MAS Y DÍAZ SE REÚENEN DURANTE UNA HORA EN EL PALAU D ELA GENERALITAT

Susana Díaz toma la Generalitat

Me comenta un amigo que a la presidenta andaluza habría que ponerle como BSO permanentemente la discografía completa de Rocío Jurado. Y la verdad es que cuanto más la contemplo, más me atrae la idea. Aflojen el volumen de sus televisores cuando aparezca Susana Díaz y reciten cualquier canción de «lamajgrandeee«. En fin que el dramatismo exacerbado de la socialista supera con creces al de Carme Chacón y eso es algo que, por lo menos en Catalunya (sí, somos unos sosos y unos saboríos), no acaba de agradar entre todos aquellos que prefieren que el folclore se reserve a los artistas. Por eso, la presencia de Susana Díaz ayer en la Generalitat chocaba bastante. La andaluza se embutió (literal) en un vestido mostaza para reunirse con Artur Mas, algo que le permitió lucir medias  (la presidenta podría montar ella solita una franquicia de Calzedonia). Y el panty era tan tupido que acababa confundiéndose con un leotardo. En fin, remedios femeninos ante el frío o ante el «tendríaquedepilarme». Para rematar el look, Díaz se calzó también un tacón morado. Y esta combinación de colores, supongo, le dio que pensar a @luzsmellado sobre la posibilidad de que la andaluza se hubiera inspirado en la sofisticación de Máxima de Holanda.  Yo, en cambio, la veo más como otra argentina. Porque al igual que Cristina Fernández de Kirchner, Susana Díaz acabará construyéndose su propio reino.

PD. Muchas gracias a @mariaecarrey por hacerme participe en el debate sobre el outfit de Susana Díaz.

susanadíazmas

Hay un problema evidente con las tallas. Porque sea con ropa informal o más clásica, da la sensación de que a Susana Díaz le han metido todos los conjuntos en la secadora hasta encoger.

mas -díaz

Aunque se ha saneado las puntas, habría que darle un poco más de vida a ese peinado.

susanadíazmas3

Le encanta presumir de medias pero quizás antes habría que aprender  a sentarse como una señorita. ¡Por Dios! Y ya que estamos, unas lecciones sobre cómo andar con tacones tampoco le irían mal. Ayer torpedeaba entre los adoquines del Palacio de la Generalitat.

maxima-de-holanda

Si esta fue la inspiración de Díaz, el resultado final fue nefasto.

Cospedal, ¿homenaje a la II República?

Entiendo perfectamente que al escuchar las declaraciones que se le atribuyen a la secretaria general del PP (como bien acaba de resumir Lucía Etxebarría en twitter, algo así como «comer es de rojos»), nadie le haya prestado la más mínima atención al estilismo que lucía Mª Dolores de Cospedal cuando supuestamente soltó eso de que  «los votantes del PP se pueden quedar sin comer pero pagan la hipoteca». Yo, bicho raro, me he quedado pillada también con su look  porque conjuntaba morado y rojo. Tonalidades muy republicanas -muy propias para el día después del aniversario de la II República- y con las que, por el momento, sólo se atreve Cayo Lara. Los que ya me conocéis, adivinaréis que me he ido a buscar el mostaza en la presidenta de Castilla La Mancha. Pensaréis que ni de coña… Pues chicos, ¡¡¡lo he encontrado!!! ¡¡¡La goma del pelo!!! Un coletero, por cierto, de esos que sueltan hilillos y que una compra en los chinos para luego, arrepentirse de por vida (¡¡¡¡Arghhhhh!!!!).

El estilismo de las hijas de Obama en el ojo del huracán

Esta semana la actualidad me tiene muy entretenida, pero hay cosas que no quiero que se me pasen. Una es esta imagen de la familia Obama en uno de los actos previos a la Navidad. Aunque la fotografía se podría antojar como una más, los looks de Sasha (10) y Malia (13) han sembrado la polémica en EEUU. El vestido hipsy mostaza de la hija mayor del presidente se ha llevado prácticamente todas las críticas, mientras que sobre el de la pequeña Sasha  se ha comentado que era poco adecuado (aunque a mí me parece una adorable princesita). El New York Mag ha llegado a pedir en un artículo respeto para las dos menores de edad y ha atacado duramente a los medios que habían analizado el atuendo de las niñas. Vamos, el mismo problema que tuvimos hace unos años con las hijas de Zapatero. Aunque no creo yo que los americanos hubieran sido tan dóciles si Sasha y Malia se hubieran decantado por el estilo gótico.