¿Por qué molesta tanto el lazo amarillo?

El 24 de octubre de 2017, 3 días antes de proclamar tímidamente la República Catalana y que el gobierno de Madrid aplicara el 155, en el balcón del Palau de la Generalitat se colgó una bandera de Naciones Unidas. No se escuchó entonces ninguna queja sobre el hecho de que un símbolo a favor de los derechos humanos adornara una fachada institucional. ¡Menos mal! SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2018-05-18 a las 9.25.28

 

¿Por qué el PSC no aplaudió a los presos?

Dudo que alguien se sorprendiera de que el PP se largara nada más empezar el pleno del sábado; al igual que dudo que alguien se asombrara cuando C’s no se levantó a aplaudir a los familiares de los presos. Y a la que aquí escribe, sintiéndolo mucho, tampoco le impactó lo más mínimo que no lo hiciera el PSC. Porque aunque minutos antes el líder de los socialistas catalanes había insistido en verbalizar su afecto y empatía hacia los sentimientos a flor de piel que experimentaba medio parlamento (y media Catalunya), sólo eran eso: palabras. A nadie se le escapa que en el caso de las emociones positivas dirigidas hacia otro u otros no es nada meritorio declararlas sino demostrarlas. SEGUIR LEYENDO

180329_PATRYCIA2

Miquel Iceta, el antilíder

Es el osito que fue abandonado por el último niño que habitó esa casa, hoy ya venida a menos por la inevitable erosión del tiempo. Está sucio y viejo pero aún te mira con ojos inocentes y sonrisa entrañable, convenciéndote de que en el fondo tiene un corazón que no le cabe en el relleno de guata y pidiéndote otra oportunidad. Y aunque tu madre insiste en que lo tires, lo metes en la lavadora con la esperanza de que recupere el rubor perdido. Desgraciadamente, el tambor del centrifugado acabará desmenuzándolo. Pero tú, cabezón y federalista, insistes en juntar las partes. Total, que haces un apaño con aguja e hilo y esperas a que el juguete roto resucite…

Antilíder Como ocurre con el antihéroe, el antilíder carece de todas las características de perfección que se le exigen a un líder. Ni seguridad, ni seriedad. Y encima, en la cercanía -plano en el que podría lucirse- no apetece el arrime.

Adán Si te lanzan un huevo a la cabeza (imbéciles hay en todas partes) y tu aspecto tampoco es que se vea demasiado mermado por el pringue, el asunto es altamente preocupante. Ya no es sólo cuestión de que tu imagen sea agradable y coherente con tu ideario; es que tu apariencia arroje cierto grado de implicación con el aseo (hay gente que por mucho que se limpie sigue ofreciendo un aspecto excesivamente andrajoso). Y no es tanto por la falta de respeto que le demuestras a los demás (el electorado); más significativa es la falta de respeto que te brindas a ti mismo. No se pueden celebrar los 15 mil seguidores en twitter subiendo voluntariamente -sí, voluntariamente- una foto tuya con la camiseta llena de manchas de sudor. Eso más que una celebración es un castigo.

Marca De vez en cuando se pone camisas y polos de marca, como si eso pudiera solventar el problema. Pero nada: el vestuario de Iceta es a la moda lo que el PSC a la política catalana actual.

El hombro tobogán Tranquilos, no se debe a ninguna deformación física: es la americana que le viene grande. A veces parece que tenga un hombro doble y otras, que no tenga.

Puños fuera Se empeña en ultrajar el traje y la elegancia masculina constantemente. Vale que hay que dejar 2cm de puño de camisa bajo la americana pero eso son dos dedos, no medio brazo.

Cetrino Si a esa tez lechosa le añades prendas en colores como blanco roto, rosa palo, marrones, granates (…), acabas con un tono cetrino. Ese aspecto de hombre enfermo que se levanta por primera vez, tras una semana en cama, y que sospechas que aún lleva el pijama bajo la ropa para no coger frío…

Gafas Las lucía insulsas hasta que (como medio panorama político nacional) quiso imitar a Duran i Lleida y darle un toque de color a su andrajoso uniforme. Como es socialista, eligió una varilla roja corporativa.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Captura de pantalla 2014-12-10 a las 21.59.50

El cambio que necesita Iceta

En Cataluña se ha puesto de moda impartir conferencias políticas (yo diría que son los mismos mítines de siempre, pero bueno). Empezó Artur Mas, le siguió Oriol Junqueras y ayer se apuntó a esta tendencia el líder del PSC. Viendo la estampa del protagonista solo puedo decir que Miquel Iceta es a la política catalana lo que su corbata a la moda.

Captura de pantalla 2014-12-10 a las 21.59.50

«El canvi que necessitem» (El cambio que necesitamos). A ver si se aplica el cuento…

Pere Navarro a lo Paul Ryan

Los cambios en el PSC no me disgustan. Jaume Collboni es de aquellas personas que ganan con su apariencia. Y aunque no fuera así, el solo hecho de alejarme la imagen de dejadez de Miquel Iceta tendría premio . En fin, yo no suelo hablar demasiado  de los problemas de armario del partido socialista catalán (jajajajaj… es que estoy esperando que me fiche Buenafuente para un festival del humor), pero a causa del atuendo escogido hoy por su líder no tengo otra remedio. Si la estrategia de Pere Navarro es imitar a Paul Ryan (aspirante republicano a ocupar la vicepresidencia de la Casa Blanca), va por buen camino. Si el objetivo es otro, qué me expliquen por qué ese hombre llevaba una americana siete tallas mayor (quizá es que dentro de su hombro izquierdo le daba aún cobijo a Nadal e Iceta). En el tema de la camisa apropiada para llevar o no corbata no insisto. Lo tratamos el pasado sábado con Rajoy.

PD. Señor Navarro, si sufre un cambio radical de tono bronceado entre cabeza y cuello, no se destape (¡¡¡arghhhh!!!)