Análisis carteles electorales Galiza 25S

Alberto Núñez Feijoo – PP

Acierto El acierto será si no cuelgan ese cartel en las calles #madremía
Error Resulta un pelín pretencioso (dile pretencioso, dile imperialista) que el careto del candidato (aunque sea el presidente en funciones y probablemente el vencedor de los comicios) represente al territorio de Galicia.
Incongruencia A ver, como recordatorio en su funeral podría servir. Pero entiendo que no es la idea. Que va a ser padre, por el amor de Dios.

feijoo

 

 Xaquín Fernández-PSdeG

Acierto  Aunque jugar con los colores de la bandera es un recurso demasiado manido, aquí tiene excusa porque combina con el azul de sus ojos.
Error La fotografía es impresionante y serviría como portada de la revista Esquire. Ahora bien, después ves a Xaquín Fernández en su día a día y te preguntas si el hombre del cartel es él. No es nada recomendable confundir al elector.
Incongruencia Lo que transmite la mirada (profundidad, dureza) no acaba de encajar con el lema (“una respuesta nueva”). Creo que la mirada tiene bastante significado para adjetivarla. Yo hubiera optado por poner sólo “una respuesta”. Los ojos ya lo dicen todo.

psg

 

Luis Villares – En Marea

Acierto #unsolobotón, eso siempre es motivo de celebración.

Error No es Xosé Manuel Beiras, el político más elegante de toda Europa. No tiene su gusto ni su estilo, ni parece que se esfuerce para poner remedio.

Incongruencia La postura, sentado de un modo informal, encaja con la imagen del partido. Sin embargo, las manos delatan cierta tensión (búsqueda de consuelo que el posar ante una cámara puede provocar a numerosas personas) y anulan parte de la serenidad lograda con la postura.

enmarea

Ana Pontón – BNG

Acierto Haber escogido una instantánea en la que además de sonreír con los labios, lo hace con los ojos (sinceridad). 

Error No son ni los tejidos ni las tonalidades que más le favorecen. La apagan.

Incongruencia No se distingue bien qué está haciendo con la mano. No sabes si te la está ofreciendo, si agarra ya a alguien o te está golpeando. Quizá con la propaganda electoral audiovisual se entienda mejor, pero el cartel no debería necesitar ningún apoyo para transmitir esa información.

png

Cristina Losada – C’s

Acierto Ahorran en diseño y creatividad. La misma foto de DNI para el candidato vasco y para la candidata gallega.

Error Ya que no se hace ninguna apuesta innovadora en cuestión de escenografía o lenguaje corporal, por lo menos que el estilismo de Losada no se antoje tan parecido al del líder supremo.

Incongruencia “VOTA”, información muy útil durante la transición española cuando no había tradición de votar… 

captura-de-pantalla-2016-09-14-a-las-9-29-37

 

 

Análisis visual de los carteles electorales Euskadi 25S

Iñigo Urkullu, EAJ-PNV

Acierto La apuesta valiente por la corbata. Que alguien de derechas (conservador) y que sabe hacerse medianamente bien el nudo comprenda que precisamente él no debe renunciar al accesorio por excelencia de la coquetería masculina. La cercanía con el elector ya se la presta el hecho de que se haya deshecho de la americana.

Error Urkullu aparece en mangas de camisa (un remangado dudoso nada sofisticado y que tampoco produce una sensación de “manos a la obra”) durante un mitin. Además, al apoyarse sobre una pierna lo que proyecta el lehendakari es cansancio. Con ese agotamiento, ¿será capaz de continuar cuatro años más?

Incongruencia Cansinos están también los de marketing político con el uso de la palabra “futuro”…  Siguiendo las indicaciones “mirar al futuro”, veo al mismo hombre de hace cuatro años que a su vez mira hacia no sé dónde (me habéis cortado la imagen y no se atisba horizonte alguno). ¿Qué futuro?

URKULLU

Arnaldo Otegi, EH BILDU

Acierto Camisa blanca = alma limpia. Mensaje subliminal que a Otegi le conviene transmitir muy, muy, muy mucho. Aunque no le sume votos (a los suyos se les antoja poco menos que Mandela), puede sumarle apoyo social (cercanía).

