VivienneWestwood

Julian Assange desfilará en la London Fashion Week

Aunque sigue recluido en su “pequeña prisión” en la embajada ecuatoriana de Londres, al fundador de Wikileaks siguen llegándole ofertas profesionales de lo más diversas. La última ha sido la de estrenarse como modelo en la próxima edición de septiembre de la London Fashion Week. Julian Assange lucirá piezas de la colección de Ben Westwood, hijo de Vivienne Westwood. Ya la mítica diseñadora le dedicó una edición de camisetas a Assange y se implicó por completo en su liberación. Sin duda, un buen reclamo mediático.

VivienneWestwood

Condolezza Rice debuta como modelo

La ex secretaria de estado de EEUU en la era George Bush acaba de debutar como modelo. Conocida su atracción por la moda -se la cazó, a las horas de que el Katrina arrasara Nueva Orleans, gastando miles de dólares en zapatos de Salvatore Ferragamo- y su éxito con los hombres -era el amor platónico de Gadafi-, Condolezza Rice protagoniza junto a Serana Williams o Melania Trump una campaña para que las mujeres se identifiquen con el deporte. Con una camiseta de fútbol con el número 16 y su característico carmín rouge, a sus 57 años, Rice se presta a sonreír a la cámara (muy raro en ella).

Benach apuesta por tallas reales en las pasarelas

Tal como impusiera Esperanza Aguirre en Pasarela Cibeles, el ex presidente del parlament catalán quiere concienciar al mundo de la moda para que utilice tallas reales en la pasarela.

Medio centenar de personajes de la vida social y cultural catalana participan en una iniciativa a través de Internet para que en las pasarelas de moda no se marginen las tallas más utilizadas por la población. Esta iniciativa, “Motius per donar la talla” (Motivos para dar la talla), como se denomina la página que se ha colgado en Facebook, tiene su supuesto origen en la expulsión de la pasarela de Milán de la diseñadora especializada en tallas grandes Elena Miró -aunque alguien que descubra los modelos de la creadora entendería perfectamente porque sus compañeros la invitaron a irse-.

La creación de esta página de Facebook es la primera de varias acciones previstas por este colectivo para concienciar al mundo de la moda, y en general a la sociedad, del abismo existente entre las tallas utilizadas en las pasarelas y la mayoría de la población. En la página se denuncia que el hecho de considerar modelos de belleza cuerpos que tienen poco a ver con la realidad puede provocar efectos psicológicos importantes, especialmente entre colectivos vulnerables a determinados mensajes, como los niños y adolescentes. Entre las cincuenta personas que han secundado esta iniciativa se encuentran el ex presidente del parlamento catalán Ernest Benach; el escritor Màrius Serra, los periodistas Antoni Bassas, Josep Cuní y Concha García Campo.

De todos modos, desde mi humilde opinión creo que es mucho más efectivo para una adolescente (o cualquiera que se siente acomplejada ante la imagen retocada con photoshop de una modelo) que acuda a una pasarela de moda. Cuando los sacos de huesos caminan como caballos por delante de ti y encima con celulitis en sus muslos, se te quita toda la tontería de golpe.

El mejor anuncio para una marca

No es especulación periodística. Lo dice un reciente informe publicado esta semana en la revista Harvard Business Review. El profesor de finanzas David Yermack cita en su informe 189 apariciones públicas de la primera dama americana entre noviembre de 2008, cuando Obama ganó las elecciones y diciembre de 2009. En ese periodo, Michelle Obama lució ropa y complementos de 29 compañías, entre ellas Calvin Klein, Gap o J. Crew. El profesor Yermack calcula que solo con que Michelle Obama vista una vez algo de una firma se generan unas ganancias de 14 millones, ya sea para la compañía o para el conglomerado que haya detrás de ella en Bolsa. Por eso hay hasta una página web (www.mrs-o.org)  en la que se detallan todas las prendas que conforman su armario. Allí se puede consultar desde quién es su creador hasta lo que cuesta.