El mensaje (no verbal) del rey en 2020

Tres horas y tres tomas se han requerido para que el rey, finalmente, no dejara de tropezarse al leer. Pero quedémonos con lo bueno: esa habilidad de Felipe VI para parlotear 13 minutos y 30 segundos y no decir nada. Porque si el mensaje verbal estaba vacío, el no verbal también.

Lenguaje corporal

Mirada penetrante «Es complicado transmitir las emociones en el escenario como hacen los actores», le comentaba Felipe VI a su hija Sofía en aquel vídeo en el que toda la familia comía «sopita». Cualquier miembro de la Casa Real, especialmente quien esté llamado a ser rey, se supone que recibe formación en oratoria y también en interpretación. Por lo que sea, el monarca no tuvo esa preparación. Eso explica porque recurre a miradas penetrantes (sufridas o sospechosas) como pausa dramática y lleva a confusión: no sabes si le va a dar un aire o precisa una visita urgente al oculista.

mirada

A destiempo Pese a que se aprecia que ha ensayado los gestos, iban a destiempo de las palabras. Primero se lanzaba el gesto (manos hacia delante) y después venia la palabra correspondiente  (futuro). La descoordinación temporal de palabras y gestos evidencia el ensayo y en un mensaje institucional puede entenderse como un engaño (falta de sinceridad, credibilidad).

Puños Cada mensaje de Navidad (y en el 3O, más) saca los puños (fuerza) cuando se refiere a la unidad. Aunque sea por mi salud emocional, ¿alguien le podría explicar que está feo imponer la unidad por la fuerza?

Realización Nefasta realización y montaje de TVE. Entrando en el 2021, son incomprensible que los cambios de planos (y temas) vengan por un giro de la cabeza del monarca. Les invito a que para el año que viene visualicen los audiovisuales que le prepara la BBC a la reina Isabel II. A diferencia del 3O, ha aguantado bastante bien los planos medios y cortos que han dominado durante el discurso. Es lo que tiene no abordar o pasar de puntillas sobre los temas que le incomodan; al no tratarlos, ni se siente ni el cuerpo expresa su padecer. 

Read More

cameronmocasin

Los ingleses alucinan con los mocasines de Cameron

Ya tenía yo ganas de empezar a repasar los estilismos de estos raros especímenes políticos en tiempo estival. El primero en dejarse ver este año ha sido David Cameron que, muy acaramelado de su esposa, Samantha, ha decidido acudir a comprar calamares a un mercado del Algarve (Portugal) donde llegaron a través de un vuelo Easy Jet. El líder conservador lucía una camisa azul (siempre fiel al guiño corporativo) de manga corta y unas bermudas de color caqui. Si bien, una vez más, los medios ingleses se han fijado en sus pies. Y es que sus compatriotas no acaban de comprender como su mandatario lleva mocasines sin calcetines. Anda, que si los llevara….

cameronsam

Muy mona SamCam con un vestido muy fresquito sin mangas verde botella.

cameronmocasin

Hombre, yo creo que este tipo de mocasín es apto para llevar con pantalón corto (sin calcetines, claro).

 

cameron2011

Peor fue en 2011, en sus vacaciones en Italia llevaba estos mocasines negros casi invernales (con o sin calcetines).

 

 

Esto no son vacaciones

Están tan empeñados en «solidarizarse» con el sufrimiento de la plebe que se han olvidado por completo de que estamos en agosto y hace un calor tremendo. Este año los líderes europeos no lucen sus cuerpos al sol, ni se pegan un baño. Con ropas más propias para un cambio de estación que para una jornada de veraneo, resisten las altas temperaturas con pocas variaciones en su uniforme. Todo para convencernos de que sus días de descanso no son vacaciones, sólo «una pequeña pausa» en medio de tanto caos. Espero que el calvario les (nos) sirva de algo. Radio Futura – Escuela De Calor

Hollande viajó en tren a la residencia oficial de la Costa Azul dejando muy clarito que aquello no eran vacaciones, solo una pausa. Por eso, bajó a la playa a pegarse un baño de masas pero no de agua salada. Será austero, pero ver al presidente francés con pantalón y polo beis y zapatos marrones en mitad de la arena da un poco de sofoco. El "señor normal", como lo han rebautizado sus compatriotas, debería saber que a las tres de la tarde estar en la playa tan vestido es de todo menos normal. La que me ha dejado de piedra es Valérie Trierweiler: guiri de pueblo total. Bermudas y camisa blanca, con bandolera y deportivas Adidas negras de cordones rosas... jajajajajaja... ¡Ese melenón debe estar de lo más pegajoso!

 

 

David Cameron han preferido Mallorca para intentar desconectar. Pero el primer ministro británico parece que se resiste: camisa de manga larga azul (sin arremangar), pantalón y mocasines negros... ¡Se va a achicharrar! Además, entre esta foto y la del año pasado solo hay un cambio: ha sustituido su polo azul (algo más apropiado) por esta camisa (no tiene demasiada pinta de fresquita). Su mujer, también de azul, con un vestido de Cos y sandalias blancas.

 

Nick Clegg también está en España pero él en Valladolid. Con un look algo más informal que el del primer ministro (jeans y camisa de manga larga arremangada), las sandalias todoterreno son la mayor expresión veraniega que veremos este verano entre los mandatarios europeos. Por cierto, mira que llega a ser feo ese tipo de calzado. Cómo, quizás, pero feo, seguro.

 

Y nuestro presi también se apunta a la moda del resto de políticos europeos: jeans, camisa azul y jersey verde.

 

 

Frialdad y modelitos en la boda de la hija de Morenés

El ministro de defensa ha casado a su hija este fin de semana en la capital hispalense. Sevilla, es para mí, la ciudad más bonita del mundo pero odio esa tendencia al señorío de algunos de sus más ilustres ciudadanos (más cuando van de boda). En fin, que ni siquiera en un momento supuestamente feliz como este, Perdo Morenés no ha podio quitarse su cara a lo conde Drácula. Los estilismos de sus colegas de partido tampoco tienen desperdicio… Anton Coppola – Dracula- The Beginning

Bonito el detalle del padrino de levantar con el pasador la corbata. Pero que frialdad, por favor...

 

El vestido de la novia muy bello. El padre, con chaqué, un tieso.

 

Aguirre no se alejó mucho de sus estilismos diarios. Los zapatones en amarillo canario y los dos broches (a falta de uno), lo más destacado.

 

Si la presidenta de la Comunidad de Madrid apostó por el azul corporativo, Ana Pastor optó por el raso rojo (vamos, discretita). Las perlas, el lazo, el abrigo... ¡No sé por dónde cogerla!

 

Arias Cañete no iba mal (aunque esa barba tan poblada no es propia de los de su estirpe)... Hasta que llegué a los pies!!!! Mocasines con traje!!!! ¡¡¡Arghhhh!!!!

 

Isabel Tocino entró en una tienda vintage y salió así: con todo colocado.