Error Desde la antigüedad, enseñar las manos es una demostración de que vas desarmado. Por eso, por lo que proyecta, a Otegi no le conviene nada ocultar sus manos en los bolsillos. Un político no puede despreocuparse de los recelos que despierta su apariencia y aunque considere que es una imagen manipulada y/o distorsionada, debe asumirla para poder poner remedio.  

Incongruencia Los colorinches son muy LGTB. Freud vería ahí salidas de armario y necesidad de restablecer orgullos… Cuando se disfraza de “político”, la chaqueta le queda grande (defiende muchísimo mejor el look informal).

OTEGUI-ZERO

Pilar Zabala, Podemos

Acierto Ella. Es una mujer de constitución y rasgos muy marcados (dureza, seguridad) pero el color de los ojos y la mirada dulcifica (empatiza) y compensa.

Error Saturación de información textual y corporativa, la imagen no respira. En vez de aprovechar la fuerza de la candidata la entierran bajo una franja excesiva de color morado y cantidad de texto, colocados sin ningún criterio. Agobia.

Incongruencia En Euskadi, en general, la gente viste bien. Zabala es elegante. Exceptuando a Beigas y Alejandra Fernández (En Marea), es de las pocas podemitas que proyectan una imagen de madurez mental. Y en vez de aprovechar el estilo de la candidata para defender un estilismo sofisticado y femenino de izquierdas, van y le plantan una aburrida americana azul marino, unos pendientes de perlas y una cadenita finita que no se ve dónde acaba pero que podría antojarse como una medallita de la virgen. Con este look tan conservador, más que de Podemos, parece la aspirante de cualquier partido de derechas. 

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-28-35

 

Idoia Mendia, PSE-EE

Acierto Por fin se han deshecho del dress code impuesto en las generales por el equipo de campaña socialista para las féminas y Mendia evita vestir de rojo para propagar su ideario.

Error Tras la crisis,  nada acertado presentar a un líder cruzado de brazos (inactivo).

Incongruencia El lema es “Juntos Batera (podemos)“, pero al conjunto de gente que acompaña a la candidata se lo ve disperso, alejado y borroso (fiel retrato de la socialdemocracia europea en general).

pse

Alfonso Alonso -PP

Acierto Mira al frente (sinceridad), al elector. Además, la cara de escolano siempre tiene su público.

Error La derecha tiene una facilidad pasmosa para, primero, criticar y, luego, seguir las tendencias estilísticas que marca la izquierda, sin entender que es mejor diferenciarse. Ahora toca deshacerse de la corbata. Uy, sí, seguro que con ese look tan progre convencen a algún despistado de Bildu o Podemos… 

Incongruencia “La voz que nos une”, reza el cartel. ¿Qué voz? Oigan, que esto es un cartel. Que verbalmente aquí no se escucha nada, como mucho se lee. Otra cosa hubiera sido la elección de “La visión que nos une” o  “La mirada que nos une”.  

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-36-32

Nicolás de Miguel – C’s

Acierto Como casi todos los candidatos de C’s, parece sacado de un casting. No es que sea algo positivo, pero así se les identifica como partido.

Error Ese cuello de camisa no es para llevar sin corbata. Por eso, pese a llevar acertadamente sólo un botón desabrochado, queda tan abierto.

Incongruencia Es fácil dibujar una sonrisa (falsa) con los labios. Lo difícil es que los ojos sonrían. En este caso, la mirada está triste y choca (anula) con el supuesto optimismo de la boca.

