Mi cuerpo, mi templo

Desgraciadamente, no es novedad que Javier Ortega Smith suelte imbecilidades por su boca. Pero este martes entró en territorio sagrado: el cuerpo femenino. El candidato de Vox a la alcaldía de Madrid advertía ante las cámaras que “las mujeres tienen derecho a comer más o menos, a cortarse el pelo o las uñas”, pero no a “acabar con la vida del niño” que llevan en su interior. SEGUIR LEYENDO

190517_PATRY1

Ocasio-Cortez en Netflix

(…) El primer plano es el de Alexandria Ocasio-Cortez maquillándose. Sí, ya me he enganchado al primer segundo de cinta. Dibuja las cejas, oculta las ojeras y aplica la base. Mientras, reflexiona sobre el ritual de belleza. “Prepararse para las mujeres implica un montón de decisiones sobre cómo quieres presentarte ante le mundo. Existe un protocolo que establece cómo debe vestir un hombre que aspira a un cargo. O va con traje o con una camisa blanca arremangada y un pantalón de vestir. Ellos sólo tienen dos opciones. Yo debo estar muy segura de qué voy a ponerme… “. SEGUIR LEYENDO

aocdebate_6df5e

El problema del leggin (tu mirada)

Una vez más, una pieza de ropa se ha convertido en “inmoral”. “El problema del leggin” es la carta abierta que “una madre católica” escribió al diario The Observer, publicación de la Universidad de Notre Dame (Indiana, EEUU), en la que habla del respeto a las mujeres en función de esta prenda… “En este mundo de videojuegos y vídeos musicales, las madres católicas tenemos difícil explicar a nuestros hijos que esas mujeres son hijas y hermanas de alguien. Que las mujeres deben ser vistas como personas para poder ser respetadas”, explica. SEGUIR LEYENDO 

190405_PATRY1

Brilla!

Al tratar de extraerme de la triste realidad política andaluza, viajé a América para seguir a Alexandria Ocasio-Cortez. La mujer más joven del Congreso de los EEUU (29 años) prometía su cargo hace sólo unos días ataviada con un traje blanco en homenaje a las primeras sufragistas norteamericanas. Su sempiterno carmín rouge, el precioso tono de su tez, la larga melena negra y una amplia sonrisa de orgullo e ilusión provocaban que una no pudiera apartar los ojos (o la cámara) de su brillo personal. SEGUIR LEYENDO

ocdancing

 

Ya no queremos ser Claire Underwood

Una blusa de algodón blanco con una falda beige. La melena suelta y su sempiterno labial rouge. Pendientes de perlas que en ella, más que un símbolo conservador, se antoja como un regalo familiar poco comprometido con su estilo pero que prometió ponerse en su día más especial -¡noticia! nadie nos obliga ya a que sea el de la boda. Observo la dulzura y delicadeza de Alexandria Ocasio-Córtez y siento su triunfo como algo mío. SEGUIR LEYENDO

181109_PATRY1