No podía ser de otro modo. Y es que desde que Barack Obama jurara su cargo como nuevo presidente de los EE.UU, el rumor sobra la posibilidad de que Michelle Obma posara para la versión americana de la revista Vogue era cada vez más fuerte. Pues bien, según ha anunciado el diario británico The Guardian el rumor se ha convertido ya en realidad. De este modo, la primera dama se ha dejado mimar por el mágico objetivo de la fotógrafa de celebrities  Annie Leibovitz posando con un vestido fucsia sin mangas del diseñador Jason Wu (el taiwanés también creó el traje de fiesta blanco que lucía Michelle Obama durante las celebraciones de gala del día de la investidura de su marido) y con un vestido negro de Narciso Rodríguez. Con un  retrato para la portada, y dos que figuran en páginas interiores, el reportaje realizado en enero está compuesto por ocho páginas de extensión y trata en su contenido sobre la faceta materna de Michelle Obama.

Y aunque todas las primeras damas han sido retratadas por Vogue -desde Lou Hoover (esposa de Herbert Hoover, quien presidiera EE.UU. entre 1929 a 1933)- , sólo una, la actual secretaria de Estado Hillary Clinton, ocupó la portada de la publicación en 1992.