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-33-30

El significado oculto de la corbata V.E.R.D.E

Podeu llegir aquest post també en català

V.E.R.D.E La corbata verde (aunque la combinara con camisa blanca) escogida por el rey para presidir el partido de anoche entre el Barça y el Sevilla no era un guiño partidista al equipo andaluz. El color del accesorio responde al acrónimo “Viva el Rey de España”, símbolo indumentario adoptado por los alfonsinos (Duque de Cádiz) para identificarse cuando la dictadura franquista no permitía verbalizar el vítor. Esta vez, la corbata verde le sirvió a Felipe VI para contestar sin decir ni mu a les estelades y al gran pitido que recibió el himno español.  

reyes

Los ojos Empieza a sonar el himno y con él, el esperado pitido. Pese a la solemnidad que exige el himno (posición firme de respeto), llama la atención hacia dónde se dirigen las miradas de Felipe VI y el president de la Generalitat. Puigdemont gira la cabeza completamente observando a la gradería del Barça de donde proceden los silbidos (está más cómodo con aquel espacio que con el que ocupa en el palco); Vicente del Bosque tuerce levemente el cuello (le puede la curiosidad) y el rey sólo dirige una mirada que sonríe amenazadora (os estoy vigilando, me las pagaréis). 

puigdemontgiralacara

Sonrisa tensa No hay mayor ofensa que sonreírle a alguien cuando el otro espera que estés cabreado y ofendido porque la sonrisa pasa a interpretarse como una burla o un desafío. Letizia dibujó esa sonrisa en su boca al llegar a su asiento (no me importa que nos pitéis). Sin embargo, para saber si una sonrisa es sincera o falsa basta con observar los ojos. Porque como siempre os digo, se sonríe con la mirada y no tanto con la boca. La reina mostraba una sonrisa tensa (labios rígidos) y ojos muy abiertos (cuando reímos de verdad, los ojos se rasgan); así que su interpretación de “no me importa nada, estoy por encima de todos vosotros” no era nada creíble. Y es que la sonrisa estaba tan petrificada en su cara que le costó darse cuenta que sonaba el himno de España y debía mostrar un expresión más solemne (seria).  Un ejemplo de sonrisa sincera (sólo ojos), aunque fuera maliciosa (cierra los labios para que no se le escape la risita), es la de Artur Mas en la Copa del Rey del pasado año.

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 9.17.51

 

ojosmas

Puigdemont no aplaude Una vez acabado el himno, el president de la Generalitat se entretuvo en los botones de su chaqueta (no había motivo porque estaba abrochada perfectamente) para no aplaudir el himno español. Podía haberse quedado sin hacer nada (demasiado agresivo), pero la incomodidad de estar en “territorio enemigo” lo empujó a disimular la ofensa a los asistentes (gesto de respeto pero no de sumisión).

FINAL SEVILLA - BARCELONA

Pitido Tal vez, a medio estadio se le reventó el tímpano (creo que el himno se escuchó desde Australia) pero lograron que el estruendoso pitido quedara más o menos disimulado. Vicente del Bosque no pudo evitar llevarse la mano al lóbulo para proteger su oído.

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 9.22.09

Aniversario Por muy rey que seas, celebrar el 12º aniversario de bodas en el fútbol es cutre y motivo de divorcio. 

reyes2

YosoylaCamacho Como Alicia Sánchez Camacho estire más el cuello se desnuca. Menos mal que llevaba los aros de choni para hacer de contrapeso.

pendientesalicia

Un Rajoy inerte anima a la participación

“Y empezamos…” Si el objetivo del presidente en funciones es animar a la participación de los españoles en las elecciones del 26J, incluso con el trillado truco de que “viene el demonio (comunismo)”, su mensaje no verbal expresa todo lo contrario. Se ve a un individuo excesivamente relajado, desmotivado, desgarbado e inactivo.“Se que esto puede cansar, y es lógico que lo haga, a mucha gente”, advierte verbalmente. Ahora, con la comunicación no verbal, demuestra que el que está fatigado es él. Pero el momento más desalentador es cuando Mariano Rajoy termina el vídeo verbalizando un (¿ilusionador?) “y empezamos” y se queda quieto, inmóvil e inactivo. Bastaba con que el presidente se hubiera levantado del asiento para abandonar el plano (= me voy a trabajar, a empezar algo…).

Descorbatado Incluso, la ausencia de la corbata que suele recomendarse como un gesto de cercanía, resulta aquí deprimente. En los carteles de la campaña del 20D, fue el único candidato que se sirvió de este accesorio y acertó porque le servía para diferenciarse del resto y vender un perfil más clásico (u aburrido, lo que se quiera). En una persona de derechas y conservadora que además se atreve a realizar un vídeo electoral desde La Moncloa (institucional), no tiene ningún sentido este estilismo desahogado. Una opción intermedia, entre la seriedad de la localización y el dinamismo que supuestamente deseaba transmitir el vídeo, hubiera sido una camisa con corbata pero sin la americana.

Mira, ¡sin manos! Para poder comunicar un mensaje que resulte creíble, honesto y sincero es imprescindible emplear la mirada y las manos -de ahí que muchos prefieran el mail, el whatsapp o incluso una llamada telefónica para intentar intimar. En este vídeo, el plano elegido no permite que veamos las manos del líder popular. Seguramente sea una decisión intencionada para camuflar el descontrol del lenguaje corporal de Rajoy (evitar las incongruencias entre el mensaje verbal y el no verbal), pero es peor el remedio que la enfermedad. Sin manos, y al haber elegido un formato audiovisual, el mensaje verbal queda huérfano.No hay ningún elemento que apoye la palabra. Ni siquiera los ojos ya que estos sólo se emplean para leer el telepronter (la dirección de la mirada va todo el rato de izquierda a derecha. Este efecto queda disimulado generalmente en el orador porque al gesticular nos centramos más en las manos…).

Tic ojo Habitualmente, es uno de los gestos propios de Mariano Rajoy que mejor delatan la mentira o la incomodidad sobre un tema en concreto. En esta ocasión, el presidente en funciones guiña el ojo cuando dice: “Los españoles estamos convocados a unas nuevas elecciones generales”. En principio, a no ser que él tenga otra información, es un anunciado cierto. Con lo cual, en esta afirmación no habría margen para la falsedad. Sin embargo, y pese a que no podamos analizar el resto de microgestos que confirmarían la falta de sinceridad, sí que tiene sentido si mantenemos la teoría de que al PP no le interesa una gran movilización en estos comicios ya que le beneficia la abstención.  Si se hubiera referido y delimitado -o en el momento de verbalizar la frase hubiera visualizado a los votantes populares- a su electorado; tal vez el guiño no se hubiera producido.

La Moncloa Dejando a un lado si la Ley electoral permite grabar un vídeo partidario desde tal localización (legalmente no sé, pero moralmente es absolutamente cuestionable); analicemos la escenografía. Cuando el plano es frontal, advertimos una ventana y media planta de esas que nunca sabes si es de verdad o de plástico, ni siquiera cuando la tocas. Obviamente, no sería la mejor opción decorativa para transmitir vitalidad y entusiasmo. Cuando el plano es de perfil, otra ventana y la sensación de claustrofobia/centro médico mental se agudiza por las rejas. El minimalismo -por describir “la idea de nada” que provoca el espacio- relaja y crea un clima sofisticado. Ahora, es como un look sencillo (que no simple), precisa mucho más trabajo e inteligencia que el recargue. Como diría Margallo, “nos hemos pasado de austeros”. 

Perfil En una conversación, a las personas más próximas o afines, las escuchamos (escrutamos) muchas veces de perfil. En ese momento, las palabras pronunciadas toman mayor significado (importancia). Pues bien, estas son las que resalta Mariano Rajoy: “Cansar”, “imperfecciones”, “apostamos”, “extremista”, “disolvente”, “progreso”, “mejor decisión”. Seguramente, “cansar” e “imperfecciones” no eran conceptos para resaltar todavía más…   

 

Encuentro entre Sáenz de Santamaría y Junqueras

Lenguaje corporal

Passar de puntetes Juegas en territorio enemigo y eso se refleja enseguida. Junqueras estaba replegado (encogido): apoya la planta del pie en la silla (tocar planta del pie en el suelo=asentado) y sólo las puntas tocan el suelo (inseguridad). La número dos del gobierno español mantiene una posición mucha más chulesca. Un pie está apoyado en la silla (incomodidad) pero el otro se adelanta (este es mi territorio).

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 18.12.02

 

Read More